Skip to main content
Seleccionar idioma:
03/02/2021

No Debemos Detener a Menores en Jaulas Tóxicas, Sin Importar La Administración En El Poder

Líderes comunitarios condenan la expansión inconcebible del centro de detención de migrantes de Homestead

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos, rvalencia@earthjustice.org

Miami, FL

Hoy, Earthjustice y el American Friends Service Committee (AFSC) renuevan su llamado para cerrar permanentemente el centro de detención de Homestead en el condado de Miami-Dade, Florida. La semana pasada, el diario Miami Herald informó que la administración Biden planeaba reabrir el Centro de Detención Homestead con fines de lucro, ahora conocido como Biscayne Influx Care Facility, en preparación para albergar a menores entre las edades de 13 a 17 años. A raíz de esta noticia, la administración acotó que la instalación no era un centro de detención sino un “refugio”. Estas justificaciones semánticas no hacen nada para abordar el hecho de que este sitio es tóxico e inseguro para los niños.

Múltiples condiciones peligrosas dejan a los detenidos en Homestead vulnerables a los impactos negativos en su salud y bienestar, algunos de los cuales podrían persistir a lo largo de sus vidas. La porción de tierra donde se encuentra el centro de detención de Homestead anteriormente formaba parte de la Base de la Fuerza Aérea de Homestead, antes de que la base fuera rediseñada como Base de la Reserva Aérea de Homestead y la porción de tierra fuera transferida al Departamento de Trabajo (DOL) en 1996. El DOL dirigió un sitio de Job Corps antes de permitir que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) administrara un refugio de afluencia temporal para menores no acompañados en 2016 en sus terrenos.

Homestead, que es operado por contratistas privados con fines de lucro, se encuentra a ⅔ de milla del sitio Superfund de la Base de la Fuerza Aérea de Homestead, que contiene ocho puntos críticos contaminados por 16 contaminantes diferentes. Los contaminantes que se encuentran en el suelo y el agua subterránea de esta área incluyen metales, pesticidas, compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles, y compuestos volátiles clorados como resultado de fugas, derrames, manejo de desechos de materiales peligrosos y otros procesos industriales y militares. Muchos de estos contaminantes son carcinógenos humanos y causan una variedad de problemas de salud crónicos como insuficiencia renal, anemia hemolítica y otros daños en el desarrollo. Estas condiciones presentan serios riesgos para la salud de los niños y preocupaciones por la exposición involuntaria a niveles peligrosos de sustancias químicas peligrosas.

En 2019, este panorama devastador llevó a Earthjustice, inicialmente en nombre de WeCount! y luego sustituyendo al American Friends Service Committee (AFSC) como su cliente, a presentar solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) a la Fuerza Aérea, Departamento de Seguridad Nacional (DHS), El Departamento de Trabajo (DOL), el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en busca de documentos sobre contaminación potencial y otros riesgos de seguridad. La información recibida de DOL reveló la presencia de asbesto, pintura a base de plomo, moho y bifenilo policlorado en el sitio del centro de detención. Algunos, pero no todos, han sido remediados de acuerdo con una evaluación ambiental de 2018.

La EPA informó que cualquier registro de pruebas ambientales en el sitio del centro de detención estaría en posesión de la Fuerza Aérea, ya que el centro de detención está adyacente a la Base de la Reserva Aérea de Homestead. Después de 19 meses de falta de respuesta y demoras adicionales, más de 20 días hábiles requeridos por la ley para que una agencia federal responda a una solicitud de FOIA, Earthjustice aún espera una respuesta a su solicitud de registros a la Fuerza Aérea. La solicitud, para la cual Earthjustice redujo el alcance de su investigación a petición de la Fuerza Aérea en enero de 2021, busca registros de los resultados de las pruebas ambientales, como suelo, agua subterránea y aire, información sobre actividades pasadas en el sitio, cualquier registro de limpieza y remediación de ese sitio y los sitios Superfund circundantes; además de registros de reclamos relacionados con la exposición a sustancias químicas o contaminantes hechos por miembros del servicio y sus familias después de estar estacionados allí, registros de exposición a sustancias químicas nocivas en el sitio, y registros de pruebas de armas y aplicación de pesticidas que podrían tener impacto en el medio ambiente.

El DHS transfirió la solicitud de FOIA de Earthjustice al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Hasta la fecha, después de numerosos intentos de seguimiento, ICE aún no ha respondido a la solicitud de registros de Earthjustice.

Las condiciones en las instalaciones de Homestead no son únicas. El gobierno estadounidense sigue mostrando un flagrante desprecio por la salud de los detenidos, incluida la esterilización forzada, el uso de desinfectantes químicos industriales en otros centros de detención de migrantes, los brotes incontrolados de COVID-19 y el intento de construir otras instalaciones en lugares altamente tóxicos como los llamados Sitios Superfund. Estas fallas constantes han creado condiciones que hacen imposible mantener a salvo a las personas bajo custodia y, por lo tanto, pedimos la liberación inmediata de todas las personas detenidas en centros de detención de migrantes.

Citas Adicionales:

“No hay garantía ni indicios de que esta instalación sea segura para los niños detenidos allí. Sabemos que el área aledaña está plagada de contaminantes ambientales generalizados, y la falta continua de transparencia y la falta de respuesta a nuestras solicitudes de FOIA para obtener más información es increíblemente preocupante”, dijo Dominique Burkhardt, abogada de Earthjustice.

“La administración de Biden debería centrarse en reunir a los niños con sus familias, en lugar de ampliar su capacidad para detener a los menores”, dijo Guadalupe de la Cruz, directora del programa para jóvenes y trabajadores agrícolas de AFSC. “La comunidad luchó tan duro para cerrar esta instalación y proteger a los niños de todos sus peligros, y es inconcebible que pueda reabrirse. Es decepcionante tener esta lucha de nuevo, pero haremos todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que el centro de detención vuelva a abrir. La retórica de la administración puede que no sea antiinmigrante, pero sus acciones sí lo son. Esto es vergonzoso, repugnante e indefendible”.

“Condenamos las acciones de la administración Biden por ser hipócritas y pedir la reunificación familiar al mismo tiempo que abre estos centros de afluencia”, dijo Lis-Marie Alvarado, directora de programas de AFSC. “Los centros de detención no son un lugar para niños. Va a ser imposible mantener las normas de seguridad de COVID. No tenemos idea de si es seguro o no albergar a alguien allí, y mucho menos a niños vulnerables. Estos niños, que ya han experimentado un trauma significativo, están siendo sometidos a tantos riesgos innecesarios, desde huracanes hasta agresiones sexuales en una instalación administrada con fines de lucro y por personas sin experiencia o inversión en su bienestar”.

Sobre Earthjustice

Es la organización de derecho ambiental sin fines de lucro más importante del país. Desde nuestra fundación en 1971, nuestro litigio ha enfrentado a empresas con criminales niveles de contaminación y a instituciones gubernamentales, logrando un gran número de protecciones básicas para las personas y el planeta.