Skip to main content

Earthjustice Responde a la Orden Ejecutiva Del Presidente Trump e Insta a la EPA en Garantizar Transparencia y Aporte del Público en las Protecciones de Agua Limpia

Una carta dirigida al administrador Wheeler se opone a los esfuerzos para socavar la autoridad de los estados y tribus en la protección de la calidad del agua en virtud de la Ley de Agua Limpia
Ren Photo / Getty Images
April 23, 2019
Washington, D.C. —

Earthjustice, organización que encabeza una coalición de 16 grupos comunitarios y de conservación, envió hoy una carta a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos objetando los esfuerzos de la administración del presidente Donald Trump en debilitar las protecciones del agua limpia sin permitirle al público la oportunidad de impartir algún aporte. La carta surge como respuesta a una orden ejecutiva firmada por el presidente Trump el 10 de abril que busca socavar la autoridad de los estados y las tribus en la protección de agua de calidad bajo la Ley de Agua Limpia.

“La administración Trump trata de deshacer protecciones del agua limpia tras puerta cerrada, pero no dejaremos que eso ocurra”, dijo Jill Tauber, vicepresidenta de litigación para el clima y energía en Earthjustice. “Continuaremos defendiendo la transparencia y los derechos de las comunidades para proteger sus aguas”.

La Sección 401 de la Ley de Agua Limpia confiere poderes a los estados y tribus en evaluar los impactos de proyectos federales en ríos, arroyos, lagos y humedales dentro de sus fronteras. La orden ejecutiva del presidente Trump le solicita a la EPA revisar sus lineamientos con referencia a la Sección 401, pero no le brinda a la población la oportunidad de revisar o comentar sobre algunos cambios.

“Los estados y las tribus tienen un rol esencial en la protección del agua limpia, y eso incluye su derecho de decir ‘no’ a los proyectos dañinos de combustible fósil que ponen en peligro sus fuentes de agua”, dijo Tauber. “Ahora, más que nunca, debemos defender su autoridad en contra de una administración resuelta en entablar la agenda de la industria del combustible fósil”.

EL ORIGEN DE LA SECCION 401 DE LA LEY DEL AGUA LIMPIA

La Ley de Agua Limpia es una de las bases fundamentales de las leyes ambientales en Estados Unidos. El Congreso aprobó esta popular ley en 1972 para “restaurar y mantener la integridad física, química, y biológica de las aguas del país”.

Para proteger la calidad del agua, la Sección 401 de la Ley del Agua Limpia crea una asociación a nivel estatal y federal, otorgándole a los estados de la unión el poder de revisar los impactos de muchos tipos de proyectos autorizados federalmente en vías fluviales y humedales dentro de sus fronteras.

Los estados tienen hasta un año para emitir, denegar, o solicitar más información con respecto a los impactos ambientales y sobre la calidad del agua de una propuesta de proyecto. Algunos proyectos tienen el potencial de degradar significativamente la calidad del agua a nivel local y estatal al cortar trincheras a través de vías fluviales, construir represas en grandes ríos, o destruir acres de humedales. Debido a la naturaleza de estos impactos, las agencias estatales con experiencia local están mejor preparadas para determinar daños potenciales.  

Los estados y tribus revisan cientos de solicitudes de certificación del 401 anualmente, permitiendo una mejor protección de los recursos del agua para todo uso, incluyendo agua potable, comercial, tribal, y pesca recreativa, natación, hábitats importantes para la flora y fauna, o recreación al aire libre.

A continuación, estos son ejemplos de proyectos en los que la Sección 401 de la Ley de Agua Limpia juega un rol decisivo en la protección de la calidad del agua.

Construcción de conductos

Como estaba propuesto, el Conducto Constitution hubiese atravesado un terreno de más de 100 pies de ancho a lo largo de cuatro condados de Nueva York, además de cruzar vías fluviales unas 251 veces, interrumpir 3,161 pies lineales de riachuelos, destruir o degradar al menos 95 acres de humedales, y despojar miles de acres de árboles en el área. Durante la revisión de estos impactos, El Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York determinó que la compañía del conducto falló en abordar efectivamente los impactos profundos del proyecto sobre fuentes de agua. Esta falla llevó a la decisión del estado en denegar el certificado 401, el cual fue confirmado por el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito en agosto del 2017.

El terminal de carbón Millennium

En 2017, El Departamento de Ecología del estado de Washington denegó una certificación 401 para una instalación de exportación de carbón propuesta para ser ubicada a orillas del Río Columbia. Dicha instalación se hubiera convertido en la terminal de envío de carbón más grande de América del Norte, procesando hasta 44 millones de toneladas métricas anualmente. Dieciséis trenes de una milla y media de largo adicionales para transportar carbón hubieran viajado a través de ciudades y pueblos entre la Cuenca Powder River de los estados de Montana y Wyoming y Longview en el estado de Washington. Durante su revisión, el departamento encontró que la compañía no proveyó suficiente información para garantizar que los estándares de calidad de agua fuesen acatados, además que detalló impactos como el daño ocasionado por más de 1,600 viajes adicionales realizados en grandes embarcaciones a través del estuario del Río Columbia, así como perjuicios al acceso de pesca tribal.

Represa de Conowingo

La reserva y represa Conowingo es una importante operación hidroeléctrica manejada y controlada por Exelon Generating Company, en la zona baja del Rio Susquehanna, justo al norte de su confluencia con la Bahía de Chesapeake, ubicada entre los estados de Maryland y Virginia. Como parte de su proceso de obtener una licencia de operación federal por 50 años, Exelon primero debía solicitar a Maryland una certificación 401 de agua limpia. El Departamento del Medio Ambiente de ese estado certificó la renovación con condiciones especiales que le pedían a Exelon reducir el sedimento y la contaminación de nutrientes que emanaban desde la represa y su reserva hasta llegar a la zona baja del Rio Susquehanna y la bahía.

Terra - MODIS / NASA Earth Observatory. Acquired September 13, 2011.
Terra - MODIS / NASA Earth Observatory. Acquired August 23, 2011.
Terra - MODIS / NASA Earth Observatory. Acquired September 13, 2011 and August 23, 2011.
Esta comparación de imágenes duales muestra el espeso sedimento que obstruyó la Bahía de Chesapeake luego del paso de la tormenta tropical Lee. La imagen de la izquierda muestra la bahía en su condición normal el 23 de agosto del 2011. La imagen de la derecha muestra los escombros y lodo vertiendo en la bahía varias semanas después, el 13 de septiembre del mismo año.

Contacto de Prensa

Robert Valencia, Earthjustice, (212) 845-7376

Overruling Trump.