Skip to main content

La Agencia de Protección Ambiental Elimina Protecciones Adicionales De La Tóxica Ceniza de Carbón

La agencia suprime salvaguardias esenciales para el almacenamiento de cenizas de carbón y proyectos de relleno

En esta foto se aprecia un polvo que se desprende de la ceniza de carbón en el vertedero llamado " Making Money Having Fun (Haciendo Dinero y Divirtiéndose)" en Bokoshe, Oklahoma.

Foto utilizada con permiso
July 30, 2019
Washington, D.C. —

Con el más reciente debilitamiento de salvaguardias para el apilamiento de ceniza de carbón y sitios de relleno estructurales, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de la administración Trump aceleró hoy su continuo esfuerzo por eliminar protecciones vitales que ponen a salvo la salud pública y el ambiente de la contaminación con ceniza de carbón.

Entre los recortes se encuentran salvaguardias federales para el almacenamiento de ceniza de carbón y proyectos de construcción para el uso de dicha ceniza como relleno.

La propuesta de la administración Trump, que llega en respuesta del pedido de la industria del carbón, exime el apilamiento de residuos de ceniza de carbón de cualquier salvaguardia regulatoria diseñada para proteger la salud pública. El almacenamiento de ceniza de carbón genera enormes amontonamientos de desechos sin ser guardados en contenedores y son normalmente colocados en terrenos abiertos.

Asimismo, el cambio propuesto por esta administración insta a un mayor uso de ceniza de carbón tóxica como una alternativa barata a la tierra como relleno en construcción y diseño de jardines o parques, al eliminar todas las restricciones de volumen para dichos proyectos de residuos. La propuesta permite que proyectos de esta clase sean ubicados en el suelo para cualquier propósito, normalmente sin restricciones, para contener ilimitadas cantidades de ceniza de carbón y somete a los usuarios a completar demostraciones de seguridad solamente cuando esa ceniza es colocada en áreas peligrosas, como a cinco pies del agua subterránea, en llanuras de inundación y sobre sumideros. No se solicita una notificación al público de que tales proyectos están llevándose a cabo y no se requiere compartir demostraciones con la audiencia a menos que se solicite directamente. Los datos de la EPA muestran que existen proyectos conocidos de reutilización o llenados que utilizan cenizas de carbón que tienen agua contaminada, incluyendo agua potable que excede los estándares federales de seguridad.

“La EPA de esta administración, liderada por Andrew Wheeler, está haciendo todo lo posible para eliminar las protecciones necesarias en la norma establecida en 2015”, dijo Lisa Evans, experta en temas de ceniza de carbón y consejera sénior para Earthjustice. “A pesar de la evidencia científica y condenatoria que resalta el daño de la ceniza de carbón sobre el agua subterránea, en adición a las victorias de los grupos comunitarios en los tribunales que requieren el fortalecimiento de la regla de 2015 por parte de la EPA, Wheeler está determinado en ofrecer dádivas a sus patrones anteriores a expensas de la salud pública. Es una desgracia para todo lo que representa la EPA, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para detenerlo”.

La ceniza de carbón contiene sustancias tóxicas letales, incluyendo elementos cancerígenos como el arsénico, cadmio y cromo, y neurotoxinas como el plomo y el litio, las cuales han contaminado el aire y agua en cientos de vertederos de cenizas de carbón alrededor del país. La ceniza de carbón es uno de los flujos de residuos industriales más grandes de la nación, y décadas de desechos generados por la industria del carbón han creado vertederos con fugas en casi todas las plantas de Estados Unidos. Uno de los almacenamientos afectados por la norma propuesta es una pila de desechos de 10 pisos en Guayama, Puerto Rico. Dicho almacenamiento abierto ha generado una protesta pública por años debido a la amenaza que presenta a la salud pública de la comunidad.

Exención para residuos de ceniza tóxica

La Norma de la Ceniza de Carbón de 2015 solicita a todas las plantas de carbón en Estados Unidos evitar la contaminación del agua y aire por medio de la supresión del polvo, controlar la contaminación por escorrentía, llevar a cabo inspecciones, monitorear el agua subterránea y limpiarla en caso de polución. Esta regla fue finalizada una vez la EPA de la administración Obama encontró daños ocasionados por la ceniza de carbón colocada en montañosas pilas de desecho en la planta de carbón AES-PR de Guayama, Puerto Rico. No obstante, después de la elección de Donald Trump, la multinacional energética AES presentó una petición de reglamentación pidiendo la exención de la Norma de la Ceniza de Carbón en las pilas de residuos. AES opera el almacenamiento de ceniza de carbón más grande de los Estados Unidos.

Recientemente, un estudio del Environmental Integrity Project y Earthjustice reveló que de las 265 plantas de carbón con monitoreo de datos en Estados Unidos, el 91 por ciento contaminó agua subterránea a niveles peligrosos con componentes propios de la ceniza de carbón, tales como el arsénico —un carcinógeno conocido—y litio, el cual está vinculado con daños neurológicos. Una de estas plantas es la de AES-PR Coal, ubicada en Guayama, Puerto Rico, donde una pila de residuos que pesa 400 toneladas está contaminando agua del subsuelo con boro, selenio, litio, molibdeno y sulfato por encima de los estándares de salud federal. Además de envenenar el agua subterránea en el lugar de la planta, AES-PR fue multada dos veces por poner en peligro la seguridad de los residentes aledaños a sus instalaciones al no cubrir el almacenamiento de ceniza previo a la llegada de los huracanes Irma y María. AES-PR también fue multada cuando el agua de lluvia arrastró la ceniza hasta humedales cercanos. La pila sigue al descubierto hasta hoy.

Comunidades como las de Miramar, Puente de Jobos y Santa Ana de Guayama en el sureste de Puerto Rico fueron impactadas regularmente por el polvo que el viento llevó a partir de la pila de residuos del AES-PR. Estudios hechos por la Universidad de Puerto Rico en 2016 y 2018 indican un incremento en abortos, erupciones cutáneas o urticaria, problemas respiratorios y enfermedades cardiovasculares en residentes que viven cerca de la planta de AES-PR.

Más de 75 grupos comunitarios y organizaciones ambientales han entregado una carta a Peter Wright, administrador asistente de la EPA, solicitando que las audiencias públicas requeridas por la ley en la segunda fase de las reducciones sean llevadas a cabo en Guayama, para que la voz de la comunidad exprese cómo esa decisión los afectará. La carta también solicita un extendido periodo para comentarios, sin embargo, la propuesta de hoy solamente permite una audiencia pública en el área metropolitana de Washington, D.C. y restringe el periodo de comentarios a 60 días.

“Los residentes de Guayama merecen la oportunidad de informarle a la EPA sobre los efectos adversos que tienen los residuos de la ceniza de carbón del AES sobre la salud pública y el ambiente en el sureste de Puerto Rico”, dijo Ruth Santiago del Comité Diálogo Ambiental. “La larga historia de malos manejos del lugar por parte del AES amerita que la EPA otorgue un periodo de 120 días para recoger todos los hechos antes de enmendar la norma que afectaría esta comunidad ya agobiada”.

Bajo esta nueva propuesta, la pila de desperdicios de AES-PR probablemente sea exenta del requisito de monitoreo y limpieza de agua subterránea contaminada, así como del control de polvo tóxico.

Exención para proyectos de rellenos de ceniza de carbón a gran escala 

La norma propuesta el día de hoy también elimina protecciones para enormes y peligrosos proyectos de rellenos de ceniza de carbón. A menudo, la ceniza de carbón se utiliza para rellenar vacíos de tierras o en zonas de baja altitud —en vez de tierra limpia—para crear un nivel en la propiedad o preparar sitios para la construcción. Aunque la ceniza de carbón contiene peligrosos químicos, muchas compañías la usan como relleno porque es más barata que la tierra limpia. El mal uso de la ceniza de carbón como relleno ha causado contaminación en el aire y el agua alrededor de Estados Unidos. Un ejemplo ocurre en Town of Pines, un pueblo en el estado de Indiana donde el uso de la ceniza contaminó el agua potable y causó que el pueblo se convirtiera en un lugar “Superfund” (es decir, un programa federal diseñado para financiar la limpieza de áreas contaminadas por sustancias y contaminantes peligrosos) después de que su agua potable fuese contaminada con arsénico, boro y molibdeno procedente de la ceniza.

En Puerto Rico, AES-PR ha utilizado como “relleno” más de 2 millones de toneladas de su tóxica ceniza de carbón en 14 pueblos, entre 2004 y 2011. Muchos de estos sitios de relleno están ubicados sobre acuíferos y cerca de arroyos que pueden ser contaminados. Hoy, en varios de estos sitios de relleno, los residentes están expuestos a la ceniza de carbón que respiran todos los días.

En la propuesta del día de hoy, la EPA aumenta una cantidad ilimitada de ceniza tóxica que puede ser utilizada como relleno desregulado sin tener que demostrar ninguna seguridad. Solo si el proyecto de reutilización ocurre en una ubicación sensible, la industria debe demostrar su esquema de seguridad. No es necesario que estas demonstraciones sean publicadas públicamente y no necesitan llevar la firma o ser escrito por un ingeniero profesional. La propuesta permite que esta enorme cantidad de ceniza sea ubicada sin restricciones, tales como la separación de pozos de agua potable, acuíferos, arroyos y parques infantiles, entre otros. No existen requisitos para usar un revestimiento que evite la emisión de sustancias peligrosas o eliminar el polvo tóxico que sale de la ceniza de carbón durante y después de su colocación.

“Town of Pines ha luchado por casi dos décadas para limpiar la contaminación de cientos de miles de toneladas de residuos de la ceniza de carbón en nuestro pueblo”, dijo Cathi Murray, miembro del concejo de Town of Pines. “Este residuo sigue amenazando la calidad de vida de cada residente. ¡Ha contaminado nuestro suelo, nuestra agua y nuestras vidas!”

 “El flagrante ataque de Andrew Wheeler a las salvaguardias del agua limpia continúa con la eliminación de importantes protecciones de la tóxica ceniza de carbón”, dijo Dalal Aboulhosn, directora adjunta legislativa para Sierra Club. “No permitiremos que este ataque contra el derecho de cada estadounidense al agua limpia no sea impugnado y lucharemos en cada instancia posible. La ceniza de carbón es una sustancia tóxica y peligrosa que no debe estar presente en el agua potable que consume un individuo”.

“Esto es claramente una jugada política, ya que la EPA había confirmado hace cuatro años que grandes rellenos estructurales y apilamiento de desechos causan el mismo daño a la salud y al ambiente que los vertederos regulados”, dijo Lisa Hallowell, abogada sénior del Environmental Integrity Project. “Hoy, la EPA — en una reverencia total a los deseos de la industria — está levantando las salvaguardas destinadas a proteger a los residentes aledaños a la contaminación y está abriendo el camino para que más ceniza de carbón sea descargada de una forma insegura”.

La EPA tiene previsto retrocesos en la Regla de la Ceniza de Carbón de 2015 con regulaciones adicionales en un futuro cercano.
 

Contacto de Prensa

Ruth Santiago, Comite Dialogo Ambiental, (787) 312-2223

Robert Valencia, Earthjustice, (212) 284-8024

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.