Skip to main content

Corte Invalida Retroceso de La Administración Trump Sobre Norma del Metano

Victory: El fallo restablece la Regla de Prevención de Residuos de la administración Obama
El encendido en un sitio de perforación.

El encendido en un sitio de perforación.

Chris Jordan-Bloch / Earthjustice
July 16, 2020
San Francisco, CA —

Ayer en la tarde, en una contundente victoria para los contribuyentes, la salud pública y el medio ambiente, una corte del Distrito Norte de California anuló la revocación de la administración Trump de la Regla de Prevención de Residuos de la era Obama. Esta decisión significa que la Regla de Prevención de Residuos vuelve a regir en 90 días, en tanto que la industria del petróleo y el gas tendrá que cumplir con los requisitos de dicha regla para evitar el desperdicio de gas en tierras federales.

Promulgada en 2016, la Regla de Prevención de Residuos se diseñó para proteger al público del desaprovechamiento de ventilaciones, quemaduras y fugas de gas de las operaciones de perforación en tierras federales y tribales. En 2018, la Oficina de Administración de Tierras (BLM) de la administración Trump rescindió esta regla para otorgarle a las compañías de petróleo y gas que operan en tierras públicas vía libre para la contaminación del aire y el clima por el gas desperdiciado.

En el fallo de ayer, la jueza de distrito de los EE.UU., Yvonne González Rogers, descubrió que este retroceso violaba la ley federal porque ignoraba el deber legal del gobierno de prevenir el desperdicio, en lugar de depender casi por completo de regulaciones estatales inadecuadas o inexistentes. El juez también rechazó el intento de la administración de minimizar los costos de los impactos climáticos de esta regla. Asimismo, el juez rechazó la negativa de la administración de investigar los impactos en la salud pública de esta regla en las personas que viven cerca de las instalaciones de petróleo y gas, incluidas las comunidades tribales.

“El fallo de la corte es una victoria para las personas que están sufriendo la peor parte del desarrollo federal y tribal del petróleo y el gas”, dijo Lisa Deville, vicepresidenta de Fort Berthold Protectors of Water and Earth Rights. “Todos los días, los derrames invisibles de metano afectan la salud de nuestra gente y contribuyen al asma y otros problemas de salud respiratoria. El tribunal rechazó el intento del BLM de ignorar estos impactos en la salud pública”.

“El juez básicamente rechazó todo intento por parte de la administración Trump de debilitar estas medidas de prevención del desperdicio en nombre de sus amigos de la industria del petróleo y el gas”, dijo Robin Cooley, una abogada de Earthjustice que representa a grupos tribales y ciudadanos de conservación. “Lo más importante es que el juez dijo que la administración no puede ignorar los impactos en la salud y el bienestar de las personas que viven cerca de las instalaciones de petróleo y gas. Esta es una victoria contundente para los contribuyentes estadounidenses, el medio ambiente y las comunidades más expuestas a esta industria”.

“Una vez más, los tribunales están confirmando que la administración Trump no puede simplemente desechar las protecciones ambientales e ignorar su responsabilidad de señalar a los contaminadores y proteger a nuestras comunidades de la contaminación tóxica”, dijo Kelly Martin, directora de la campaña Beyond Dirty Fuels del Sierra Club. “Millones de estadounidenses y diversas partes interesadas influyeron cuando se desarrolló este estándar con sentido común, y las únicas personas que querían verlo debilitado eran los ejecutivos de la industria de combustibles fósiles. El fallo de hoy es una gran victoria para las tierras públicas, el aire limpio y el clima”.

“La decisión de la corte es una victoria para la toma de decisiones basada en la ciencia y el clima, en un momento en que la administración Trump intenta de todas las formas posibles darles a los contaminadores vía libre para hacer lo que quieran”. dijo Alison Flint, directora legal principal de The Wilderness Society. “El gobierno de Trump ahora ha perdido tres veces en su intento de anular esta regla, por lo que ya debería entender de que no pueden evadir la ley a expensas de la salud pública y nuestro medio ambiente”.

“Estoy muy complacida con esta decisión porque las fuertes normas de contaminación del aire para los pozos federales en nuestro rancho significan que podría pasar más tiempo con mi familia en Montana nuevamente”, dijo Laurie Wilson, miembro de la Organización Occidental de Consejos de Recursos, en Silver City, Nuevo México. “En medio de una crisis de salud pública, es una bendición reducir la contaminación que contribuye al asma y otras enfermedades respiratorias. Ahora, más que nunca, estas protecciones son vitales”.

En su opinión, el tribunal declaró: “[Encontramos] que el proceso de reglamentación que resultó en la rescisión fue totalmente inadecuado. En su apuro, BLM ignoró su mandato legal en virtud de la Ley de Arrendamiento de Minerales, [y] en repetidas ocasiones no justificó numerosas reversiones en las posiciones políticas tomadas anteriormente, y no tuvo en cuenta los hallazgos científicos y las instituciones en las que se basaban las administraciones republicanas y demócratas anteriores”.

Antecedentes:

Este fallo indica una tercera ocasión en la que el Distrito Norte de California rechaza los intentos de la administración Trump de revertir la Regla de Prevención de Residuos. Esta regla fue la primera actualización de los estándares de BLM para reducir los desechos derivados del desarrollo de petróleo y gas en tierras públicas y tribales en más de 35 años. La regla requiere que la industria del petróleo y el gas utilice tecnologías y prácticas comprobadas y de bajo costo para reducir la ventilación y la quema de gases, además de la reparación de fugas en la infraestructura. También ahorra a los contribuyentes millones de dólares al exigir a las empresas que paguen regalías cuando desperdician gas en tierras públicas.

Los datos del Departamento del Interior señalan que las compañías desperdiciaron un estimado de 462 mil millones de pies cúbicos de gas en tierras públicas y tribales a través de ventilaciones, quemaduras y fugas entre 2009 y 2015, es decir, lo suficiente para servir a más de 6,2 millones de hogares durante un año. El componente principal de ese gas es el metano, un gas de efecto invernadero 87 veces más potente que el dióxido de carbono. Otros contaminantes que se filtran y se ventilan contribuyen a la formación de smog, causando ataques de asma y otros problemas respiratorios. Algunos contaminantes, como el benceno, son carcinógenos conocidos.

Earthjustice representa al Sierra Club, The Wilderness Society, Fort Berthold Protectors of Water and Earth Rights y Western Organization of Resource Councils.

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos, 

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.