Skip to main content
06/06/2017

Grupos Apelan A La EPA Para Prohibir El Uso De Peligroso Plaguicida

El clorpirifós está asociado con daños al cerebro en desarrollo durante la infancia

Contacto de Prensa

Alejandro Dávila Fragoso, Secretario de prensa bilingüe, Earthjustice, (202) 745-5229

Washington, D.C.

Una docena de organizaciones civiles representadas por Earthjustice presentaron una apelación administrativa a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en Inglés), instando al gobierno federal a prohibir el clorpirifós, un plaguicida agrícola ampliamente utilizado que se ha relacionado con la disminución del coeficiente intelectual, memoria y trastorno por déficit de atención en infantes.

Los procuradores generales de Nueva York, California, Washington, Massachusetts, Maine, Maryland y Vermont presentaron sus propias apelaciones el lunes pidiendo la prohibición del plaguicida. Ahora corresponde al administrador de la EPA, Scott Pruitt, decidir las apelaciones.

Esta apelación de Earthjustice a la EPA fue presentada en nombre de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, United Farm Workers, Farmworker Association of Florida, Labor Council for Latin American Advancement, Farmworker Justice, GreenLatinos, National Hispanic Medical Association, Pineros y Campesinos Unidos del Noroeste, Learning Disabilities Association of America, California Rural Legal Assistance Foundation, Pesticide Action Network North America and Natural Resources Defense Council.

 "La EPA ha encontrado repetidamente que el clorpirifós no es seguro, particularmente para los niños, y fortalecido esa visión cada vez que revisa la ciencia", dijo Patti Goldman, la abogada de Earthjustice manejando el caso. "Basado en la ciencia y la ley, lo único apropiado que se puede hacer para proteger la salud pública es prohibir este pesticida tóxico".

En marzo, la EPA se negó a prohibir el clorpirifós argumentando que la ciencia está "sin resolver" y que estudiaría el tema hasta 2022. La agencia tomó esta posición a pesar de que la EPA en 2014 y 2015 concluyó que el clorpirifós es nocivo para la saludad cuando se encuentra en el agua potable. Luego, en el 2016, la EPA concluyó que no existe un nivel seguro para la exposición a clorpirifós en alimentos o agua potable y que los trabajadores están expuestos a niveles inseguros incluso cuando se emplean  los más eficientes controles de protección. Ese mismo año la EPA confirmó que el clorpirifós se encuentra en niveles inseguros en el aire en escuelas y hogares adyacentes a áreas agrícolas.

Esta apelación ocurre dos meses después de que Earthjustice pidiera a jueces federales de la corte de apelaciones que ordenaran a la EPA a decidir ahora si prohibiría el pesticida. Esa sentencia judicial está pendiente. La nueva apelación impugna, por sus méritos, la acción de la EPA en marzo, la cual permite que el clorpirifós continúe siendo utilizado en los cultivos.

Debido a que el Administrador Pruitt ha dicho que quiere retrasar la prohibición de este pesticida, los grupos también han presentado un caso judicial que pide a la Corte del 9no Circuito en San Francisco que decida los asuntos presentados en la apelación administrativa, esto es dada la probabilidad de que la EPA busque demorar la resolución. Asimismo, Earthjustice, en conjunto  Friends of the Earth, Center for Food Safety, U.S. Public Interest Research Group, UFW, PAN North America, and NRDC, entregó a la EPA casi 150,000 comentarios que piden vetar el plaguicida. 

El uso residencial del clorpirifós fue prohibido hace 17 años. Sin embargo, este organofosfato -que proviene de la misma familia química que el gas nervioso sarín- sigue siendo ampliamente utilizado en fresas, manzanas, cítricos y otros productos. El clorpirifós ha sido vinculado con el daño a largo plazo en los cerebros en desarrollo de los infantes a bajos niveles de exposición durante el embarazo y los primero años formativos. También es altamente tóxico.

Mientras que las familias de todo el país están en riesgo, los trabajadores agrícolas y los niños y niñas de las comunidades latinas en las zonas rurales enfrentan un riesgo desproporcionado. Justo en mayo, más de 50 trabajadores agrícolas que recolectaban col a las afueras de Bakersfield, California, estuvieron expuestos a lo que se cree fue el clorpiriós proveniente de un campo aledaño. Al menos doce personas reportaron síntomas de vómito y náuseas, mientras que una persona se desmayó.

Read in English.

Farmworker using pesticides

A farmworker spraying pesticides in a soybean field.

Ittipon / Shutterstock

Sobre Earthjustice

Es la organización de derecho ambiental sin fines de lucro más importante del país. Desde nuestra fundación en 1971, nuestro litigio ha enfrentado a empresas con criminales niveles de contaminación y a instituciones gubernamentales, logrando un gran número de protecciones básicas para las personas y el planeta.