Skip to main content

Six Ways We’re Learning to Love Our Food

Yulia Grigoryeva/Shutterstock

Just five years ago, agricultural reform seemed out of reach. Today, everyone from chefs to lawyers to farmworkers are helping build a healthier, more sustainable food system.

Yulia Grigoryeva/Shutterstock

Este blog está disponible en español aquí.

More and more people today are realizing that our food system is dysfunctional. Instead of nourishing us, it feeds us food that is not food; food that is damaging to the soil, air, water and climate; food that is decreasing the lifespans of our children and grandchildren; food for which we pay little up front but far, far too much down the road. A spate of books, documentaries and news articles highlighting the hidden costs of our industrial food system has brought this dysfunction into the light.

Just five years ago, the political power of the agricultural industry made reform seem out of reach. But the landscape is shifting. Here are six ways environmentalists, lawyers, chefs and food critics are joining forces to enact real change in our food system:

  1. Chefs are highly influential, and according to the National Restaurant Association’s annual “What’s Hot” chef’s survey, five out of the top 10 restaurant trends of 2016 involve locally sourced, healthy, natural ingredients or environmental sustainability. In 2006, environmental sustainability didn’t even crack the top 20. And 41 percent of the chefs surveyed this year thought sustainability would be the hottest trend 10 years from now.
     
  2. It's not just chefs, but consumers who are showing a new interest in sustainability. Consumers today want to know where their food comes from, and whether it was grown or raised in ways that treat workers, animals, and the land and water well. A recent survey from the International Food Information Council Foundation found that 41 percent of Americans considered sustainability in purchasing decisions—up from 35 percent in 2015.  A bipartisan poll found that a large majority of voters, across party lines, supported government incentives encouraging farming practices that protected the environment. Seventy-five percent expressed concern for poorly paid food workers. And voters’ top priority for food policy changes was to make healthy food more affordable.
     
  3. The scientific committee that makes recommendations for the U.S. Dietary Guidelines—formulators of the erstwhile food pyramid and today’s My Plate guidelines—recommended for the first time last year that American diets consider sustainability. (Politicians caved and the recommendation was cut from the final guidelines, but the point was made.)
     
  4. Coming Clean: The State of U.S. Renewable Energy.
    A farmworker harvesting strawberries in a Southern California field.
    Dave Getzchman for Earthjustice
  5. After a fight spanning two decades, farmworkers, advocates, health providers and rural farmworker communities moved Washington to update the Agricultural Worker Protection Standard in 2015. Farmworkers have long been among the least protected from hazards in the fields and have one of the highest instances of chemical exposures among all U.S. workers. They and their families often live in communities in or near treated fields, where harmful pesticides can drift into their homes. Among other long-awaited improvements, the new rule bans children from handling pesticides in the fields and gives farmworkers the same whistle-blower protections as workers in other industries. Much depends on implementation, but the improved standard gives the 2.5 million men and women who harvest America’s food hope that our agricultural system is changing for the better.
     
  6. There’s also a surge in legal action around food. Harvard law professor Richard Lazarus recently wrote an article entitled “Food Law Is the Next Great Area for Environmental Litigation.” The courts are seeing more litigation that concerns food and environmental law. Earthjustice, for example, recently challenged the FDA for failing to conduct an environmental review when it approved genetically engineered salmon for food. Law schools are introducing food law programs and even food law degrees, creating a generation of lawyers ready to fight for a cleaner, more sustainable, more equitable food system.
     
  7. Even big agricultural corporations are taking notice of consumer demand for greater transparency and healthier food. Cargill, the agri-giant that serves as a link between industrial farms and major food manufacturers like Nestle, is exploring the development of non-GMO supply chains. Conventional manufacturers, such as General Mills and Pepsi, have been acquiring or buying stakes in small, organic operations. There’s some debate about whether this compromises organic principles or simply extends the reach of organic products, but it’s clear that Big Ag has begun to recognize the value of organic food.

The food movement is about restoring value to our food and recognizing the vital impact our food system has not just on our health, but also on the viability of the natural systems that sustain us. As lawyers and food lovers, farmworkers and business executives, scientists and chefs, we can all work together to reform our food system and ensure that the food we produce supports healthy bodies and a healthy environment for communities all across America. Please become a part of this very important conversation—every voice counts.

Fertile Grounds is a blog series that examines the challenges and opportunities in ensuring access to healthy, sustainable and affordable food for all. We talk about the entire lifecycle of food—from seed selection and planting to consumption and disposal—because there is potential for improvement throughout. We’re informed by the expertise of our many clients and allies and by Earthjustice’s years of work to ban harmful pesticides, encourage sustainable farming methods, reduce pollution, support farmworker justice and promote a healthy relationship between farmers and communities.

This blog was originally published on The Huffington Post on May 23, 2016.

Seis Maneras de Amar y Mejorar Nuestra Comida

Más y más personas en la actualidad se están dando cuenta que nuestro sistema alimentario es disfuncional. En vez de nutrirnos, nos está dando alimentos que no son comida; alimento que está dañando el suelo, el aire, el agua y el clima; alimento que está reduciendo la expectativa de vida de nuestros hijos y nuestros nietos; alimento por el que pagamos precios bajos ahora, pero que nos va a cobrar la factura en el futuro. Una avalancha de libros, documentales y artículos de noticias destacando los costos escondidos de nuestro sistema alimentario industrializado ha sacado esta anomalía a la luz.

Apenas hace cinco años, el poder politico de la agroindustria hacía que una reforma fuera impensable. Pero el panorama está cambiando. He aquí seis maneras en que ambientalistas, abogados, chefs y críticos de restaurants están uniendo fuerzas para establecer un cambio verdadero en nuestro sistema alimentario:

  1. Los chefs son muy influyentes, y de acuerdo a la encuesta de chefs “What’s Hot” que publica la Asociación Nacional de Restaurantes, cinco de cada 10 tendencias en los restaurantes en el 2016 tienen que ver con tener ingredientes locales, saludables y naturales o que apoyan la sustentabilidad ambiental. En el 2006, la sustentabilidad ambiental ni siquiera se mencionaba en los primeros 20 lugares. Y 41 por ciento de los chefs encuestados este año dijeron que la sustentabilidad sería la tendencia más importante en 10 años.
     
  2. Y no son solamente los chefs, sino que los consumidores están mostrando un nuevo interés en la sustentabilidad. Los consumidores de hoy quieren saber de dónde proviene su comida, y si ha sido producida de manera que trate bien a los trabajadores, animales y la tierra y el agua. Una encuesta reciente de la Fundación del Consejo de Información sobre Alimentos encontró que 41 por ciento de los estadounidenses toma en consideración la sustentabilidad a la hora de tomar decisiones de compra—un aumento del 35 por ciento que había en el 2015.  Una encuesta de ambos partidos encontró que una gran mayoría de votantes, de todos los partidos políticos, apoyaba los incentivos del gobierno para fomentar prácticas agrícolas que protejan el medio ambiente. Setenta y cinco por ciento de ellos expresaron preocupación por los bajos salarios de los trabajadores en el rubro de los alimentos. Y la prioridad principal de los votantes para apoyar cambios en la política alimentaria fue la de reducir los precios de la comida saludable.
     
  3. El comité científico que hace recomendaciones para las Guías Alimentarias de EEUU (U.S. Dietary Guidelines)—creadores de la pirámide alimenticia y la guía My Plate —recomendaron por primera vez el año pasado que las dietas de los Americanos deben considerar la sustentabilidad. (Los políticos cedieron y la recomendación fue eliminada de las recomendaciones finales, pero el argumento estuvo muy claro.)
     
  4. Tras una lucha que duró dos décadas, los trabajadores agrícolas, sus partidarios, proveedores de servicios de salud y comunidades rurales de trabajadores del campo fueron a Washington a actualizar la Norma de Protección a los Trabajadores Agrícolas en el 2015. Los jornaleros agrícolas han sido los trabajadores que menos protecciones han recibido y sufren de las exposiciones a químicos más altas de entre toda la población laboral en Estados Unidos. Ellos y sus familias a menudo viven en comunidades cerca de campos que han sido rociados, donde los pesticidas tóxicos pueden llegar hasta dentro de sus casas. Entre otras mejorías largamente esperadas, la nueva regla prohíbe a los menores de edad manejar pesticidas en los campos y le brinda a los trabajadores agrícolas la misma protección si denuncian ilegalidades como a trabajadores de otras industrias. Mucho depende en la implementación, pero la norma mejorada otorga a los 2.5 millones de hombres y mujeres que cosechan la comida de Estados Unidos, la esperanza de que nuestro sistema agrícola realmente está cambiando y mejorando.
     
  5. Hay también un aumento en las acciones legales alrededor del tema de la comida. El profesor de la Facultad de Leyes de Harvard, Richard Lazarus recientemente escribió en un artículo titulado “La Ley Alimentaria es la Próxima Gran Area para la Litigación Sobre el Medio Ambiente.” Las cortes están recibiendo más casos donde se están litigando las preocupaciones sobre la comida y la ley ambiental. Earthjustice, por ejemplo, recientemente retó a la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) por no llevar a cabo una revisión ambiental cuando aprobó el salmón transgénico para el consumo humano. Las escuelas de leyes están introduciendo progamas sobre litigación alimentaria e incluso programas académicos completos especializados en ley alimentaria, graduando una generación de abogados listos para luchar por un sistema alimentario más limpio, más sustentable y más equitativo.
     
  6. Incluso las grandes corporaciones agroindustriales están tomando nota de la demanda de los consumidores por una mayor transparencia y comida más saludable. Cargill, el gigante agroindustrial que sirve como enlace entre las plantaciones industriales y los procesadores de alimentos como Nestlé, está explorando la manera de desarrollar cadenas de suministro que no contengan ingredientes genéticamente modificados. Los fabricantes de alimentos convencionales, tales como General Mills y Pepsi, han estado adquiriendo o comprando participaciones en operaciones pequeñas que se especializan en cultivos orgánicos. Existe un pequeño debate sobre si esto compromete los principios orgánicos o simplemente extiende su alcance, pero es claro que los gigantes de la agroindustria han comenzado a reconocer el valor de la comida orgánica.

El movimiento alimentario trata de restaurar el valor a nuestra comida y reconocer el impacto vital que nuestro sistema alimentario tiene no tan sólo en nuestra salud, sino en la viabilidad de los sistemas naturales que nos sostienen. En nuestro papel como abogados y como amantes de la comida, así como trabajadores del campo y ejecutivos de negocios, científicos y chefs, podemos trabajar todos juntos para reformar nuestro sistema alimentario y garantizar que la comida que consumimos produzca cuerpos fuertes y un medio ambiente saludable en todas las comunidades a lo largo y ancho del país. Por favor hazte parte de esta importantísima conversación—todas las voces cuentan.

Fertile Grounds es una serie en formato de blog que examina los retos y oportunidades para garantizar el acceso a una alimentación saludable, sustentable y a precios razonables para todos. Hablamos de todo el ciclo de vida de los alimentos—desde la selección de semillas y su siembra hasta el consumo y eliminación—porque hay potencial para lograr mejoras en todas las etapas. Nos mantenemos informados por la experiencia de todos nuestros clientes y aliados y por los años de trabajo que Earthjustice ha invertido en prohibir los dañinos pesticidas, promover métodos agrícolas sustentables, reducir la contaminación, apoyar la justicia para los trabajadores del campo y promover una relación saludable entre los agricultores y las comunidades.