Skip to main content
Lo Que Debes Saber Del

Clorpirifós

El pesticida tóxico que daña a nuestras familias y al medio ambiente
Padre e hijo en un campo de algodón en El Campo, TX. El clorpirifós es ampliamente utilizado en el cultivo de algodón. La EPA ha reconocido su obligación legal para proteger a niños del desvío tóxico de pesticidas.
Lance Cheung / USDA
Padre e hijo en un campo de algodón en El Campo, TX. El clorpirifós es ampliamente utilizado en el cultivo de algodón. La EPA ha reconocido su obligación legal para proteger a niños del desvío tóxico de pesticidas.
Lo Que Debes Saber Del

Clorpirifós

El pesticida tóxico que daña a nuestras familias y al medio ambiente
 

Por más de medio siglo los alimentos básicos de Estados Unidos—como el maíz, el trigo, las manzanas y los cítricos—han sido rociados con clorpirifós, un pesticida que puede dañar el desarrollo cerebral en los niños, reducir su coeficiente intelectual, debilitar la memoria de trabajo y hacer más graves los trastornos de déficit de atención.

Earthjustice y otros grupos han presionado durante años a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) para que prohíba el uso de clorpirifós y así detener el daño que éste provoca en la salud, el agua y la vida silvestre. Antes del 31 de marzo de este año se esperaba una decisión de la EPA, bajo un plazo de orden judicial, pero dos días antes de la fecha la EPA emitió su fallo: no prohibirá el pesticida. (Ver reacciones al fallo de EPA en inglés).

“La EPA está negándose a prohibir un plaguicida que daña el cerebro de nuestros niños. Está actuando en contra de la ley, la ciencia y contra una orden judicial. En una palabra, esto es inconcebible", dijo Patti Goldman, abogada de Earthjustice, en respuesta a la decisión de la EPA.

En junio de 2017 una docena de organizaciones de salud, trabajo y derechos civiles, representadas por Earthjustice, presentaron un recurso administrativo a la EPA, instando al gobierno federal a prohibir el uso de clorpirifós. Los procuradores generales de Nueva York, California, Washington, Massachusetts, Maine, Maryland y Vermont presentaron su propia apelación. Ahora corresponde al Administrador de la EPA Scott Pruitt decidir la apelación.

A continuación presentamos la información básica sobre el clorpirifós y la lucha por mantener este peligroso químico lejos de nuestra comida, agua, vida silvestre y seres queridos:

Desde la década de 1960 los alimentos básicos de Estados Unidos han sido rociados con clorpirifós, un peligroso pesticida que puede dañar permanentemente el cerebro en desarrollo de infantes y envenenar a trabajadores agrícolas.
TP Martins / CC BY-NC-SA 2.0
Desde la década de 1960 los alimentos básicos de Estados Unidos han sido rociados con clorpirifós, un peligroso pesticida que puede dañar permanentemente el cerebro en desarrollo de infantes y envenenar a trabajadores agrícolas.

¿Qué es el clorpirifós?

El clorpirifós es un pesticida neurotóxico ampliamente utilizado en la agricultura estadounidense. Normalmente se rocía en los cultivos para matar una variedad de plagas agrícolas y tiene un olor ligeramente a mofeta, similar a los huevos podridos o al ajo, y puede causar dañar la salud si se toca, inhala o digiere.
El clorpirifós es extremadamente tóxico y está altamente asociado a daños en el desarrollo neurológico en niños. Las exposiciones prenatales al clorpirifós pueden fomentar nacimientos de bajo peso, disminuir el coeficiente intelectual, ocasionar trastornos de atención y retrasos en el desarrollo motor en los infantes.
Su envenenamiento agudo suprime la enzima que regula los impulsos nerviosos en el cuerpo y puede causar convulsiones, parálisis respiratoria y, en casos extremos, la muerte. El clorpirifós es uno de los productos más relacionados con envenenamientos por pesticidas.

¿Cómo se exponen las personas al clorpirifós?

Las personas pueden exponerse al clorpirifós a través de residuos químicos en alimentos, contaminación en agua potable o alguna derivación tóxica ocasionada por pesticidas. Los trabajadores agrícolas están especialmente expuestos a ella por la mezcla, manipulación y aplicación del mismo, así como por entrar en campos donde el químico ha sido rociado recientemente. Los usos residenciales del clorpirifós fueron en su mayoría prohibidos en el año 2000, cuando la EPA encontró enormes riesgos para los niños.
Los niños a menudo experimentan una mayor exposición al clorpirifós y otros pesticidas, debido a la frecuencia con la que ponen sus manos en su boca, porque en relación a su peso beben más agua y jugo, y comen más frutas y verduras que los adultos.
Los niños suelen experimentar una mayor exposición al clorpirifós, ya que beben más agua y jugo que los adultos en relación a su peso y, frecuentemente, ponen sus manos en su boca.
Annette Dubois / CC BY 2.0
Los niños suelen experimentar una mayor exposición al clorpirifós, ya que beben más agua y jugo que los adultos en relación a su peso y, frecuentemente, ponen sus manos en su boca.
Un trabajador agrícola reúne camote  en Mechanicsville, VA.
Lance Cheung / USDA
Un trabajador agrícola reúne camote en Mechanicsville, VA. El camote es uno de los múltiples cultivos donde se usa el clorpirifós. Los trabajadores agrícolas tienen un alto riesgo de intoxicación por plaguicidas.
Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
Jim Cochran, un productor de fresa, decidió no usar pesticidas después de envenenarse accidentalmente con plaguicidas en el campo. La gente le dijo que nadie se preocupaba por alimentos ni trabajadores sanos, así que decidió comprobarles que estaban equivocados. Más sobre la historia de Jim

¿Por qué es necesario prohibirlo?

Una amplia cantidad de estudios indican que la exposición prenatal a los clorpirifós, incluso a niveles muy bajos, mucho menores de lo que la EPA ha utilizado para establecer normas de seguridad, daña de manera permanente a los bebés expuestos. Estudios colaborativos dedicados a rastrear la exposición real de madres e hijos al clorpirifós han asociado al pesticida con hallazgos similares.
En noviembre de 2016 la EPA publicó una evaluación revisada del riesgo del clorpirifós en la salud humana, la cual confirmó que no hay uso seguro de este pesticida. Entre los resultados la EPA encontró que:
  • Todos los alimentos expuestos al clorpirifós exceden los niveles de seguridad, siendo los niños de 1–2 años los más vulnerables—soportando niveles 140 veces más altos de lo que la EPA considera seguro.
  • No existe un nivel seguro de clorpirifós en el agua potable.
  • La fumigación con plaguicidas alcanza altos niveles de contaminación incluso a 300 pies del perímetro del campo.
  • En escuelas y hogares en zonas agrícolas, la cantidad de clorpirifós en el aire alcanza niveles insalubres.
  • Todos los trabajadores que mezclan y aplican clorpirifós están expuestos a niveles peligrosos del pesticida, incluso con el máximo equipo de protección personal y controles de ingeniería.
  • Se permite que los trabajadores de campo vuelvan a sus labores de 1 a 5 días después de fumigar el pesticida, pero las exposiciones peligrosas de clorpirifós continúan un promedio de 18 días después de sus aplicaciones.
Los agricultores y las personas que viven en comunidades agrícolas, particularmente niños, son afectados de manera desproporcionada por el pesticida. Además de la exposición comprobada en alimentos, es probable que el agua potable de estas comunidades también esté contaminada, “golpeando” continuamente a estas poblaciones en la escuela, guardería, patio de recreo, campos, trabajo y hogar.
Agricultores cosechan fresas en Salinas, CA.
Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
Agricultores cosechan fresas en Salinas, CA. Los trabajadores del campo y las personas que viven en comunidades agrícolas son afectados desproporcionalmente por este pesticida tóxico.
More than half of all apples in the U.S. are sprayed with chlorpyrifos, a pesticide considered too toxic for residential use. Yet, the substance can still be used on our food.
Lance Cheung / USDA
Más de la mitad de las manzanas en Estados Unidos son rociadas con clorpirifós, un pesticida considerado demasiado tóxico para uso residencial. Sin embargo, la sustancia todavía se puede utilizar en alimento humano.

¿Qué cultivos tienen clorpirifós?

El clorpirifós se utiliza en una gran variedad de cultivos, entre ellos manzana, naranja, fresa, maíz, trigo, cítricos y otras familias de alimentos que todo el país consume a diario. De hecho, más de la mitad de las manzanas y brócoli de Estados Unidos se rocía con clorpirifós.
El Programa de Datos sobre Plaguicidas del Departamento de Agricultura (USDA) encontró residuos de clorpirifós en cítricos y melones incluso después de ser lavados y pelados. Sin embargo, el clorpirifós es más utilizado en el maíz y la soja, con más de un millón de libras aplicadas anualmente a cada cultivo.
Un campo de maíz en el condado de Wharton, TX.
Lance Cheung / USDA
Un campo de maíz en el condado de Wharton, TX. Más de un millón de libras de clorpirifós se rocían en los cultivos de maíz cada año.
Las fresas son uno de los múltiples cultivos en los que se usa el clorpirifós.
Tarnie / CC BY-NC-ND 2.0
Las fresas son uno de los múltiples cultivos en los que se usa el clorpirifós. La Ley de Protección de la Calidad de los Alimentos de 1996 requiere que la EPA asegure con certeza razonable que "no se causará daño a bebés y niños de exposición agregada" a pesticidas.

¿Qué es lo que requiere la Ley?

Después de la publicación en 1993 de un informe esencial de la Academia Nacional de Ciencias (NAS), el Congreso de Estados Unidos fortaleció la protección infantil contra plaguicidas. El informe de la NAS criticó a la EPA por tratar a los niños como "pequeños adultos", ignorando la susceptibilidad de los niños expuestos a pesticidas en base a los alimentos que consumen, hábitos de juego y etapas de desarrollo.
La Ley de Protección a la Calidad de los Alimentos (FQPA) de 1996—aprobada por unanimidad en el Congreso—requiere que la EPA proteja a la niñez de exposiciones peligrosas a pesticidas. La FQPA también requiere que la EPA asegure con certeza razonable que pesticidas "no causarán daño a bebés y niños por exposición agregada". Es por esto que la EPA no puede valorar costos industriales cuando se trata de proteger a niños de pesticidas dañinos, pues el estándar de la FQPA se basa en la salud.
Si la EPA no puede asegurar que un pesticida no dañará a niños, entonces debe prohibir el pesticida por ley.
An expecting mother in a field.
Nicolas Michaud / CC BY-NC-ND 2.0
Los niños expuestos al clorpirifós en el útero están especialmente en riesgo. Los plaguicidas todavía alcanzan niveles inseguros de deriva a 300 pies del borde del campo.

¿Cuáles son las cuestiones jurídicas?

En 2007, la Red de Acción de Plaguicidas (PAN) y el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC) presentó a la EPA una petición para prohibir el clorpirifós basada en la creciente evidencia de riesgos y daños. Sin embargo, siete años después, tras muchos conflictos y demoras, la EPA todavía no actuaba sobre la petición. Fue hasta septiembre de 2014, a nombre del PAN y NRDC, que Earthjustice presentó una petición a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito que obligara a la EPA a actuar.
Un año después, mientras la corte llamaba “atroces” a los retrasos de la EPA y señalaba que la agencia había enviado una "letanía de informes de estado parciales, plazos perdidos y vagas promesas de acción futura", el tribunal ordenó a la EPA emitir una respuesta final a la petición antes del 31 de octubre de 2015. Pero el plazo no se cumplió y, en agosto de 2016, la corte volvió a ordenar a la EPA a tomar una decisión final, antes del 31 de marzo de 2017.
Las evaluaciones de riesgo para la salud humana de la EPA muestran que no existen usos seguros para el clorpirifós. No obstante, a pesar de la abrumadora evidencia del daño que este pesticida ocasiona en niños, trabajadores del campo y en el medio ambiente en general, el 29 de marzo la EPA emitió su decisión, negándose a prohibir el pesticida.

¿Ahora qué está pasando?

En junio de 2017 una docena de organizaciones de salud, trabajo y derechos civiles, representadas por Earthjustice, presentaron un recurso administrativo a la EPA, instando al gobierno federal a prohibir el uso de clorpirifós. Los procuradores generales de Nueva York, California, Washington, Massachusetts, Maine, Maryland y Vermont presentaron su propia apelación. Ahora corresponde al Administrador de la EPA Scott Pruitt decidir la apelación.

¿Hay algo que pueda hacer?

Escríbale a su representante político un exhorto en donde solicite la prohibición de este pesticida en nuestros alimentos, aguas, escuelas, patios y cuerpos. Envíele un mensaje hoy mismo a sus representantes en el Congreso, a su gobernador y a su fiscal general y pídales que responsabilicen a la EPA por cualquier daño y que tomen las medidas necesarias para prohibir este pesticida neurotóxico.
Una cronología del clorpirifós
Durante la Segunda Guerra Mundial

Los nazis desarrollan los organofosforados como agentes de gas nervioso. (El gas sarín se encuentra en esta familia de productos químicos). Después de la guerra, las compañías químicas adaptaron los organofosforados para ser utilizados como pesticidas, principalmente como insecticidas.

Año 1965

El clorpirifós, un pesticida organofosforado, es registrado por primera vez como insecticida en los Estados Unidos para usos agrícolas y residenciales. Esto sucede antes de la Primavera Silenciosa y de la adopción de estándares ambientales y de salud en las leyes de Estados Unidos, las cuales rigen el uso de pesticidas.

Año 1995

La EPA ordena a DowElanco que pague $876,000, la multa más grande hasta ese momento por violar una ley federal que le requería reportar problemas de salud humana con clorpirifós.

Año 2000

Dow detiene el uso domésticos de clorpirifós después de que la EPA encuentra riesgos inaceptables para los niños que juegan en alfombras recién tratadas o que abrazan a sus mascotas después de una “bomba de pulgas”. Los usos termiticidas también se eliminan gradualmente.

Años 2001 y 2006

La EPA vuelve a registrar el clorpirifós y otros organofosforados con el propósito de conformarlos a las normas ambientales y de salud ahora establecidas. La EPA permite que los riesgos de envenenamientos a los trabajadores continúen, ignorando el desvío de flujo de pesticidas y descarta la creciente evidencia de daños cerebrales a niños expuestos prenatalmente al químico.

Década del 2000

Monitoreo del aire detecta clorpirifós a niveles que exceden lo que la EPA considera seguro para niños. El monitoreo de la Junta de Recursos del Aire de California encuentra niveles inseguros de clorpirifós en escuelas primarias y otros sitios cercanos a campos de naranja en el condado de Tulare, California.

Año 2007

En nombre de la Unión de Campesinos (UFW) y otros defensores de trabajadores agrícolas, Earthjustice y Farmworker Justice presentan una demanda que cuestiona el re-registro por parte de EPA del clorpirifós, a pesar del daño que ocasiona a trabajadores y por desvío de flujo.

La Red de Acción de Plaguicidas y el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales solicitan la prohibición de clorpirifós basados en la evidencia de daño cerebral infantil por exposiciones prenatales y desvío tóxico de flujos.

Año 2009

En nombre de los trabajadores agrícolas y defensores de la salud, Earthjustice presenta una petición pidiendo a la EPA que proteja a los niños del desvío tóxico de flujos ocasionado por pesticidas.

Año 2000 hasta el presente

Los Centros para la Salud Ambiental Infantil y de Investigación Preventiva de Enfermedades de Columbia, Berkeley y Mt. Sinai estudian a niños expuestos a la RCP en el útero y encuentran daños estadísticamente significativos en el neurodesarrollo del bebé, incluyendo una reducción del coeficiente intelectual, desarrollo general tardío, pérdida de memoria de trabajo y trastornos de déficit de atención. En 2012 un estudio revela que la exposición al clorpirifós provoca cambios en la estructura física del cerebro en desarrollo.

Año 2011

La EPA documenta el desvío tóxico de flujos de clorpirifós en su evaluación preliminar de riesgo y reconoce su obligación legal de proteger a niños de dichos desvíos tóxicos.

Año 2012

La EPA llega a un acuerdo con los registrantes de clorpirifós en poner zonas de amortiguamiento alrededor de escuelas, guarderías, hogares, campos de juego y otros lugares habitados. Las zonas de amortiguación varían en tamaño, de 10 pies para las aplicaciones a ras de suelo, de 10 a 50 pies para las aplicaciones airblast (con ventilador), dependiendo de la cantidad aplicada, y de 10 a 100 pies para la fumigación aérea, dependiendo de la cantidad aplicada y el tamaño de la maquinaria. Sin embargo, al establecer las zonas de amortiguación la EPA ignora la desviación directa de flujos sobre personas y las exposiciones por inhalación a ras suelo y la fumigación por aire compromido.

Diciembre 2014

La EPA publica su revisión de la evaluación de riesgo para la salud humana:

(1) se reconoce la extensa evidencia científica revisada colegialmente que correlaciona la exposición al clorpirifós con el daño cerebral infantil y que dicho daño cerebral ocurrió en exposiciones muy por debajo del punto final regulador de la EPA basado en riesgos agudos de envenenamiento por plaguicidas;

(2) se encontraron riesgos de intoxicación aguda que conciernen a trabajadores de más de 200 actividades, incluyendo mezclar y cargar diversas formulaciones de pesticidas, fumigación aérea, intermedia, y la re-entrada en campos agrícolas después de la pulverización para realizar tareas como adelgazamiento, irrigación y recolección manual.

Marzo–Junio, 2015

La EPA anuncia negociaciones con los registrantes para acordar la mitigación o alto de actividades de exposición a trabajadores con riesgo de envenenamiento excesivo. Para junio de 2015 las negociaciones se estancan.

Agosto 2015

Declarando como necesario "terminar con el ciclo de respuestas incompletas de la EPA, los plazos perdidos y demoras irrazonables", la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito ordena que la EPA actúet sobre la petición de 2007 para prohibir el uso de clorpirifós a más tardar el 31 de octubre.

Octubre 2015

La EPA propone revocar todas las tolerancias de alimentos basadas en la contaminación de agua potable, pero mantiene la posibilidad de permitirle algunos usos. La EPA no toma medidas para detener los usos no alimentarios del clorpirifós ni para proteger a trabajadores de riesgos inaceptables. Su fecha de publicación fue noviembre 6 de 2015.

Enero 2016

Más de 80 mil personas envían comentarios sobre la propuesta, instando a la EPA a prohibir todos los usos del clorpirifós —no sólo en cultivos alimenticios— e iniciar procedimientos para detener los usos que perjudican a trabajadores. Algunos de los comentarios presentados durante los períodos públicos sobre el clorpirifós fueron los siguientes:

Como un estadounidense preocupado, quiero que la EPA prohíba todos los usos del clorpirifós.
Como psicólogo clínico, he trabajado con muchos niños que han experimentado las repercusiones negativas de tales toxinas. Estos niños tienen problemas graves de neurodesarrollo como resultado de la exposición tóxica.
– Dr. T. S., Novato, CA
Un querido amigo de mi padre tenía un hermoso jardín, pero tenía un problema de plagas. Así que contrató a un par de hombres para que vinieran a cuidarlo usando productos seguros y respetuosos con el medio ambiente. Esos productos eran a base de clorpirifós.
Cuando se marcharon esperó hasta que los tomates maduraran y se comió uno de la vid, como era su costumbre. Pero desarrolló rápidamente síntomas horribles: gran pérdida de memoria, ceguera parcial, un habla arrastrada y finalmente cáncer cerebral.
Falleció hace casi dos años. Dejó atrás una esposa, dos hijas y cuatro nietos. Tenía sólo 54 años4.
El clorpirifós mata. ¿Cuántas familias más necesitan perder a sus abuelos, padres, hijos y nietos antes de creer que es suficiente?
– Heather, Russelville, AR
La EPA necesita actuar rápidamente sobre estas neurotoxinas cuando la investigación sugiere peligro. Es especialmente escandaloso que los trabajadores agrícolas migrantes y sus hijos, que tienen un acceso muy limitado a la salud y a recursos económicos, deban asumir el riesgo primario de estos pesticidas.
– Anne, Vashon, WA
Mi último paciente como voluntario de hospicio fue un trabajador migrante muerto de un tumor cerebral. Fue muy doloroso, pero también fue muy irritante porque, aunque no pude corroborarlo, sabía que era por la exposición a pesticidas tóxicos en los campos. Esto es inaceptable.
Por favor prohíban al clorpirifós ahora mismo y prohíban a los que lo producen para su venta en el extranjero, como se hizo con DDT. Gracias.
– Rebecca, Sedro Woolley, WA
Mi ex tiene enfermedad de Parkinson porque creció cerca de una comunidad agrícola.
Las neurotoxinas no sólo matan insectos y abejas necesarias para nuestra comida, sino que matan a la gente.
– Marla , Amarillo, TX
Agosto de 2016

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito otorga a la EPA un plazo hasta el 31 de marzo de 2017 para tomar una decisión final sobre la petición de 2007 en prohibir el clorpirifós y revocar las tolerancias alimentarias.

Septiembre 2016

A nombre de la Unión de Campesinos, Fundación de Asistencia Legal Rural de California, Asociación de Trabajadores Campesinos de Florida, GreenLatinos, Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano, Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, Asociación de Discapacidades de Aprendizaje de América, Pineros y Campesinos Unidos del Noroeste, Earthjustice y Farmworker Justice, se solicita a la EPA que suspenda inmediatamente todos los usos de clorpirifós que planteen riesgos inaceptables para cualquier trabajador y que cancele todos sus usos.

Noviembre 2016

EPA publica una revisión de la evaluación del riesgo para la salud humana que utiliza los efectos del desarrollo neuronal como último punto regulador. La nueva evaluación de riesgos determina que:

  • Todas las exposiciones de clorpirifós en alimentos exceden niveles saludables y los niños de 1 a 2 años de edad están expuestos 140 más veces que los niveles "seguros".
  • No existe un nivel seguro de clorpirifós en el agua potable.
  • El desvío tóxico de pesticidas alcanzó distancias de mayores a 300 pies desde el perímetro del campo.
  • Todos los trabajadores que mezclan y aplican clorpirifós están expuestos a niveles inseguros del pesticida, incluso con el máximo equipo de protección personal y controles de ingeniería.
  • Se les permite a trabajadores volver a entrar en los campos de 1 a 5 días después de la fumigación de pesticidas, pero las exposiciones peligrosas continúan un promedio de 18 días después de las aplicaciones.
Enero 2017

Grupos de interés público presentan comentarios técnicos sobre la propuesta de la EPA para revocar las tolerancias de clorpirifós.

Febrero 2017

Las leyes de seguridad alimentaria requieren que la EPA rechace las tolerancias de residuos de alimentos una vez determinado que no hay un uso seguro en alimentos para un pesticida. Debido a que la evaluación de riesgo de la EPA en noviembre de 2016 determinó que no hay usos seguros de clorpirifós en alimentos, la revocación de tolerancia debe seguirse por necesidad. Por lo tanto, grupos de trabajadores agrícolas y defensores de la salud retiran su petición de suspensión de clorpirifós de septiembre de 2016, ya que la revocación de tolerancia terminaría con la mayoría de los usos de clorpirifós que dañan a trabajadores.

29 de marzo de 2017

Dos días antes de la fecha límite otorgada por la corte, la EPA se niega a prohibir el uso de clorpirifos a pesar de la abrumadora evidencia de daños a niños, trabajadores y medio ambiente que causa el pesticida.

5 de abril de 2017

Earthjustice en representación de Pesticide Action Network y el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales, apelan la negativa de la EPA para prohibir el clorpirifós. Los grupos piden a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito que obligue a la EPA a actuar dentro de los siguientes 30 días para prohibir todos los usos de clorpirifós basándose en los propios hallazgos de la agencia, los cuales indican que el pesticida es inseguro. Lea el documento legal.

28 de abril de 2017

La EPA se opone al movimiento legal de abril 5. Lea el documento legal.

6 de junio de 2017

Una docena de organizaciones de salud, trabajo y derechos civiles, representadas por Earthjustice, presentaron un recurso administrativo a la EPA, instando al gobierno federal a prohibir el uso de clorpirifós. Los procuradores generales de Nueva York, California, Washington, Massachusetts, Maine, Maryland y Vermont presentaron su propia apelación. Ahora corresponde al Administrador de la EPA Scott Pruitt decidir la apelación.

27 de junio de 2017

The Associated Press revela que el administrador de la EPA, Scott Pruitt, se reunió brevemente con el director ejecutivo de Dow Chemical—compañía que produce la mayor cantidad de clorpirifós en los Estados Unido—antes de revertir el empuje de la EPA para prohibir dicho plaguicida.

18 de julio de 2017

El Tribunal de Apelaciones del 9º Circuito declina ordenar a la EPA que decida si debe prohibir el uso de clorpirifós.