Skip to main content

Corte Tumba Orden De Trump Para Cientos de Arrendamientos de Petróleo y Gas en Territorio del Urogallo de Las Artemisas

Victory: La administración violó la ley federal al arrendar un hábitat sensible de dicha especie para perforaciones

La protección del hábitat del urogallo de las artemisas fue el resultado de uno de los mayores esfuerzos de conservación en la historia de los Estados Unidos.

STAN TEKIELA / GETTY IMAGES
May 26, 2020
Great Falls, MT —

El pasado viernes, la Corte del Distrito de los Estados Unidos en Montana derribó los planes masivos de arrendamiento de petróleo y gas de la administración Trump en más de 1 millón de acres de tierras públicas, en un hábitat clave para el urogallo de las artemisas, una emblemática ave del oeste de los Estados Unidos.

La administración Trump intentó destripar una parte clave del plan de la Oficina de Administración de Tierras (BLM, por sus siglas en inglés) en 2015 para urogallos de las artemisas, convirtiéndose en un esfuerzo histórico que unió a conservacionistas, deportistas, representantes de las industrias ganaderas y de energía, y funcionarios gubernamentales.

En diciembre de 2017, la administración Trump cambió el rumbo y adoptó una directiva del BLM, que permitía el arrendamiento de millones de acres de petróleo y gas en hábitats sensibles para estas aves. El viernes, la corte anuló dicha orden y también anuló 440 arrendamientos de petróleo y gas, que cubren cerca de 336 mil acres (es decir, 525 millas cuadradas), que BLM vendió como parte de la revocación de su política.

La decisión se produjo en una demanda presentada por Earthjustice en nombre de Montana Wildlife Federation, The Wilderness Society, The National Audubon Society, The National Wildlife Federation y Montana Audubon.

“La decisión de la corte no es solo una buena noticia para la conservación del urogallo de las artemisas, sino que reafirma el plan histórico que el BLM elaboró ​​con agricultores, ganaderos, conservacionistas, grupos de energía y funcionarios del gobierno”, dijo el abogado de Earthjustice, Michael Freeman, quien representó a los demandantes. “Confirma que la administración Trump violó la ley al anular esos compromisos en su prisa por vender tierras que son propiedad de todos los estadounidenses a la industria del petróleo y el gas”.

“El Departamento del Interior sembró vientos y ahora cosecha tempestades”, dijo Brian Rutledge, director de la Iniciativa del Ecosistema Sagebrush de la Sociedad Nacional Audubon. “Este fallo judicial reafirma que la administración ha seguido actuando de mala fe. Un trato es un trato, y no puede simplemente arrasar los acuerdos tan duramente construidos en todo el oeste de este país para proteger al urogallo de las artemisas. Guardamos la esperanza de que esto conduzca a la reversión de obsequios de petróleo y gas igualmente ilegales en otros estados”.

“Aplaudimos la decisión de la corte de exigir al gobierno federal que cumpla con nuestro acuerdo, que no solo preserva el hábitat del urogallo de las artemisas, el ciervo mulo y el berrendo o antílope americano, sino que también protege el acceso público a la tierra pública, mantiene el desarrollo de petróleo y gas, y defiende la ganadería y otros usos de la tierra”, dijo Tom Puchlerz, presidente de la Montana Wildlife Federation. “Obviamente, sentaría un precedente terrible si a los federales se les permitiera retirarse de un acuerdo alcanzado gracias a la buena fe de sus copartidarios”.

“La gente de todo el oeste forjó un importante acuerdo en 2015 para proteger el urogallo de las artemisas y un paisaje icónico, y uno de sus elementos básicos y básicos era que el gobierno debería priorizar la perforación lejos del hábitat de esta ave. La administración Trump revirtió esa idea. Eso estuvo mal, y estamos agradecidos de que este fallo la restablezca”, dijo Tracy Stone-Manning, vicepresidenta asociada de tierras públicas de la National Wildlife Federation.

“Este fallo es un control necesario sobre el incesante esfuerzo de la administración Trump para avanzar en el desarrollo del petróleo y el gas a expensas de un hábitat importante para la vida silvestre y el futuro de nuestro clima”, dijo Bruce Pendery, especialista en litigios y política energética para The Wilderness Society. “Los constantes intentos de esta administración por producir petróleo y gas en el hábitat del urogallo de las artemisas es una afrenta a los años de análisis científico y a otras partes interesadas​​ que han exigido dejar en paz a esta especie”.

Lea el documento legal (disponible solo en inglés)

Antecedentes:

El urogallo de las artemisas se cuenta por millones en el oeste de los Estados Unidos, pero las poblaciones de aves se han desplomado en las últimas décadas. Los planes de conservación del BLM para 2015 tenían como objetivo hacer obsoleta una inclusión en la lista de la Ley de Especies en Peligro de Extinción, que buscaba proteger el hábitat de urogallos de las artemisas en tierras públicas en 10 estados del oeste. Una de las disposiciones clave es el requisito de “priorizar” el nuevo arrendamiento fuera del hábitat con el fin de reducir el desarrollo futuro de petróleo y gas en ese hábitat.

Sin embargo, en diciembre de 2017, el BLM emitió un Memorando de Instrucciones (IM, por sus siglas en inglés), que “reinterpretó” el requisito de priorización para eliminarlo de manera efectiva. Bajo ese cambio de política, la oficina ha arrendado millones de acres de hábitat de urogallos de las artemisas para exploración en Montana, Wyoming, Nevada y otros estados.

El fallo del viernes invalidó el IM por violar los términos de dicho plan. La corte también anuló tres ventas de arrendamiento en Montana y Wyoming sobre la misma base.

Además de los arrendamientos, el fallo afecta a millones de acres de hábitat del urogallo de las artemisas donde el BLM ha vendido (o propone vender) arrendamientos como parte de la implementación del IM. Un estudio de julio de 2019 encontró que tanto el arrendamiento como los permisos para perforar en ese hábitat habían aumentado exponencialmente durante la administración Trump, incluida la venta de aproximadamente 1,6 millones de acres (2.500 millas cuadradas) de arrendamientos de petróleo y gas en el hábitat de esa especie. Ese arrendamiento había continuado durante el año pasado, lo que ha provocado impactos aún más significativos sobre el terreno por el cambio de política del BLM.

Los planes alcanzados en 2015 fueron el resultado de uno de los mayores esfuerzos de conservación en la historia de este país. La planificación, que tomó casi seis años, fue el producto de una ardua labor por parte del BLM; el Servicio Forestal de EE.UU.; gobernadores del oeste estadounidense; deportistas; usuarios de tierras públicas; y representantes de las industrias de petróleo, gas y ganadería. Las protecciones del BLM son fundamentales para preservar la especie, porque el 45 por ciento del hábitat actual del urogallo de las artemisas se encuentra en tierras manejadas por la oficina.

Limitar el arrendamiento y exploración de petróleo y gas es un enfoque crucial de los planes, porque la propia investigación del Departamento del Interior señala los impactos de ambas fuentes no renovables como “universalmente negativos y típicamente severos” para el urogallo de las artemisas, y son consideradas unas de las “principales amenazas” para su supervivencia. Los números de urogallos de las artemisas han disminuido aproximadamente 10 por ciento desde sus niveles históricos de población.

Read in English 

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos para Earthjustice

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.