Skip to main content
Lo Que Deberías Saber

No nos callarán. ¡Defendamos a NEPA!

Nuestra seguridad, salud y medio ambiente dependen de ello.
Lo Que Deberías Saber

No nos callarán. ¡Defendamos a NEPA!

Nuestra seguridad, salud y medio ambiente dependen de ello.
March 13, 2017
Navajo Chairman Daniel Tso speaks out against fracking at a Bureau of Land Management meeting that was required under the National Environmental Policy Act, or NEPA. NEPA gives communities a chance to speak out against projects that will impact them.
Steven St. John for Earthjustice
El presidente de la Junta Navajo, Daniel Tso, habla en contra del fracking en una reunión de la Oficina de Administración de Tierras solicitada bajo la Ley Nacional de Política Ambiental o NEPA. NEPA da a las comunidades la oportunidad de hablar en contra de los proyectos que los afectan.

¿Qué es NEPA?

La Ley de Política Ambiental Nacional (NEPA, por sus siglas en inglés) es una ley que permite a las comunidades locales proteger su medio ambiente y a sí mismas de proyectos federales apresurados, peligrosos o mal planificados, tales como la construcción de incineradores de residuos tóxicos junto a vecindarios.
NEPA es la primera ley ambiental de la nación, por esto su valor es enorme aunque su finalidad sea sencilla: asegurar que el gobierno federal informe y se comprometa con el público al que debe servir.
Los tres principios básicos de NEPA son:

Transparencia

Cuando el gobierno federal quiere construir o financiar un proyecto masivo —como una carretera, un puerto, una represa o una prisión— primero debe presentar públicamente sus planes. NEPA garantiza que dicha información llegue a la ciudadanía, pues, después de todo, es ella quien tendrá que vivir con las consecuencias del proyecto.

Toma de decisiones informada

A medida que el gobierno federal se prepara para construir o financiar un proyecto, debe llevar a cabo un estudio detallado de:
  • Cómo se construirá el proyecto;
  • Las consecuencias del proyecto (buenas o malas) para las comunidades locales;
  • Formas alternativas para desarrollar proyectos que satisfagan las necesidades gubernamentales al tiempo que protejan mejor a las personas y al medio ambiente;
  • Medidas para disminuir los impactos negativos del proyecto.

Darle voz al público

Desde antes de iniciar un proyecto y durante todo su desarrollo, el gobierno federal debe pedir al público —incluyendo las comunidades locales— que exponga sus inquietudes y pericia local relacionada al proyecto. Este es, sin duda, el pilar más importante de NEPA: garantizar que proyectos se llevan a cabo para el beneficio de nuestras comunidades basándonos en nuestros valores democráticos. Los aportes del público conducen a proyectos mejor desarrollados, con mayor consenso y protecciones adicionales para nuestra salud, economía y medio ambiente.
NEPA allowed these individuals to advocate for removing four dams on the lower Snake River to restore wild salmon runs. They are four of the more than 480,000 people who made their voices heard on this issue. Pictured, clockwise from the top left, are former Idaho Fish and Game biologist Steve Pettit, Executive Director of the Nez Perce Tribe Rebecca Miles, Earthjustice attorney Todd True and Nez Perce tribal member Elliott Moffett.
Chris Jordan-Bloch | Earthjustice
NEPA permitió que estas personas defendieran la eliminación de cuatro presas en el bajo río Snake para restaurar salmoneras salvajes. Ellos son cuatro de las más de 480,000 personas que alzaron su voz para este tema. En la foto, en sentido de las agujas del reloj y desde la parte superior izquierda, está el biólogo de peces y animales de caza de Idaho, Steve Pettit; el director ejecutivo de la tribu Nez Perce, Rebecca Miles; el abogado de Earthjustice Todd True; y el miembro tribal de Nez Perce, Elliott Moffett.

Cómo funciona NEPA en el día a día

NEPA protege a la salud, a las economías sustentables, a la cultura y a la naturaleza. El proceso de NEPA para comenzar un proyecto implica un estudio de los impactos ambientales, de salud, seguridad, económicos, sociales y culturales. Este proceso comienza cuando una agencia gubernamental establece una propuesta de acción, normalmente para un proyecto de construcción que utiliza recursos federales. Si se determina que la acción está cubierta bajo NEPA, la agencia debe llevar a cabo tres niveles de análisis para cumplir con la ley. Estos tres niveles incluyen la celebración de audiencias públicas requeridas, la realización de estudios ambientales y la preparación y difusión de un informe denominado medición de impacto ambiental.
NEPA nos ofrece a todos la oportunidad de participar en nuestro sistema político, independientemente de nuestra raza, color, origen, religión o condición económica. Esto es fundamental, ya que el gobierno federal puede financiar proyectos o arrendar tierras para beneficio de corporaciones millonarias a costa de la salud de comunidades o el sustento de familias.
NEPA es aplicable a todas las agencias federales y a cada una de las actividades que estas aprueben o lleven a cabo. Desde que fue aprobada en 1970, NEPA ha protegido la salud pública, la vida silvestre, al pequeño empresario y ha ahorrado dinero a los contribuyentes.
A lo largo de los años, NEPA ha sido muchas veces la primera y última línea de defensa contra mala administración gubernamental y el abuso industrial. Sus historias de éxito se encuentran por toda la nación: la ley ha salvado vidas, preservado la integridad de comunidades, protegido especies en peligro de extinción y tierras públicas, así como ahorrado miles de millones de dólares. A mediados de los 90, por ejemplo, NEPA le ahorró al estado de Michigan $ 1,500 millones cuando un análisis reveló que mejorar una autopista existente —en lugar de construir una autopista nueva de cuatro carriles— ahorraría dinero y evitaría la mayor pérdida de humedales en la historia del estado.
Cinta Kaipat, Tinian y Pågan:
“Vamos a hacer esta lucha sin disparar un solo tiro. Los militares se sentarán, tomarán nota y escucharán nuestras voces.”
Cinta Kaipat is a resident of Saipan who has been fighting to return to her home island of Pågan. Pågan was evacuated years ago due to a volcanic eruption, but now former residents are prevented from returning. The U.S. military wants to turn Pågan—and the nearby island of Tinian—into a live-fire training area. Kaipat is a client in an Earthjustice lawsuit that is using NEPA to protect Pågan and Tinian.
Lauren Benson for Earthjustice
Cinta Kaipat es una residente de Saipan que ha estado luchando para regresar a su isla natal de Pågan. Pågan fue evacuado hace años debido a una erupción volcánica, pero ahora se les impide regresar a los residentes anteriores. El ejército estadounidense quiere convertir Pågan –y la cercana isla de Tinian— en un área de entrenamiento élite militar. Kaipat es cliente en una demanda jurídica que lleva Earthjustice para proteger Pågan y Tinian.

Tierras de cultivo de primera calidad, pesquerías, playas, bosques y arrecifes de coral en riesgo en el Pacífico Norte también se benefician de las salvaguardias de NEPA. El gobierno de Estados Unidos quiere desarrollar “juegos de guerra” en dos islas, Tinian y Pågan, en la mancomunidad de las Islas Marianas del Norte. Allí, la mayoría de los ciudadanos estadounidenses de bajos ingresos utilizan a NEPA para obligar a los Estados Unidos a considerar los efectos devastadores que la artillería, cohetes y bombardeos pueden ocasionar en el medio ambiente y sitios sagrados. Estas pruebas de guerra podrían hacer imposible el regreso de familias desplazadas desde hace décadas a sus tierras ancestrales en Pågan, así como interrumpirían el acceso a atención médica de emergencia a las comunidades aledañas.

De no ser por NEPA, familias de bajos ingresos y líderes comunitarios de las Marianas del Norte tendrían pocas posibilidades de proteger sus tierras y sus medios de subsistencia.

Tome Acción: Protejamos NEPA - Proteja su voz

Pictured, clockwise from the top left: Gus Castro on Apå'an Santatti Beach on Pågan. The beach is one site where the U.S. military wants to do live-fire training and practice amphibious landings. A Japanese bomber lies near the airstrip on Pågan. Relics from WWII litter the island. Guma Taga, an archeological site on the island. The site is filled with lattes, ancient stone supports that were used in construction. Earthjustice attorney David Henkin speaks with a client on Pågan.
Dan Lin for Earthjustice
En la foto, en el sentido de las agujas del reloj y desde la parte superior izquierda: Gus Castro en la playa Apå'an Santatti en Pågan. La playa es uno de los sitios donde Estados Unidos quiere hacer una simulación de guerra y practicar aterrizajes anfibios. Un bombardero japonés se encuentra cerca de la pista de aterrizaje en Pågan. Reliquias de la Segunda Guerra Mundial de están regadas por la isla. Guma Taga, un sitio arqueológico en la isla. El sitio está lleno de lattes, antiguos soportes de piedra que se utilizaron en la construcción. El abogado de Earthjustice, David Henkin, habla con un cliente de Pågan.
Pedro Saade, Arecibo, Puerto Rico:
“Si las leyes de NEPA fueran destruidas, la gente perdería su capacidad de luchar por su salud y bienestar”.
Durante seis años, los residentes de Arecibo han utilizado NEPA para detener un incinerador de residuos a energía, que una corporación quiere construir en un área ya contaminada con plomo, arsénico y otros metales pesados.
Alejandro Davila | Earthjustice
Durante seis años, los residentes de Arecibo han utilizado NEPA para detener un incinerador de residuos a energía, que una corporación quiere construir en un área ya contaminada con plomo, arsénico y otros metales pesados.

En la costa norte de Puerto Rico, a las orillas del Océano Atlántico, NEPA ha ayudado por los últimos seis años a la ciudad de Arecibo a respirar con un poco más de facilidad. Allí, los residentes han utilizado las salvaguardas críticas de la NEPA para detener un incinerador de residuos a energía que operaría en un área ya contaminada con metales pesados.

El incinerador, del que sus simpatizantes esperan obtener recursos federales, quemaría más de 2,000 toneladas de basura al día a menos de dos millas del humedal más grande de Puerto Rico. Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, los residentes de Puerto Rico enfrentan 2.5 veces más la tasa de mortalidad por asma que los residentes de Estados Unidos, por lo que los humos tóxicos del incinerador serían arrojados a una comunidad que ya está en riesgo.

Para Arecibo, y muchas otras comunidades en todo el país, la NEPA ofrece protección para salvar vidas.

Tome Acción: Protejamos NEPA - Proteja su voz

Si no fuera por NEPA, los residentes de Arecibo tendrían muy pocas herramientas para luchar contra un incinerador que podría contaminar el aire de la ciudad y dañar la vida silvestre cercana. NEPA obligó a las agencias gubernamentales a llevar a cabo audiencias públicas y una revisión del impacto ambiental en el proyecto del incinerador.
Alejandro Davila | Earthjustice
Si no fuera por NEPA, los residentes de Arecibo tendrían muy pocas herramientas para luchar contra un incinerador que podría contaminar el aire de la ciudad y dañar la vida silvestre cercana. NEPA obligó a las agencias gubernamentales a llevar a cabo audiencias públicas y una revisión del impacto ambiental en el proyecto del incinerador.

NEPA, la voz del pueblo, bajo asalto

Durante casi 50 años, los Estados Unidos han contado con una poderosa herramienta legal que permite a comunidades defenderse de acciones perjudiciales del gobierno y la industria. Sin embargo, intereses corporativos y cabilderos han intentado debilitar esta protección.

En los últimos seis años, 180 leyes han tratado de atacar, socavar, debilitar o suavizar las protecciones de NEPA. Algunos líderes en el Congreso han señalado su interés por atacar a NEPA, y con los nombramientos de Trump de un gabinete anti-regulador, los ataques están destinados a tener un impacto devastador.

Dígale a sus representantes en el Congreso que su derecho a ser escuchado no es negociable; y aliente a que protejan a NEPA, ¡su voz!