Skip to main content

La EPA Debe Terminar la Discriminación y Poner un Alto a las Empresas Contaminantes en Comunidades de Color

Retrasos de más de 10 años en investigaciones de derechos civiles amenazan la salud de comunidades de todo el país
The expansion of ExxonMobil’s Beaumont Refinery in Texas is one of the cases where the EPA failed to investigate civil rights complaints filed more than a decade ago.
Photo courtesy of Randy Edwards
July 15, 2015
San Francisco, Calif. —

El día de hoy, comunidades por todo el país presentaron una demanda contra la Agencia Federal de Protección al Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) por no haber investigado denuncias sobre violaciones de derechos civiles presentadas ante la agencia hace más de una década. La base de las denuncias es la discriminación por parte de los estados en otorgar permisos que afectan específicamente a comunidades de color y de bajos recursos porque permiten el funcionamiento de instalaciones industriales que producen contaminación en un alto grado.

La EPA aceptó las denuncias, las cuales consisten en permisos para plantas generadoras de electricidad operadas a base de gas en Pittsburg, Calif., un relleno sanitario en Tallassee, Ala., una planta de desechos peligrosos en el Condado de Chaves, Nuevo México, una central eléctrica incineradora de madera en Flint, Mich., y la expansión de una refinería en la costa del Golfo de México en Texas. Estos permisos fueron otorgados para operación de estas instalaciones en vecindarios que son predominantemente Afro-americanos o Latinos.

Las denuncias, presentadas entre 1994 y el 2003, sostienen que las agencias estatales permitieron estas instalaciones por medio de acciones, procesos, patrones o prácticas discriminatorias. En muchos estados no se tomó en consideración el impacto ambiental que estas instalaciones industriales, como la expansión de la refinería en Beaumont, Texas, tendría en los residentes que ya sufren de elevados niveles de asma y de cáncer de mama debido a los contaminantes de esa zona. Otros estados impidieron a los residentes participar de manera activa en audiencias públicas cuando el tema de los permisos se discutía en la agenda, o de plano brindaban a los residentes información incompleta.

El retraso de la EPA ha provocado que estas áreas sigan siendo afectadas por estos permisos mucho tiempo después de haber sido otorgados. Muchas de estas instalaciones industriales ya fueron construidas y están ahora en la " Lista de Transgresores Considerables" de la EPA por sus altos niveles de contaminantes tóxicos. Algunos están pagando multas de alto monto por sus violaciones a la Ley del Aire Limpio.

Earthjustice ya presentó una denuncia a nombre de estos grupos: Californianos por Energías Renovables (CARE, por sus siglas en inglés) y su presidente Michael Boyd, La Organización Comunitaria Ashurst Bar/Smith, Ciudadanos por Alternativas a Vertederos Radioactivos, el Centro Legal para la Justicia Económica y Social Maurice y Jane Sugar y el Sierra Club Capítulo Lone Star.

"Es inaceptable que la composición racial de una comunidad siga siendo un factor crítico a la hora de calcular la exposición a la contaminación tóxica," dijo la abogada de Earthjustice Marianne Engelman Lado."La justicia se ha retrasado por demasiado tiempo. Mientras que la EPA tiene archivadas estas denuncias, las instalaciones industriales siguen contaminando y las comunidades que viven cerca son privadas de sus derechos."

"Estos niños de bajos ingresos de la comunidad de Pittsburg han estado esperando por más de una década para que la Ley de Derechos Civiles les cumpla la promesa de justicia ambiental para todos," El Presidente de CARE Michael Boyd dijo. "Para poder lograr esto, necesita haber un cambio cultural dentro de la EPA. Espero que esta acción legal sea el detonante, no solamente dentro de la EPA, sino para los gobiernos federal y estatal también."

"Aquí en Nuevo México, la falta de acción de la EPA ha permitido que el estado continúe ignorando al público, especialmente a las comunidades de bajos recursos y a las comunidades de color," dijo Deborah Reade, de iudadanos por Alternativas a Vertederos Radioactivos. "El estado está permitiendo la creación de más y más instalaciones industriales en estas comunidades antes de que siquiera se limpie la contaminación anterior. Oculta documentos públicos, dificulta el flujo de la información en tiempo y forma y en general se niega a tomar en cuenta el impacto en materia de justicia ambiental a la hora de otorgar permisos para nuevos sitios."

"La comunidad Afro-americana se encuentra justo en seguida de la refinería de ExxonMobil y ha luchado por tener aire limpio por años," dijo Neil Carman del Sierra Club Capítulo Lone Star. "Una manera que el estado puede lograr esto es tomando los pasos necesarios para disminuir las emisiones tóxicas de sulfuro de hidrógeno como las que la refinería emite y no permitir que ExxonMobil emita más."

La demanda de hoy busca que la EPA cumpla con sus responsabilidades de hacer valer el Título VI de la Ley de Derechos Civiles y le pide a la agencia que investigue de manera cabal estos casos de discriminación y expida resultados y recomendaciones después de todos estos años.

Contacto de Prensa

Marianne Engelman Lado, Earthjustice, 212-845-7393

Deborah Reade, Ciudadanos para Alternativas a Vertederos Radioactivos, 505-986-9284

Michael Boyd, Californianos por Energías Renovables, 408-891-9677

John Philo, Bufete Legal Sugar, 313-993-4505

Ron Smith, Organización Comunitaria Ashurst Bar/Smith, 334-787-0329

Neil Carman, Sierra Club Capítulo Lone Star, 512-663-9594

Leslie G. Fields, Sierra Club, 202-548-4586