Skip to main content
Protegiendo A Las Personas De Los Efectos De Pesticidas

De La Granja A La Mesa

Juan Fernando Rodriguez Tellez viajó a Hill a convencer a los reguladores de la EPA para que protejan a los trabajadores agrícolas de los pesticidas. Esta es su historia.

Al principio, el caer de las pegajosas gotitas de lluvia parecían ser un alivio más que bienvenido luego de empeñar un día caluroso arrancando malezas en una granja de Minnesota.

“Recuerdo haber pensado, ‘Esto me refrescará,’” dijo Juan Fernando Rodriguez Tellez.

Tellez proporcionó testimonio a personal del la Casa Blanca en Junio, 2015.
Dave Getzschman para Earthjustice
Tellez proporcionó testimonio a personal del la Casa Blanca en Junio, 2015. “Cuando tienes a adolecentes, a madres jóvenes y niños allá afuera (en los campos agrícolas) ayudando a sustentar a sus familias, siento que algunas personas los ven como individuos reemplazables. Trabajo en su nombre y en nombre de la igualdad.”

En lo que Tellez y sus amigos continuaban arrancando las inmensas hierbas enredadas alrededor de los tallos del maíz, le prestaban poca atención al avión fumigador volando por encima, y que supuestamente rociaba un campo cercano.

Tellez usaba mangas largas y pantalones para protegerse del sol, pero al arrancar las malezas, la llovizna le cayó por dentro del guante en su mano derecha.

Durante el próximo mes, a Tellez se le adormecieron los dedos de la mano expuesta. Poco después, descubrió que esas lloviznas eran pesticidas con el propósito de matar insectos. Tres años después, a sus diecisiete años de edad, mientras Tellez relataba esta traumática escena para la administradora de la EPA, Gina McCarthy y varios destacados miembros de su personal, la sala abarrotada quedó completamente en silencio. McCarthy, en particular, se mostró conmovida. Le agradeció a Tellez por contar su historia, y añadió que ella tenía un hijo de su misma edad.

La historia de Tellez de exposición a los pesticidas es, desafortunadamente, demasiado común. Los trabajadores agrícolas reportan hasta 20,000 intoxicaciones por pesticidas cada año. Lo que sí no es común es que un trabajador agrícola, menor de edad, logre reunirse con la estructura elitista de poder de la EPA. Es aun menos común que la EPA lo escuche.

En Washington, D.C., Para Hacer Una Diferencia

El verano pasado, Tellez viajó desde su estado de origen de Minnesota hasta Capitol Hill para un propósito: convencer a los reguladores del gobierno y a los representantes del congreso para que fortalezcan el Estándar de Protección para Trabajadores Agrícolas (Agricultural Worker Protection Standard). Adaptado en 1992, el Estándar de Protección para Trabajadores está destinado para proteger a los 2.5 millones de trabajadores agrícolas en los EE.UU. de la exposición a los pesticidas y de resultantes intoxicaciones. El estándar es notablemente débil y difícil de cumplir, ya que provee menos protecciones laborales de los pesticidas para los trabajadores agrícolas, que para los trabajadores que usan químicos peligrosos en otros sectores no agrícolas.

Juan Fernando Rodriguez Tellez, en el centro, se reúne con trabajadores agrícolas activistas y se preparan para reuniones con miembros importantes de la EPA.
Dave Getzschman para Earthjustice
Juan Fernando Rodriguez Tellez, en el centro, se reúne con trabajadores agrícolas activistas y se preparan para reuniones con miembros importantes de la EPA.

Tellez no actuó solo. Juntos, el y más de 20 otros trabajadores y defensores agrícolas de todo el país, llenaron las salas de juntas estatales que normalmente están ocupadas por miembros muy bien pagados de los grupos de presión de K Street.

Llevaron relatos desde las fronteras de las comunidades agrícolas: historias como la de Tellez, de como los pesticidas caen encima de los trabajadores a menudo, quienes luego las transportan en su ropa a sus familias en sus hogares. También le contaron a los reguladores de como vomitan o se sienten débiles en los campos después que son rociados con pesticidas y que no dicen nada por miedo a perder sus trabajos.

Tellez, quien luce y actúa mayor de lo que es en realidad, fue uno de varios jóvenes trabajadores agrícolas quienes respaldan firmemente un requisito de edad mínima para manejar pesticidas. Debido a que los niños aun están desarrollándose, son más susceptibles a los efectos tóxicos de los pesticidas que los adultos.

“Cuando tienes a adolecentes, a madres jóvenes y niños allá afuera (en los campos agrícolas) ayudando a sustentar a sus familias, siento que algunas personas los ven como individuos reemplazables,” dijo Tellez, quien se mudó a EE.UU. con su mamá a los seis años de edad y comenzó a trabajar en los campos desde que tenía 11. “Trabajo en su nombre y en nombre de la igualdad.”

Añade que muchos trabajadores agrícolas no tienen conocimiento de los efectos de salud de la exposición a los pesticidas, y de que estos pesticidas causan efectos de por vida—no solo a los trabajadores en los campos, sino que también a sus familias.

“No vale la pena el cheque por toda una vida de sufrimiento,” dice.

Tellez a los 12 años de edad (a la izquierda) y su primo, un año después que comenzaron a trabajar en los campos.
Proporcionado Por Juan Fernando Rodriguez Tellez
Tellez a los 12 años de edad (a la izquierda) y su primo, un año después que comenzaron a trabajar en los campos.

Tellez comenzó en la agricultura sacando las piedras de los campos de soya, trabajando de 10 a 12 horas al día durante el verano. En 2010, después de años de presenciar a su familia y sus amigos trabajando en condiciones peligrosas en los campos, comenzó a trabajar con Centro Campesino para mejorar las vidas de los miembros de la comunidad Latina e inmigrante en el sur de Minnesota, por medio de la organización comunitaria, la educación y la abogacía. Dice que quiere crear cambio, igual que hizo su madre al hacer trabajo voluntario mientras él estaba creciendo.

“Defiendo una protección más firme contra los pesticidas porque soy de México,” dice Tellez. “Soy parte de la comunidad Hispana.”

A pesar del riesgo a los trabajadores agrícolas, la EPA se había tardado casi dos décadas en cumplir protecciones más firmes para los trabajadores agrícolas. En 2011, Earthjustice presentó una petición legal para forzar a la EPA a actualizar el estándar, seguido por juntas para crear pólizas con oficiales de la EPA. A principios de 2014, la EPA finalmente propuso actualizar el estándar. Durante un período de opinión pública que resultó después, más de 200,000 personas a lo largo del país–incluyendo casi 90,000 miembros y simpatizantes de Earthjustice—apoyaron a los trabajadores agrícolas y pidieron que se fortaleciera el estándar.

Artículo Relacionado: Cosechando El Cambio

Conoce a otros trabajadores agrícolas que asistieron a las juntas en D.C., incluyendo a Blanca Flores.
Dave Getzschman para Earthjustice
Conoce a otros trabajadores agrícolas que asistieron a las juntas en D.C., incluyendo a Blanca Flores. Ver fotos

Pero, para poder asegurar que los nuevos estándares no se diluyeran o fueran eliminados del todo, la coalición de trabajadores agrícolas necesitaba hacer más. Después de todo, la industria agrícola tiene poder en Capitol Hill, y no iba a rendirse sin pelea.

Mientras Big Ag utilizó sus fondos aparentemente ilimitados y su accesibilidad para imponer su programa en Capitol Hill, Earthjustice, en colaboración con una coalición diversa, procurando equilibrar las reglas de juego, trajo a miembros de las comunidades agrícolas impactadas por la exposición a los pesticidas.

“Estas son las personas que literalmente están siendo rociados con químicos mientras recogen las cosechas,” dice Andrea Delgado, representante legislativa sénior en Earthjustice.

Delgado, hablando durante una junta con Tellez y otros trabajadores agrícolas en Washington, D.C.
Dave Getzschman para Earthjustice
Delgado, hablando durante una junta con Tellez y otros trabajadores agrícolas en Washington, D.C.

“Un tema es leer lo que está pasando, pero es totalmente diferente oírlo de aquellos que no tenían conocimiento de lo dañinos que son estos pesticidas.”

Un Paso En La Dirección Correcta

Al finales de Septiembre 2015, la EPA anunció una actualización del estándar de Protección para Trabajadores (Worker Protection Standard) que aumenta sustancialmente las protecciones a los trabajadores agrícolas.

Las nuevas normas establecen un mínimo de edad de 18 años para los manejadores de pesticidas, aumentan la frecuencia de entrenamiento mandatorio de seguridad, de una vez cada cinco años a una vez por año, y mejoran el contenido y la calidad de los entrenamientos de seguridad para trabajadores. El nuevo estándar también provee normas actualizadas sobre equipos de protección personal y asegura que la información que los trabajadores reciban acerca de los pesticidas esté más disponible y accesible en varios lenguajes.

“Conocer a Gina McCarthy y a los oficiales de la EPA fue lo que más resaltó para mí de mi viaje a D.C.,” dice Tellez. “Me honra ser parte del grupo que parece haber logrado hacer una gran diferencia y mejorar las leyes que protegen a los trabajadores agrícolas.”

Administradora de la EPA, McCarthy, al frente, sale de una junta en junio, 2015, luego de escuchar los testimonios personales de trabajadores agrícolas en apoyo de fortalecer el Estándar de Protección para Trabajadores.
Dave Getzschman para Earthjustice
Administradora de la EPA, McCarthy, al frente, sale de una junta en junio, 2015, luego de escuchar los testimonios personales de trabajadores agrícolas en apoyo de fortalecer el Estándar de Protección para Trabajadores.

Y la lucha continúa, dice Tellez.

Aunque el Estándar de Protección para Trabajadores es una regulación federal, el mismo es implementado y regulado por los estados. En la mayoría de los estados, el departamento de agricultura se hace responsable por proteger a los trabajadores agrícolas de la exposición a los pesticidas y de asegurar que las reglas federales se hagan vigentes.

Artículo Relacionado: El Secreto Tóxico De La Ensalada De California

Olga Santos, de Santa Maria, y otros nueve trabajadores comparten sus historias desde las fronteras del sistema agrícola.
Dave Getzschman para Earthjustice
Olga Santos, de Santa Maria, y otros nueve trabajadores comparten sus historias desde las fronteras del sistema agrícola. Ver fotos

Pero aun en estados como California, donde las leyes estatales son frecuentemente de mayor protección que las federales, los trabajadores son expuestos a los pesticidas por descuido de parte de los oficiales estatales. La comunidad y los grupos no lucrativos son a menudo la única fuente de educación, de ayuda médica y legal.

Earthjustice continuará colaborando con trabajadores agrícolas defensores para asegurar que los nuevos estándares resulten en cambios significativos en el terreno, al igual de continuar señalando los pesticidas más dañinos que se usan en el campo.

Tellez dice, “Nuestra labor no ha terminado, pero los nuevos estándares definitivamente son un paso en la dirección correcta.”

Earthjustice se honra en colaborar con docenas de grupos para ayudar a convencer a la EPA a que fortalezca el Estándar de Protección para Trabajadores (Worker Protection Standard), incluyendo a: Alianza Nacional De Campesinas, California Rural Legal Assistance Foundation, Campesinos Sin Fronteras, Centro Campesino, Comite De Apoyo A Los Trabajadores Agrícolas, Farm Labor Organizing Committee, Farmworker Association Of Florida, Farmworker Justice, GreenLatinos, Labor Council For Latin American Advancement, Lideres Campesinas, Migrant Clinician’s Network, Northwest Treeplanters, Pesticide Action Network, United Farm Workers, y Worker Justice Center Of New York.