Skip to main content

Esta semana, recuerda las manos que cosechan tu comida

Esta es la XIX Semana Nacional de Concienciación del Trabajador Agrícola. Durante esta semana, el país le rinde honor a los 2.5 millones de hombres y mujeres que trabajan la tierra, desde el amanecer hasta que se pone el sol.

Semana de Concienciación Nacional para los Trabajadores Agrícolas

La Semana de Concienciación Nacional para los Trabajadores Agrícolas trata de las personas que hacen posibles nuestros alimentos.

Alejandro Dávila Fragoso / Earthjustice

Una mañana hace muchos años, mi mejor amigo y yo pusimos nuestras cámaras y micrófonos en la parte trasera de mi jeep y manejamos a la parcela más cercana. Nuestra misión era simple pero abrumadora: documentar el trabajo agrícola, convertirnos oficialmente en cineastas y estrenar nuestra película en cines lo antes posible.

Éramos dos jóvenes sin dinero, pero estábamos comprometidos a nuestra visión. Queríamos mostrar los campos agrícolas y la gente que hace posible tener lo que comemos. Esa también es la idea de la Semana Nacional de Concienciación del Trabajador Agrícola.

Aquél documental nos llevó a estar en medio de un sembradío de brócoli, caminando hacia un tractor lleno de cintas transportadoras y docenas de trabajadores. Los hombres y mujeres, todos latinos, trabajaban a ritmo de compás en una suave línea de ensamblaje. Era hermoso. Mientras un primer grupo cortaba con maestría esas plantas que parece bonsáis, otros ataban los tallos con una máquina e iban metiendo el brócoli en cajas.

Fragoso.
Alejandro Dávila Fragoso pasó meses haciendo una película que mostrara el trabajo agrícola y a los agricultores.
Alejandro Dávila Fragoso / Earthjustice

El jefe de escuadra, o mayordomo, amablemente nos permitió que grabáramos. Y lo hicimos hasta que el equipo se quedó sin batería y supe que había perdido todas mis llaves en medio del campo, pero esa es otra historia. Así que durante unas horas fui testigo de cómo los trabajadores doblaban su cuerpo, cortaban, recogían y empaquetaban una y otra y otra vez. Era una labor agotadora, pero ningún movimiento daba señal de duda, y francamente no recuerdo que alguien tomara un descanso.

Durante la Semana Nacional de Concienciación del Trabajador Agrícola, el país le rinde honor a los 2.5 millones de hombres y mujeres que trabajan la tierra, desde el amanecer hasta que se pone el sol. Se trata de crear conciencia de las condiciones laborales y de vida de los trabajadores agrícolas, y de cómo le dan tanto a nuestro país.

Su contribución es asombrosa. Más del 85 por ciento de las frutas y verduras que comemos son cosechados a mano por hombres, mujeres y niños, en su mayoría latinos, cuyo trabajo es tan subestimado como peligroso. De hecho, las personas que producen nuestros alimentos se arriesgan tanto día tras día que, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la agricultura es una de las industrias con más riesgos para la salud.

Los trabajadores agrícolas están expuestos constantemente a accidentes de transporte, como volcaduras de tractores. Pero también enfrentan un peligro mucho más silencioso: los pesticidas. Cada año se diagnostican hasta 20,000 intoxicaciones entre los trabajadores agrícolas, suficiente gente como para poblar la ciudad rural promedio en los Estados Unidos. Y eso es solamente lo que se informa.

Las investigaciones muestran que exponerse a plaguicidas tiene importantes riesgos de salud a corto y largo plazo en niños y adultos. Las consecuencias inmediatas de una intoxicación aguda por plaguicidas pueden ser sarpullidos, vómitos y muerte. A largo plazo, la exposición a pesticidas ha sido asociada con mayores riesgos de cáncer, infertilidad, trastornos neurológicos y afecciones respiratorias. Además, los pesticidas contaminan el aire y el agua, una carga que recae desproporcionalmente en comunidades rurales y en las familias de trabajadores agrícolas.

Aunque los peligros y los impactos continuos sobre la salud de los trabajadores agrícolas están ampliamente documentados, una de las primeras acciones de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Trump, fue atrasar protecciones clave para el trabajador que la agroindustria dijo eran demasiado costosas. En diciembre, la EPA mostró interés en socavar las recientes mejoras del Estándar Para La Protección del Trabajador y al conjunto de normas hermanas, la Norma Para La Certificación de Pesticidas (CPA). Estas son las únicas normativas federales que protegen a trabajadores agrícolas de pesticidas.

Earthjustice, en lucha desde hace mucho tiempo junto a grupos de trabajadores agrícolas para fortalecer las protecciones contra pesticidas, se enorgullece en seguir trabajando contra estos ataques a la salud pública. Hace apenas una semana impedimos que la EPA retrasara la CPA, la cual establece restricciones de edad para trabajar con pesticidas altamente tóxicos. (Sí, el trabajo infantil con pesticidas tóxicos todavía sucede). Pero es probable que los ataques continúen bajo la destructiva agenda de Trump y del administrador de la EPA, Scott Pruitt, quien se muestra ansioso por destruir las protecciones que los trabajadores agrícolas tardaron años en conseguir.

No podemos permitir que esto suceda.

Los trabajadores que cosechan nuestros alimentos merecen las mismas protecciones de salud que usted y yo disfrutamos, punto. Porque ser envenenado por pesticidas no es parte de su descripción laboral, ni la de nadie, de hecho. Aproveche esta semana para pensar en ese simple hecho. Pero más significativo, esta Semana de Concienciación Nacional para los Trabajadores Agrícolas es un buen momento para entrar en acción. Llame a su funcionario local, comuníquese con la EPA y pídales que mantengan la normativa sobre pesticidas. Como todos nosotros, los trabajadores agrícolas merecen un ambiente de trabajo seguro, digno y saludable.

El Field Trailer from BODEGA on Vimeo.

About the Earthjustice Blog

The views and opinions expressed in this blog do not necessarily represent the opinion or position of Earthjustice or its board, clients, or funders.