Skip to main content

Feds Should Close Loopholes, Tighten Enforcement in Methane Rule

Tim Evanson/CC BY-SA 2.0 https://flic.kr/p/fbBBYi

A natural gas flare at a well in McKenzie County, North Dakota. Controlling methane emissions is a critical step toward addressing climate change, and more stringent regulations for the oil and gas industry would be a good start for public lands, taxpayers and the planet.

Tim Evanson/CC BY-SA 2.0

Este blog está disponible en español aquí.

When I visited North Dakota’s Bakken oil field in December 2012, the open, snowy prairie was dotted with countless drilling rigs and well pads—and plenty of flares burning excess natural gas. A month after my visit, a nighttime satellite image showed the Bakken as brightly lit as metropolises like Chicago.

The flares lighting up North Dakota’s night sky are evidence of a broader trend. Every year, while fracking on our public lands, the oil and gas industry wastes hundreds of millions of dollars worth of natural gas by burning it in flares or by not repairing leaky equipment. This needless waste of a valuable natural resource squanders tax revenue and damages the environment.

Luckily, the U.S. Bureau of Land Management (BLM) has proposed common-sense updates to its 30-year-old rules requiring oil and gas companies to reduce natural gas waste on our public and tribal lands. Earthjustice and a broad coalition of environmentalists filed comments in support of the BLM’s proposal, while at the same time urging the BLM to eliminate loopholes to ensure that the new rule will be effective in combating waste, fighting climate change and reducing toxic air pollution.

Because the main ingredient in natural gas is methane, the long-overdue rule is a big deal for the climate. Methane is a climate pollutant 86 times more powerful than carbon dioxide, responsible for about 25 percent of the warming our planet is experiencing today. Fortunately, methane typically lasts only 10 years in the atmosphere. So if we cut methane emissions quickly, we can make a big difference in fighting climate change in the short term.

Targeting the oil and gas industry is the logical place to start.

Northwestern North Dakota is one of the least-densely populated parts of the United States, but satellite imagery shows the area aglow at night in recent years from natural gas flares.
Northwestern North Dakota is one of the least-densely populated parts of the United States, but satellite imagery shows the Brakken oil field (circled) aglow at night in recent years from natural gas flares.
NASA Goddard Space Flight Center

The EPA’s latest data show that the oil and gas industry is America’s largest source of methane emissions. Recognizing this, in March President Obama and Canadian Prime Minister Justin Trudeau pledged to cut oil and gas sector methane emissions 40 to 45 percent below 2012 levels by 2025.

The BLM’s proposed methane rule is a crucial step toward fulfilling that pledge. Unlike the rule released on May 12 by the EPA that covers only new oil and gas equipment (which, nevertheless, is a big first step in the right direction), the BLM’s proposed rule covers both new and existing equipment. That’s a big deal, since existing equipment will account for 90 percent of oil and gas emissions by 2018. The BLM’s proposed rule also requires oil and gas companies to reduce flaring, which the EPA’s rule does not. 

Instead of leaking away, being burned or intentionally being vented into the atmosphere, gas—and lots of it—will be captured under the BLM’s proposal. Between 2009 and 2014, oil and gas companies on public lands wasted enough gas to fuel 5.1 million households for a year. That’s every household in Colorado, Montana, New Mexico, Utah and Wyoming combined.

If gas isn’t wasted, oil and gas companies will pay royalties on it, benefiting federal, state and tribal governments that can use the money to fund schools, health care and infrastructure. The BLM’s proposed rule could capture up to $800 million in taxpayer revenue over the next decade. The proposal is also highly cost-effective: By some estimates, oil and gas companies can reduce methane emissions for just over a penny per thousand cubic feet of natural gas produced.

Indeed, the BLM’s proposed rule follows in the footsteps of Colorado’s trailblazing 2014 methane reduction rules, which Earthjustice was involved in crafting. Colorado’s rules have proven cost-effective and successful. A recent survey found that even seven out of 10 oil and gas company representatives believed that the benefits of Colorado’s rules outweigh the costs. Another recent poll by Colorado College’s “State of the Rockies” Project found that 80 percent of people in seven mountain west states support rules to reduce wasteful methane leaks and flaring on public lands.

Aside from benefits for the climate and the public, the BLM’s proposed rule will also protect our public lands by reducing smog that stunts plant growth, reduces visibility and makes it harder to breathe. And the rule will protect our health from carcinogenic air pollutants, such as benzene.

Despite its many strengths, the BLM’s proposed rule needs improvements to close loopholes that will allow oil and gas companies to continue wasting our public resources. Earthjustice and our partners have called on the agency to:

  • require more frequent inspections for leaks at all facilities
  • close loopholes that allow many of the largest oil and gas companies to evade leak inspection requirements
  • tighten allowances for flaring
  • make waste minimization plans enforceable
  • improve transparency

Earthjustice will keep pressure on the BLM to strengthen the methane rule and finalize it quickly because our climate, our tax dollars and our public lands are at stake.

Autoridades Federales Deberían Cerrar Lagunas Legales, Estrechar Vigilancia de la Regla de Metano

Cuando visité el pozo petrolero Bakken en Dakota del Norte en diciembre del 2012, el campo abierto y nevado de la pradera estaba salpicado de equipo de perforación y plataformas de exploración por todos lados—incluyendo llamaradas quemando gas natural en exceso. Un mes después de mi visita, una imagen de satélite tomada de noche mostró la zona de Bakken tan brillante como si fuera el área metropolitana de Chicago.

Las llamaradas encendiendo el cielo nocturno de Dakota del Norte son evidencia de una tendencia más amplia. Cada año, mientras se lleva a cabo el fracking en nuestras tierras públicas, la industria del petróleo y del gas desperdicia cientos de miles de millones de dólares de gas natural por la quema de gas y que resulta en estas llamaradas, lo cual resulta por no reparar el equipo que tiene fugas. Este desperdicio innecesario es un valioso recurso natural que derrocha el dinero de los contribuyentes y perjudica el medio ambiente.

Afortunadamente, la Oficina Federal del Manejo de Tierras de EEUU (U.S. Bureau of Land Management  o BLM) ha propuesto actualizaciones a reglas que datan de hace 30 años y que requieren que las empresas de petróleo y gas reduzcan el desperdicio de gas natural en nuestras tierras públicas y tribales. Earthjustice y una amplia coalición de ambientalistas presentaros sus comentarios sobre la propuesta de BLM, mientras que al mismo tiempo le exige a BLM que elimine vacíos legales para lograr que la nueva regla sea efectiva a la hora de combatir el desperdicio, luche contra el cambio climático y reduzca la contaminación del aire tan dañina para todos.

El principal ingrediente en el gas natural es el metano, y la regla tan ansiadamente esperada es un gran paso para el clima. El metano es un contaminante que es 86 veces más perjudicial que el dióxido de carbono, responsable por casi 25 por ciento del calentamiento global que nuestro planeta está padeciendo hoy en día. Afortunadamente, el metano típicamente dura solamente 10 años en la atmósfera. Así que si reducimos las emisiones de metano rápidamente, podemos lograr una gran diferencia en la lucha contra el cambio climático a corto plazo.

Concentrarnos en la industria del petróleo y gas es un lugar lógico para comenzar.

CENTRO DE VUELOS ESPACIALES GODDARD DE LA NASA
La parte noroeste del estado de Dakota del Norte es una de las zonas con menos población de todo Estados Unidos, pero imágenes de satélite demuestran que el área brilla de noche y lo ha hecho por varios años y todo por las llamaradas causadas por la quema de gas natural.
CENTRO DE VUELOS ESPACIALES GODDARD DE LA NASA

Los últimos datos compilados por la EPA demuestran que la industria petrolera y de gas es la fuente de emisiones de metano más grande de Estados Unidos. El presidente Obama reconoce esto y en marzo, conjuntamente con el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, se comprometieron a disminuir de un 40 a un 45 por ciento las emisiones de metano del sector de gas a niveles por debajo de las cifras del 2012 y antes del año 2025.

La regla propuesta por BLM es un paso crucial hacia el cumplimiento de esa promesa. Al contrario de la regla que fue dada a conocer el 12 de mayo por la EPA, que cubre solamente el equipo de petróleo y gas nuevo (lo cual, sin lugar a dudas, es un gran primer paso en la dirección correcta), la regla propuesta por BLM cubre tanto equipo nuevo como el ya existente. No es poca cosa, puesto que el equipo existente significará un 90 por ciento de las emisiones de petróleo y gas para el año 2018. La regla propuesta por BLM también requiere que las empresas petroleras  y de gas reduzcan la quema de gas, lo cual no está incluido en la regla de la EPA.

En vez de que se derrame, se queme o se ventile a la atmósfera, el gas—y grandes cantidades de él—deberá ser capturado bajo la propuesta de BLM. Entre 2009 y 2014, las compañías de petróleo y gas que han trabajado en tierras públicas desperdiciaron suficiente gas como para cubrir las necesidades de 5.1 millones de hogares por un año. Es el equivalente de todos los hogares de los estados de Colorado, Montana, Nuevo México, Utah y Wyoming juntos.

Si no se desperdiciara el gas, las empresas de petróleo y gas pagarían regalías por ese gas, beneficiando a los gobiernos tribal, estatal y federal que podrían usar ese dinero para escuelas, servicios médicos e infraestructura. La regla propuesta por BLM capturaría hasta 800 millones de dólares en impuestos en la próxima década. La propuesta también es sumamente rentable: Según algunos cálculos, las compañías del petróleo y gas pueden reducir emisiones de metano por un poco más de un centavo de dólar por pie cúbico de gas natural producido.

De hecho, la regla propuesta por BLM sigue el ejemplo de las reglas vanguardistas de reducción de metano que Colorado estableció en el 2014, las cuales Earthjustice ayudó a redactar. Las reglas de Colorado han demostrado ser económicas y exitosas. Una encuesta reciente encontró que incluso siete de cada 10 representantes creen que los beneficios de las reglas de Colorado compensan los costos. Otra encuesta reciente realizada por el Proyecto “State of the Rockies” de la universidad Colorado College encontró que un 80 por ciento de los habitantes de siete estados de la zona montañosa del oeste de Estados Unidos está de acuerdo en reducir las tóxicas fugas de metano al igual que la quema de gas en tierras públicas.

Aparte de los beneficios para el clima y el público, la regla propuesta por BLM también protegerá nuestras tierras públicas al reducir el smog que retarda el crecimiento de las plantas, reduce la visibilidad y dificulta la respiración. Y la regla protegerá nuestra salud contra los contaminantes cancerígenos en el aire, tales como el benceno.

A pesar de sus muchas fortalezas, la regla propuesta por BLM necesita mejoras para poder cerrar los vacíos legales que le permiten a las compañías de petróleo y gas seguir desperdiciando nuestros recursos públicos. Earthjustice y nuestros colaboradores le han pedido a la agencia que:

  • exija inspecciones de fugas más frecuentes en todas las instalaciones
  • cierre los vacíos legales que le permiten a las empresas petroleras y de gas esquivar los requisitos de inspección de fugas
  • endurezca la tolerancia en material de combustión de gases
  • haga que los planes de minimización de desechos sean aplicables
  • mejore la transparencia

Earthjustice va a seguir ejerciendo presión contra BLM para fortalecer la regla del metano y concluirla rápidamente porque nuestro clima, nuestras contribuciones de impuestos y nuestras tierras públicas están en riesgo.