Skip to main content

Comienzo Prometedor Para Las Reglas De Contaminación Del Aire De Colorado, Pero Aún Queda Mucho Trabajo Por Hacer

El proceso de reglamentación debe dar como resultado fuertes protecciones para la salud pública y las comunidades de Colorado
Denver, CO.

La contaminación debida al ozono desata ataques de asma y ha sido relacionada con el incremento de admisiones en hospitales y muertes prematuras.

Ben & Whitney Carey
November 18, 2013
Denver, CO —

La División de Control del Aire de Colorado reveló hoy las revisiones propuestas para las reglas de contaminación del Estado para la industria de gas y petróleo, las cuales por primera vez regularán directamente el potente efecto invernadero provocado por gas metano. Dicha propuesta es el inicio de lo que será un esfuerzo de meses para hacer frente al creciente problema de smog y reducir la contaminación debida al calentamiento global asociado con la industria de gas y petróleo.

“Estamos contentos al ver que el Estado está reconociendo el serio problema de salud pública y contaminación debido al calentamiento global causado por el desenfrenado desarrollo de gas y petróleo,” comenta Mike Freedman, abogado de Earthjustice. “Esto parece un buen inicio, pero aún estamos revisando la propuesta ya que el diablo está en los detalles. Existen numerosas excepciones y brechas que deberán cerrarse.”

La propuesta emitida por la División ahora pasará a la Comisión de Control de Calidad del Aire de Colorado, la cual celebrará una audiencia en febrero. Earthjustice y sus socios para la conservación—Sierra Club, Natural Resources Defense Council, Earthworks y WildEarth Guardians—participarán en la audiencia para asegurar que las reglas finales a adoptarse protegerán la salud pública y las comunidades de Colorado.

“La Comisión debería tomar esta oportunidad para liderar la nación con controles de metano y un fuerte programa de detección de fugas y reparación,” comenta Robin Cooley, también abogado de Earthjustice. “El requerirle a las compañías de gas y petróleo el reparar las fugas debería ser algo muy lógico; esto reduce desperdicios, contaminación debida al calentamiento global y smog peligroso.” Colorado está experimentando un auge de gas y petróleo. El Estado es ahora hogar para más de 50,000 pozos activos, además de otros 3,200 pozos nuevos perforados cada año. El resurgimiento de la fracturación hidráulica con combustible en la industria de gas y petróleo durante la última década ha sido a costa de la calidad del aire de Colorado.

La industria de gas y petróleo en el Estado de Colorado resulta ser la fuente más grande de compuestos orgánicos volátiles, los cuales son químicos que forman ozono a nivel del suelo (comúnmente llamado smog). La contaminación debida al ozono desata ataques de asma y ha sido relacionada con el incremento de admisiones en hospitales y muertes prematuras.

A pesar de su ubicación al pie de las montañas rocosas y su reputación como una de las áreas metropolitanas más saludables de la nación, el área Denver-Front Range viola actualmente los estándares federales de ozono. En años recientes, los niveles de ozono se han convertido de manera más extendida en violaciones severas al estándar.

Smog relacionado con gas y petróleo también ha empeorado en las áreas rurales y los paisajes emblemáticos de Colorado. Rocky Mountain National Park se ubica como el parque nacional con el mayor nivel de smog fuera de California. Además, el Western Slope ahora sufre debido a las violaciones al estándar federal de ozono.

Además de causar smog, la actividad relacionada con la fracturación hidráulica y de perforación emite otros contaminantes tóxicos para el aire, incluyendo benceno y otros carcinógenos.

“A medida que el auge de la fracturación hidráulica continúa, nos encontramos en una batalla cuesta arriba por aire puro,” continúa Cooley. “Esperamos que la Comisión trabaje pronto y responsablemente para adoptar reglas que sean verdaderamente proactivas para el Estado y nuestro estilo de vida.”

Preguntas de prensa

Michael Freeman, Earthjustice, (303) 996-9615

Robin Cooley, Earthjustice, (303) 996-9611

Qué es Earthjustice

Earthjustice, fundada en 1971, es la principal organización legal que trabaja en defensa del medio ambiente con fines no lucrativos. Defendemos los casos más emblemáticos por todo el país para crear precedentes legales y usamos el poder de las leyes y la fortaleza de las alianzas para proteger la salud del público en general; preservar los paisajes naturales y la vida silvestre; abogar por el uso de energéticos limpios; y para combatir el cambio climático. Nos hemos asociado con miles de grupos, partidarios, individuos y comunidades en general y nos hemos comprometido a luchar contra los problemas ambientales de nuestro tiempo y así poder lograr un cambio positivo. Estamos aquí porque la Tierra necesita un buen abogado en defensor.