Skip to main content
Seleccionar idioma:
11 de junio de 2021

Bajo La Sombra De Las Grandes Petroleras: Detrás de la Perforación en Barrios de California

Ningún líder californiano ha logrado terminar con el legado histórico de perforaciones en los vecindarios del estado. Todavía.

Una torre de perforación de petróleo activa opera entre casas aledañas.

Para muchos californianos, la vista de una torre de perforación de petróleo posándose justo afuera de sus hogares, escuelas primarias, restaurantes o incluso hospitales puede no parecer extraña, pero esta escena surrealista sería impensable en muchas partes del país. Durante un siglo, el estado considerado como un presagio del progreso ambiental no ha regulado su industria de petróleo y gas, y ha tenido un efecto devastador según una reciente investigación de salud.

Earthjustice se está asociando con la coalición de justicia ambiental, VISIÓN, para medir distancia entre las comunidades de California y la infraestructura de combustibles fósiles contaminantes.

Línea de torres de perforación de petróleo Huntington Beach, California, alrededor de 1930.
Orange County Archives
Línea de torres de perforación de petróleo Huntington Beach, California, alrededor de 1930.

La perforación de petróleo y gas puede ocurrir donde menos se lo espera en California, incluso en algunas de sus ciudades más pobladas.

En la década de 1890, se descubrió petróleo en lo que ahora es el área de Echo Park de Los Ángeles, y el paisaje se transformó por la extracción a medida que la industria floreció. Se instalaron torres de perforación de petróleo en vecindarios, playas e incluso en los canales de Venecia cuando California se convirtió en el mayor productor de petróleo del país. Varios terremotos en esa época, incluido el terremoto de Long Beach de magnitud 6,4 en 1933, probablemente fueron causados por las primeras prácticas de la industria.

Para 1930, California producía casi una cuarta parte de la producción mundial de petróleo. Pero para aquel entonces, otros motores económicos del llamado “Estado Dorado” surgían, y su población había crecido a 1,2 millones de residentes. En las décadas que siguieron, los líderes políticos del estado permitieron que el desarrollo de petróleo y gas continuara incluso cuando las pequeñas ciudades del sur de California se estaban convirtiendo rápidamente en importantes centros de población.

Hoy en día, a pesar de la reducción de las reservas de petróleo y el crecimiento de soluciones asequibles de energía limpia y vehículos de cero emisiones, la perforación sigue siendo omnipresente a través del estado. Las plataformas petrolíferas se encuentran a través de las ciudades del sur de California, pero a menudo quedan ocultas a la vista por vallas altas, pintura verde y la magia de Hollywood, con estructuras de camuflaje como edificios falsos, torres y “islas petroleras” salpicadas de palmeras en Long Beach.

En el Parque Hilltop de Signal Hill, una torre de perforación de petróleo activa opera entre visitantes, turistas y casas aledañas.
Tara Pixley para Earthjustice
En el Parque Hilltop de Signal Hill, una torre de perforación de petróleo activa opera entre visitantes, turistas y casas aledañas.

Pero la perforación en los vecindarios también es un problema para las comunidades de las zonas rurales de California.

La perforación de vecindarios en el condado de Kern se ve diferente a la de Los Ángeles. Las torres de perforación están ubicadas entre los edificios residenciales y al lado de escuelas, y los vecindarios residenciales como Lost Hills están rodeados de vastos campos petroleros. Hoy, el condado de Kern es el epicentro de la extracción en California, con más del 70% de los pozos de petróleo y gas del estado.

La infraestructura de oleoductos y los pozos de petróleo se extienden por millas en el campo petrolífero Bellridge de Bakersfield.
La infraestructura de oleoductos y los pozos de petróleo se extienden por millas en el campo petrolífero Bellridge de Bakersfield.
Tara Pixley para Earthjustice
La infraestructura de oleoductos y los pozos de petróleo se extienden por millas en el campo petrolífero Bellridge de Bakersfield.

Diego Martínez, un residente del condado de Kern, se ha enfrentado a la presencia perturbadora de un pozo de petróleo al lado de su casa desde que tiene uso de razón.

“Siempre nos preguntamos por qué una compañía petrolera puede perforar justo al lado de nuestra casa. El pozo está a solo seis metros de la ventana de mi habitación”, dice Martínez. “Siempre que la gente nos visitaba, preguntaban: '¿Qué es ese ruido? ¿Por qué todo tiembla? Cumpliré 25 este año y, literalmente, toda mi vida lo he escuchad”.

Diego Martínez Residente del condado de Kern
“Tuvimos que evacuar todo un vecindario de nuestra ciudad durante tres meses debido a una fuga de gas de un pozo de petróleo.

“Si es tan peligroso, ¿por qué harían perforaciones junto a apartamentos, casas como la mía e incluso una clínica de salud?”
Diego Martínez Residente del condado de Kern
“Tuvimos que evacuar todo un vecindario de nuestra ciudad durante tres meses debido a una fuga de gas de un pozo de petróleo. Si es tan peligroso, ¿por qué harían perforaciones junto a apartamentos, casas como la mía e incluso una clínica de salud?”
La torre de perforación de petróleo detrás de la casa de Martínez en Arvin, California, es una presencia constante y perturbadora.
Tara Pixley para Earthjustice
La torre de perforación de petróleo detrás de la casa de Martínez en Arvin, California, es una presencia constante y perturbadora.

Al igual que en los centros urbanos del sur de California, no es inusual ver torres de perforación ubicadas alrededor de los centros agrícolas del estado. Mientras que el desarrollo de petróleo y gas proliferaba en Los Ángeles, el Valle Central de California se estaba convirtiendo en un punto de acceso para la perforación, incluso cuando invadía los campos que producen un tercio de la producción nacional.

Los niños juegan en el patio de recreo 'Garden in the Sun' de Arvin. Existen varios pozos de petróleo dentro y alrededor del parque.
Tara Pixley para Earthjustice
Los niños juegan en el patio de recreo "Garden in the Sun" de Arvin. Existen varios pozos de petróleo dentro y alrededor del parque.

Este enfoque de perforación al estilo “salvaje oeste” es una injusticia ambiental que perjudica a los residentes más vulnerables de California.

Mientras que otros estados han promulgado zonas de amortiguamiento entre hogares y pozos de petróleo y gas, los líderes de California hasta ahora se han negado a regular la industria. Más de 2 millones de personas en California viven actualmente a media milla de un pozo de petróleo o gas, y otros 5 millones viven a una milla.

Peor aún, la industria ha creado “zonas de sacrificio” al enfocar su perforación en vecindarios de bajos ingresos y comunidades de color. A lo largo y ancho del estado, las personas de color representan más de 9 de cada 10 residentes que viven cerca de pozos de petróleo y gas. En consecuencia, son comunidades sobrecargadas de contaminación.

Dulce Altamirano vive a unas cuadras de una perforación petrolera y una refinería en Wilmington. Sus hijos y nietos también viven en el barrio. “Dondequiera que vayan, mis nietos están rodeados de la industria petrolera. Después de la escuela, durante la escuela y en nuestros hogares. El equipo de trabajo, la refinería y los pozos nos rodean”.
Dulce Altamirano vive a unas cuadras de una perforación petrolera y una refinería en Wilmington. Sus hijos y nietos también viven en el barrio. “Dondequiera que vayan, mis nietos están rodeados de la industria petrolera. Después de la escuela, durante la escuela y en nuestros hogares. El equipo de trabajo, la refinería y los pozos nos rodean”.
Tara Pixley para Earthjustice
Dulce Altamirano vive a unas cuadras de una perforación petrolera y una refinería en Wilmington. Sus hijos y nietos también viven en el barrio. “Dondequiera que vayan, mis nietos están rodeados de la industria petrolera. Después de la escuela, durante la escuela y en nuestros hogares. El equipo de trabajo, la refinería y los pozos nos rodean”.

Los residentes predominantemente hispanos de Wilmington, por ejemplo, están rodeados por el puerto de Los Ángeles, una refinería y pozos de petróleo y gas activos.

“Los pozos de petróleo están ocultos, pero todos parecen sentirlo”, dice Magali Sanchez-Hall, residente de Wilmington. “Vas a la peluquería y tienen problemas respiratorios y dolores de cabeza. Estás hablando con una madre y ella te dirá: ‘Tengo que irme, mi hijo tiene una hemorragia nasal’.”

Magali Sanchez-Hall Residente de Wilmington
“Nos han condicionado a pensar que esto es normal, pero no lo es.

“Cuando me enteré por primera vez del pozo de petróleo a dos cuadras de mi casa, escondido por esta pared verde al lado de la iglesia, sentí que me habían tomado por tonto”.
Magali Sanchez-Hall Residente de Wilmington
“Nos han condicionado a pensar que esto es normal, pero no lo es.

“Cuando me enteré por primera vez del pozo de petróleo a dos cuadras de mi casa, escondido por esta pared verde al lado de la iglesia, sentí que me habían tomado por tonto”.
Sanchez-Hall se encuentra en el estacionamiento de Harbor Christian Center, donde opera una torre de perforación de petróleo
Tara Pixley para Earthjustice
Sanchez-Hall se encuentra en el estacionamiento de Harbor Christian Center, donde opera una torre de perforación de petróleo

En el condado de Kern, donde más de la mitad de la población es latina, los residentes respiran el aire más contaminado del país. Bakersfield, la ciudad más grande del condado de Kern, fue identificada por la American Lung Association omo la más contaminada de los Estados Unidos por las partículas que pululan en el aire durante todo el año y la segunda ciudad más contaminada con ozono. Casi 70 mil residentes de Bakersfield viven con asma, y la tasa de asma infantil de la región es tres veces mayor que el promedio estatal.

Las hermanas Luz Gómez (izquierda) y Nizgui Gómez se unieron a la lucha contra el racismo ambiental persistente cuando vieron las diferencias entre las prácticas de producción de petróleo en un afluente vecindario cercano de Lomita, a comparación de su comunidad de mayoría chicana de Wilmington. Los humos y otros elementos tóxicos de los muchos sitios de producción de aceite tóxico se pueden oler y sentir en toda la ciudad.
Tara Pixley para Earthjustice
Las hermanas Luz Gómez (izquierda) y Nizgui Gómez se unieron a la lucha contra el racismo ambiental persistente cuando vieron las diferencias entre las prácticas de producción de petróleo en un afluente vecindario cercano de Lomita, a comparación de su comunidad de mayoría chicana de Wilmington. Los humos y otros elementos tóxicos de los muchos sitios de producción de aceite tóxico se pueden oler y sentir en toda la ciudad.

La perforación en las comunidades de California ha alimentado una crisis de salud multi-generacional que los menores heredan hoy.

En los últimos años, mientras los legisladores no tomaban acciones, los investigadores de salud pública investigaron los impactos a la salud por cuenta de las perforaciones. Ahora sabemos que la contaminación causada por las perforaciones en los vecindarios probablemente haya afectado la salud de varias generaciones.

Los californianos que viven cerca de pozos de petróleo y gas están expuestos a una mezcla de contaminantes del aire que pueden causar asma, distintos tipos de cáncer, complicaciones del embarazo, partos prematuros y un mayor riesgo de morir por COVID-19 debido a la exposición prolongada a la contaminación del aire.

Aunque la industria tiende a ocultar el contenido químico de sus lechadas y métodos, se sabe que la perforación crea subproductos químicos como el benceno (un carcinógeno conocido) y el sulfuro de hidrógeno que pueden causar problemas de salud. Y a medida que las reservas de petróleo disminuyen después de décadas de extracción, las empresas recurren a técnicas aún más contaminantes, utilizando una gran cantidad de productos químicos tóxicos para extraer los últimos restos de petróleo crudo.

Una torre de perforación de petróleo activa en el popular Parque Hilltop de Signal Hill.
Tara Pixley para Earthjustice
Una torre de perforación de petróleo activa en el popular Parque Hilltop de Signal Hill.

Las mujeres embarazadas que viven cerca de las operaciones de petróleo y gas tienen más probabilidades de experimentar complicaciones en sus embarazos. Un estudio de Stanford de 225 mil nacimientos de madres que viven dentro de las seis millas de los pozos de petróleo y gas en el Valle Central encontró una mayor probabilidad de parto prematuro espontáneo, la principal causa de muerte infantil en los Estados Unidos.

Otro estudio de la Universidad de California - Berkeley encontró que una madre que vive cerca de pozos rurales de petróleo y gas que extraen más de 100 barriles por día tiene más probabilidades de tener un bebé con bajo peso al nacer. Con un peso de menos de 5,5 libras, los bebés con estas condiciones enfrentan índices más altos de enfermedades como enfermedades respiratorias y dificultad para combatir infecciones, así como retrasos en el desarrollos.

Y debido a la densidad de población de California, esos impactos en la salud amenazan a una cantidad asombrosa de personas. Entre 2006 y 2015, más de 1 millón de bebés nacieron en California de madres que viven dentro de un kilómetro (aproximadamente 3 mil pies) de un pozo de petróleo o gas.

Nalleli Cobo se mudó a Esperanza Apartments, al otro lado de la calle del sitio de perforación de Allenco en Los Ángeles, cuando tenía cuatro años. Su familia vivió allí por 10 años.

Nalleli Cobo Residente de Los Ángeles
“La perforación petrolífera del vecindario no debería existir. Es inhumano perforar cerca de donde vive alguien. La ciencia muestra que esto nos está afectando.

“¿Realmente vale la pena? Se ha ignorado a las personas de color sobre este tema, pero no somos conejillos de indias y somos más que estadísticas”.
Nalleli Cobo Residente de Los Ángeles
“La perforación petrolífera del vecindario no debería existir. Es inhumano perforar cerca de donde vive alguien. La ciencia muestra que esto nos está afectando.

“¿Realmente vale la pena? Se ha ignorado a las personas de color sobre este tema, pero no somos conejillos de indias y somos más que estadísticas”.
Cobo vivió en este edificio de apartamentos, al cruzar la calle de un sitio petrolero de AllenCo durante 10 años.
Tara Pixley para Earthjustice
Cobo vivió en este edificio de apartamentos, al cruzar la calle de un sitio petrolero de AllenCo durante 10 años.

“Las hemorragias nasales comenzaron cuando tenía nueve años”, dice Cobo. “No eran las típicas hemorragias nasales. Se ponían tan severas que me despertaban. Si pasaban por la noche, dormía erguida en una silla para no asfixiarme con mi propia sangre. No podía dormir acostado ".

Cobo, ahora de 19 años, se está recuperando de un cáncer. “En mi corazón, creo que el cáncer está relacionado con la perforación de petróleo y gas con la que crecí”.

El gobernador Gavin Newsom recorre la zona de incendios del complejo norte en el condado de Butte el 11 de septiembre de 2020. Prometió acelerar la acción ambiental del estado, anunciando que 'esta es una maldita emergencia climática'.
Paul Kitagaki Jr. / The Sacramento Bee via AP, Pool
El gobernador Gavin Newsom recorre la zona de incendios del complejo norte en el condado de Butte el 11 de septiembre de 2020. Prometió acelerar la acción ambiental del estado, anunciando que "esta es una maldita emergencia climática".

Ningún líder de California ha logrado terminar con la vergonzosa historia centenaria de perforaciones en vecindarios del estado. Todavía.

Si bien California no tiene mandatos estatales para zonas de amortiguamiento entre pozos de petróleo y gas y hogares, o escuelas y hospitales, otros estados han promulgado reveses modestos. Texas, Dakota del Norte y Colorado, estados productores de petróleo más grandes que California, ya tienen zonas de amortiguamiento para proteger a sus residentes.

En el vacío de liderazgo estatal, un movimiento para cambiar las reglas ha ido creciendo en tanto que los grupos de justicia ambiental han emprendido acciones. Tal es el caso de VISIÓN, entre otros, que se han organizado bajo el poderoso grito de guerra: "No hay perforaciones donde vivimos".

"¿Cómo se ha quedado tan atrás California?" Cesar Aguirre, un organizador del condado de Kern con VISIÓN y la Red de Justicia Ambiental de California Central, se pregunta solemnemente. Explica que los miembros de VISIÓN están compartiendo sus historias para presionar a los funcionarios de California para que aborden esta injusticia.

Cesar Aguirre Un organizador con VISIÓN y CCEJN
“Estas compañías petroleras nunca deberían haber podido obtener ganancias perforando cerca del patio trasero de alguien a expensas de la salud de las personas.

“Lo que está sucediendo en nuestro estado no es normal”.
Cesar Aguirre Un organizador con VISIÓN y CCEJN
“Estas compañías petroleras nunca deberían haber podido obtener ganancias perforando cerca del patio trasero de alguien a expensas de la salud de las personas. Lo que está sucediendo en nuestro estado no es normal”.
Aguirre es parte de un movimiento que exige zonas de amortiguamiento entre pozos, hogares, escuelas y hospitales.
Tara Pixley para Earthjustice
Aguirre es parte de un movimiento que exige zonas de amortiguamiento entre pozos, hogares, escuelas y hospitales.

Durante la temporada de incendios forestales de 2020, el gobernador Newsom declaró una emergencia climática en California y prometió acelerar los esfuerzos del estado para enfrentar la contaminación climática. En 2021, anunció que el estado iniciaría un proceso para terminar con la práctica del fracking de pozos.

Pero a medida que California cambia su economía más allá de la producción de petróleo y gas, debe tener en cuenta su vergonzosa historia centenaria de perforaciones en vecindarios y a poner fin a la práctica donde más perjudica a las personas. Una promesa de larga data de Newsom en 2019 para actualizar las protecciones de salud y seguridad de la industria del petróleo y el gas aún no ha producido resultados.

De hecho, su administración aprobó 3.745 nuevos permisos de petróleo y gas solo en 2020. Casi 300 de esos nuevos permisos fueron para pozos dentro de los 2.500 pies de una casa, escuela o centro de atención médica.

The Inglewood Oil Field is a massive area situated at the base of the Baldwin Hills neighborhood. Dozens of oil wells are heavily fenced off but clearly visible, as they operate alongside packed streets and in the shadows of nearby homes.
El enorme campo petrolero de Inglewood está ubicado en la base del vecindario de Baldwin Hills.
Tara Pixley para Earthjustice
El enorme campo petrolero de Inglewood está ubicado en la base del vecindario de Baldwin Hills.

Por primera vez desde su fundación en 1915, los reguladores estatales de petróleo y gas (CalGEM) han emprendido una regulación estatal para establecer protecciones de salud pública contra las perforaciones en los vecindarios. Queda por ver si producirá una regulación que esté a la altura de la magnitud de esta crisis: el esfuerzo encontrará la resistencia de la industria del petróleo y el gas, que gastó $ 10 millones en cabildeo de funcionarios en California solo en 2020.

Los residentes de California viven con esta perjudicial contradicción en un estado que se denomina respetuoso con el medio ambiente, pero está en marcha un movimiento para transformar el statu quo. Las comunidades de primera línea que se están levantando en Los Ángeles y el Valle Central están exigiendo un mínimo de zonas de amortiguamiento de 2.500 pies entre las operaciones de petróleo y gas y los lugares donde la gente vive, va a la escuela y recibe atención médica en California.

“California tiene la oportunidad de cerrar el capítulo sobre una historia vergonzosa de perforaciones en vecindarios de un siglo. Las compañías petroleras han estado contaminando las comunidades más vulnerables del estado durante generaciones. Este es el momento de instar a nuestros líderes estatales a hacer lo correcto y proporcionar aire limpio a los californianos”, dijo Omonigho Oiyemhonlan, abogada de Earthjustice que representa a VISIÓN. “En realidad, deberíamos haber hecho esto hace décadas. El momento ideal para el cambio es ahora". 

Una torre de perforación de petróleo activa se eleva sobre un concurrido sendero vecinal en el Panorama Promenade de Signal Hill.
Una torre de perforación de petróleo activa se eleva sobre un concurrido sendero vecinal en el Panorama Promenade de Signal Hill.
Tara Pixley para Earthjustice
Una torre de perforación de petróleo activa se eleva sobre un concurrido sendero vecinal en el Panorama Promenade de Signal Hill.