Skip to main content

Bajo la Sombra Del COVID-19, Algunas Industrias Buscan Permiso Para Seguir Contaminando

Las industrias contaminantes presionan al gobierno para que flexibilice restricciones y elimine requisitos de monitoreo.

Las industrias contaminantes usan la crisis del COVID-19 como excusa para flexibilizar regulaciones que limitan las emisiones de plantas eléctricas.

IDPHOTORO / SHUTTERSTOCK

¿CÓMO LAS INDUSTRIAS CONTAMINANTES EXPLOTAN LA CRISIS?

A medida que las autoridades luchan por frenar la pandemia del COVID-19, los contaminadores buscan la oportunidad para despojarse de las protecciones que salvaguardan la salud pública y nuestro medio ambiente.

El petróleo, el gas, el carbón, la petroquímica y otras industrias contaminantes presionan a la administración Trump, a las agencias federales y a las agencias estatales para que flexibilicen las regulaciones que restringen la contaminación dañina que sus compañías arrojan al aire y al agua de nuestro país. Esas solicitudes también implican pedir a los reguladores que renuncien a los requisitos legales de las industrias para controlar los niveles de contaminación e informar los datos que recopilan a los organismos reguladores.

Algunas solicitudes de la industria implican acuerdos de resolución legalmente vinculantes donde el gobierno federal ha demandado a un contaminador por exceder los límites de contaminación, lo que resulta en estrictos requisitos de emisiones y monitoreo. Algunos de estos acuerdos resultaron de demandas de grupos ambientalistas como Earthjustice. Dichos acuerdos generalmente incluyen disposiciones para circunstancias imprevisibles, conocidas como “disposiciones de fuerza mayor", que podrían aliviar a los contaminadores de esas responsabilidades, incluida la capacitación en seguridad y la realización de pruebas de laboratorio, durante una inundación, terremoto u otro desastre natural.

Los contaminadores están solicitando un alivio de sus responsabilidades bajo las leyes ambientales y al mismo tiempo dicen que sus trabajadores en las instalaciones de petróleo y gas y petroquímicos deben ser considerados como empleados esenciales, es decir, exentos de los requisitos de bloqueo o refugio debido al COVID-19.

Además, los contaminadores buscan dinero de los contribuyentes en paquetes de estímulo para apoyar sus operaciones en tanto que el Congreso busca apoyar a los trabajadores desplazados que pueden tener problemas para satisfacer sus necesidades básicas.

¿QUÉ PAPEL JUEGA EL GOBIERNO DURANTE ESTA CRISIS?

Las agencias estatales y federales han indicado su voluntad de flexibilizar límites de contaminación y requisitos de monitoreo, así como negociar con los contaminadores.

Además de permitir requisitos menos estrictos, la administración avanza agresivamente para emitir contratos de arrendamiento de petróleo y gas que impulsan el cambio climático y continúa eliminando protecciones ambientales que se crearon bajo el presidente Obama, que incluyen:

  • Los estándares de mercurio y tóxicos del aire que limitan la contaminación peligrosa de las centrales eléctricas que perjudican el cerebro de los niños;
     
  • La prohibición planificada de clorpirifós, un pesticida neurotóxico dañino que impide el funcionamiento cognitivo en los niños y puede causar convulsiones, parálisis respiratoria y muerte;
     
  • Reglas que involucran cenizas de carbón, un desecho tóxico de las plantas de carbón que está relacionado con el cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias y derrames cerebrales.

La administración está restringiendo una significativa participación y participación pública al lanzar períodos de comentarios públicos bajo plazos irrazonables durante una emergencia nacional, ignorando las leyes federales que permiten a las comunidades la oportunidad de rechazar propuestas ambientales que los perjudicarían.

La administración también está limitando el papel de la ciencia que apoya fuertes protecciones a la salud. La EPA de Trump ha propuesto la mal denominada Regla de Fortalecimiento de la Transparencia en la Ciencia Regulatoria, que dejaría de lado los estudios científicos que subyacen a las protecciones ambientales de la nación. La EPA trata de cumplir la regla con períodos de comentarios públicos irracionales en un momento en que una gran parte de los estadounidenses están bajo órdenes de permanecer en sus casas durante esta emergencia de salud nacional.

¿QUÉ HACE EARTHJUSTICE PARA PROTEGER LA SALUD PÚBLICA Y EL MEDIO AMBIENTE DURANTE ESTA CRISIS?

Earthjustice está avanzando con su extenuante defensa de la protección ambiental existente en los tribunales de justicia. Earthjustice también está liderando una coalición que pide a la EPA de Trump que detenga los retrocesos en las protecciones durante un momento en que los estadounidenses deben centrarse en la pandemia.

El equipo de Política y Legislación de Earthjustice ha estado pidiendo al Senado de los EE. UU. que priorice los impactos sanitarios, sociales y económicos del COVID-19 en los trabajadores y las comunidades, independientemente de su estado migratorio. Asimismo, han pedido a los senadores que concentren los recursos financieros en ciudades, estados y territorios, incluidas las comunidades tribales, al tiempo que rechazan los rescates a las compañías de combustibles fósiles y las exenciones para las salvaguardas ambientales durante esta emergencia nacional de salud.

Si la EPA se empeña en eliminar protecciones, pedimos al administrador de la EPA, Andrew Wheeler, que extienda los períodos de comentarios públicos para garantizar el cumplimiento de las leyes federales que requieren transparencia y participación pública que son la base de nuestra democracia.

Earthjustice ha tomado estos esfuerzos hasta ahora con la Regla de Fortalecimiento de la Transparencia en la Ciencia Reguladora y dos reglas con respecto a las cenizas de carbón: la regla de Eliminación de Residuos de Combustión de Carbón de Servicios Eléctricos y la regla denominada Designación Alterna para Embalses de Superficie sin Recubrimiento; Implementación de Cierre.

Earthjustice trabaja en sus áreas programáticas para monitorear y confrontar nuevos ataques contra la salud y el medio ambiente y la protección de la salud que se producen bajo la sombra del COVID-19.

Read in English

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.