Skip to main content
Lo Que Necesitas Saber

Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964

La Ley de Derechos Civiles de 1964 prohibió la discriminación en base a color, religión, origen nacional y género. El texto de la ley está organizado por temas en once secciones, desde el Título I al Título XI. El Título VI es de particular importancia.

¿Qué es el Título VI?

Bajo la sección Título VI de la Ley de los Derechos Civiles de 1964, queda prohibido cualquier acto de discriminación ya sea por raza, color o origen nacional.
Es un sistema básico de rendición de cuentas: si una agencia o grupo recibe fondos federales, esa agencia que reciba dinero de los contribuyentes no puede usar esos fondos para discriminar.
Y esa discriminación no tiene que ser intencional. Incluye cualquier decisión que tenga como resultado un impacto injustificado y de desigualdad.
ExxonMobil Beaumont Refinery, Texas.
Randy Edwards / CC BY-NC-ND 2.0
Reflectores sobre el problema: Una denuncia de Título VI fue presentada en el 2000 con respecto a la expansión de la refinería de ExxonMobil en Beaumont, Texas. La EPA aceptó la denuncia para su investigación en 2003 pero no se ha hecho ninguna investigación. En los años siguientes, la refinería se ha ampliado y se le encontró en “Grave Violación” de la Ley del Aire Limpio. Los habitantes cercanos sufren de niveles elevados de asma y cáncer de seno.

¿Qué tiene que ver el Título VI con protecciones al medio ambiente y a la salud?

Estados, ciudades y empresas reciben dinero de parte de la Agencia Federal de Protección al Medio Ambiente de Estados Unidos por una variedad de servicios.
Pero no pueden recibir ese dinero y contaminar de manera injustificada o si causan un impacto que afecte desigualmente en base a color, origen nacional, género, discapacidad o edad.
Las comunidades de color han estado, y continúan estando expuestas de manera desproporcionada a daños ambientales debido a decisiones regulatorias tomadas por los estados, los municipios y las empresas.

¿Presentar una denuncia judicial de Título VI automáticamente detiene la discriminación cometida?

No.
Se supone que la EPA debe determinar en menos de 20 días si una denuncia amerita una investigación, y debe conducir hallazgos preliminares en un período de 180 días. Si la EPA encuentra discriminación, primero le debe pedir a la agencia que causó la falla que arregle voluntariamente el problema. Si la agencia no lo hace, la EPA puede retener los fondos federales destinados a ella.
Entretanto, las instalaciones contaminantes al centro de la denuncia pueden continuar operando.

¿Por qué es tan importante el Título VI?

Es una de las pocas leyes aplicables sobre derechos civiles y que cubre acciones contra el medio ambiente.
El Título VI es una poderosa herramienta legal que obliga a las agencias a cumplir en caso de que los resultados de sus decisiones afecten a comunidades que ya estén sufriendo por la contaminación ambiental.

La Ley de Derechos Civiles ya es la ley, ¿por qué es un problema todavía?

Las leyes son palabras en un papel—deben hacerse cumplir.
La EPA ha incumplido sus responsabilidades legales de hacer respetar el Título VI.

¿Cómo ha respondido la EPA a las quejas de Título VI?

Lentamente, y de manera insuficiente.
Algunas comunidades han estado esperando una respuesta a su denuncia judicial de Título VI por más de una década.
Un reporte crítico hecho por NBC y el Centro para la Integridad Pública (Center for Public Integrity) descubrió que más de un 90% de las denuncias fueron rechazadas o descartadas.
De hecho, de los cientos de denuncias de Título VI que recibió durante sus 22 años de historia, la Oficina de Derechos Civiles de la EPA nunca ha encontrado que los derechos civiles de nadie han sido violados.

¿La EPA está mejorando su respuesta a las quejas de Título VI?

No.
Una propuesta de norma publicada el 14 de diciembre fue diseñada para mejorar la manera en que la EPA maneja las denuncias de Título VI. Pero no lo ha logrado.
La propuesta elimina las fechas límites para analizar las denuncias. Y, la EPA no tendría que investigar las denuncias para determinar si tienen mérito o no.

¿Qué está haciendo Earthjustice?

Estamos presionando a la EPA, por medio de las cortes y el proceso normativo federal, a que se comprometa con su responsabilidad de hacer valer la Ley de los Derechos Civiles.
Earthjustice ha presentado un caso en la corte federal a nombre de comunidades en California, Louisiana, Michigan, Nuevo México y Texas cuyas denuncias de Título VI han estado detenidas en la EPA por más de una década.
Los abogados de Earthjustice también están litigando casos de Título VI a nombre de comunidades en Carolina del Norte y Alabama.
Más de 30,000 Earthjustice simpatizantes ya han llamado a la EPA pidiéndole que haga cumplir las leyes de derechos civiles.
¿Estás en el mapa?
Más de 30,000 Earthjustice simpatizantes ya han llamado a la EPA pidiéndole que haga cumplir las leyes de derechos civiles.

¿Hay algo que pueda hacer?

Puedes enviar un mensaje hoy a la EPA, exigiendo a la agencia a que vigile y haga cumplir la ley. La EPA debe hacer un mejor trabajo.
Al hacer tu comentario, tu voz se unirá al coro de gente de todo el país que está luchando contra la injusticia ambiental.
Mientras la EPA deje de responder a las demandas de Título VI, las industrias siguen contaminando las comunidades cerca de estas instalaciones con el consiguiente detrimento a sus derechos. La justicia se ha retrasado por demasiado tiempo.

Tomado de En la Mira de las Líneas de Batalla en una queja judicial de Título VI

Locator map of Uniontown, Alabama.Uniontown, Alabama, es una comunidad de los cientos existentes que ha presentado una queja de Título VI.

Hace seis años, Uniontown heredó uno de los peores accidentes de cenizas de carbón en la historia de Estados Unidos. Mil millones de galones de cenizas tóxicas de carbón—mezcladas con metales pesados y químicos como arsénico, mercurio y plomo—reventaron y atravesaron una presa en la planta TVA Kingston Fossil Plant en Tennessee, que destruyó docenas de hogares.

Vagones de tren llenos de desechos tóxicos empezaron a llegar al relleno de residuos en Arrowhead cerca de Uniontown. Cuando las cenizas de carbón partieron de Tennessee, se les consideraba tóxicas y fueron tratadas como tal. Pero cuando fueron descargadas de los vagones del tren en Alabama, las cenizas del carbón ya no fueron tratadas como peligrosas.

Earthjustice está representando a los residentes en su denuncia de Título VI contra el Departamento de Administración Ambiental del Estado de Alamaba por emitir de nueva cuenta y modificar el permiso del relleno de desechos de Arrowhead sin protecciones para la salud pública aplicables. La EPA empezó su investigación de Título VI el 12 de agosto del 2014, dos años después de que la denuncia original fuera presentada. Está poco claro, hasta ahora, lo que va a hacer la EPA.

Uniontown no es tan solo un pueblo, es una comunidad. Un lugar comprometido a proteger a las familias y su futuro—y su forma de vivir y no están dispuestos a rendirse.

  • Annette Gibbs y su esposo William son fotografiados de pie al frente de su casa, cerca del Relleno de Desechos Arrowhead.
    Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
    Annette Gibbs y su esposo William son fotografiados de pie al frente de su casa, cerca del Relleno de Desechos Arrowhead.
  • William Gibbs.
    Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
    “Si eso es lo que [la ceniza de carbón] le está causando a mi camioneta, imagínate lo que me está haciendo a mi,” dijo Gibbs.

William Gibbs

“Quería mudarme lejos del ruido y la dureza de la ciudad. Así que vine aquí por la paz y tranquilidad del campo. Quería cazar y pescar y disfrutar del clima en este hermoso lugar.

“Y ahora, nos han echado encima esta cosa.”

Unos cuantos meses después de que la ceniza de carbón empezó a llegar a Uniontown, Gibbs empezó a ver como la pintura de su camioneta se pelaba.

  • Esther Calhoun en su iglesia cerca de Uniontown, AL.
    Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
    Esther Calhoun en su iglesia cerca de Uniontown, AL. Calhoun manejaba su coche en medio de polvaredas causadas por cenizas de carbón cada vez que iba a la iglesia los domingos y los viernes.
  • Calhoun, líder del grupo comunitario Black Belt Citizens Fighting for Health and Justice, (Ciudadanos de Cinturón Negro Luchando por la Salud y la Justicia) habla con Ben Eaton (derecha) y Barbara Evans (al frente).
    Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
    Calhoun, líder del grupo comunitario Black Belt Citizens Fighting for Health and Justice, (Ciudadanos de Cinturón Negro Luchando por la Salud y la Justicia) habla con Ben Eaton (derecha) y Barbara Evans (al frente).

Esther Calhoun

“Recibimos esta propiedad de nuestros padres, o trabajamos duro para comprar esa propiedad. Y eso significa mucho. ¿Y [ahora] qué nos queda? Cenizas de carbón.

“Lo que pasa es que nunca vamos a dejar de luchar. Porque no tiene ningún sentido que cada vez que quieren poner un sitio para los desechos, lo hacen donde residen los negros.

“Tenemos que unirnos. Así es como tendremos fuerza. Lo que queremos es sencillo. Esperamos justicia.”

Las hermanas Ellis B. Long y Mary Leila Schaeffer han sido residentes de Uniontown por muchos años.
Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
Las hermanas Ellis B. Long y Mary Leila Schaeffer han sido residentes de Uniontown por muchos años.

Mary Leila Schaeffer

“Recibimos los desechos de casi un tercio de la población del país [en el relleno de residuos]. La comisión del condado nunca nos avisó. El alcalde no nos avisó. No tuvimos ninguna opinión, ni idea de ello.

“Nos enteramos cuando ya era un hecho consumado.”

El relleno recibe desechos industriales y municipales de 33 estados. Schaeffer, Long, Calhoun y otros habitantes formaron el grupo comunitario Black Belt Citizens for Health and Justice para luchar contra la ceniza de carbón.

Norma Jean Harris.
Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
Harris sostiene un vaso de agua de la tubería de su casa.

Norma Jean Harris

Harris vive aproximadamente a un cuarto de milla del relleno de desechos. Después de que las cenizas empezaron a llegar, el agua de su casa empezó a tener un olor y un sabor extraños. Hoy en día, usa agua embotellada para cocinar y para consumir.

Mucha gente que vive cerca del relleno ha padecido problemas con su agua potable y también está comprando agua embotellada.

  • Booker P. Gibson.
    Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
  • Booker P. Gibson.
    Chris Jordan-Bloch / Earthjustice

Booker P. Gibson

Gibson vive al otro lado de la calle del relleno sanitario y fue testigo de las descargas que salían del relleno y llegaban a su propiedad. Un tiempo después, algunos de los animales de Booker se enfermaron y se murieron tras haber sido expuestos a ese líquido.

Timothy Moore, Jr.
Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
Timothy Moore, Jr., de ocho años de edad cuando se tomó esta foto, juega con su perro.

Timothy Moore, Jr.

La loma detrás de Timothy Moore, Jr., en esta foto en realidad es una montaña de cenizas tóxicas de carbón en el Relleno de Desechos Arrowhead. La zona era un terreno plano.

Cuando se vierten en estanques o pozos sin revestimiento, las toxinas de las cenizas de carbón se filtran fácilmente a las reservas de agua limpia. Se sabe que hay cientos de vertederos de cenizas de carbón por todo el país que han hecho que aguas subterráneas, humedales, arroyos y ríos se contaminen. Entérate dónde.

Aparte de representar a los residentes de Uniontown, Earthjustice también está luchando a nombre de cinco comunidades en una corte federal con denuncias de Título VI estancadas en la EPA por una década o más. La EPA admite que hay denuncias por permisos otorgados a una planta eléctrica incineradora de madera en Flint, Mich., dos plantas eléctricas operadas a base de gas en Pittsburg, Calif., un relleno sanitario en Tallassee, Ala., una instalación de desechos peligrosos en el Condado de Chaves County, N.M., y una ampliación de una refinería de petróleo en la Costa del Golfo en Texas. Estos permisos son para instalaciones en vecindarios predominantemente de bajos recursos ya sea de comunidades de Afro-Americanos o Latinos.

También estamos apoyando a habitantes del este de Carolina del Norte en una denuncia judicial de Título VI donde alegamos que las débiles reglas estatales para el manejo de desechos porcinos discrimina contra comunidades de color.

Nuestros cuerpos no deberían ser recipientes de desechos de las industrias contaminantes.