Skip to main content
Seleccionar idioma:
11/18/2021

Uso de Pesticidas Que Causan Cáncer y Efectos Neurotóxicos Debe Terminar, Grupos Piden a la EPA

Un informe revela exposición a organofosforados vinculados con discapacidad intelectual y otras enfermedades

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos, rvalencia@earthjustice.org

Seattle, WA

Earthjustice junto a una coalición de grupos de trabajadores agrícolas, comunitarios y de salud entregaron una petición que solicita a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) la prohibición de pesticidas organofosforados neurotóxicos que prevalecen en nuestros alimentos y agua, y que además ponen en peligro a trabajadores agrícolas y sus familias.

Recientemente, la EPA prohibió todo uso del clorpirifós — el pesticida organofosforado más conocido, pero no el más peligroso — sobre productos alimenticios. El clorpirifós es solo uno de docenas de organofosforados que la agencia reautorizó para su utilización en campos agrícolas, a pesar de que son sumamente neurotóxicos, lo que significa que las personas que están expuestas a altas dosis durante un breve período pueden experimentar síntomas neurológicos graves. Asimismo, están vinculados a daños en el desarrollo neurológico entre fetos y lactantes.

Junto con la petición, Earthjustice dio a conocer un informe completo, y un conjunto de datos detallados y únicos en su tipo, que recopila 17 evaluaciones de riesgo para la salud humana de organofosforados, así como datos de uso de pesticidas agrícolas del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS). Este informe documenta la ubicación y la cantidad de uso de organofosforados en los Estados Unidos y los efectos peligrosos para la salud asociados con la exposición. Esta poderosa herramienta también muestra qué cultivos se rocían, los alimentos que contienen niveles elevados de residuos de pesticidas y los enlaces a evaluaciones de riesgos para la salud y un breve historial regulatorio. Los hallazgos del informe son alarmantes:

  • Algunas regiones se encuentran en riesgo, particularmente el centro y sur de California, Arizona, Luisiana, Mississippi, Alabama, el centro y sur de Florida, el sur de Georgia y Carolina del Sur.
  • La exposición a plaguicidas organofosforados se produce por múltiples vías. Los trabajadores agrícolas corren el riesgo más inmediato, pero las personas en cualquier lugar de los EE. UU. Pueden estar expuestas a través del agua potable, los alimentos e incluso sus hogares a través de la deriva de pesticidas. Los bebés y los niños pequeños enfrentan un daño mayor por la exposición dietética. Las exposiciones a la mayoría de los organofosforados examinados muestran que los bebés y los niños pequeños están expuestos a niveles peligrosos, algunos más de 100 veces más altos, los llamados niveles de preocupación de la EPA.
  • Además de la neurotoxicidad, los organofosforados están asociados con otros efectos graves para la salud. Casi la mitad de los 17 organofosforados revisados ​​se asociaron con daños reproductivos o se caracterizaron como cancerígenos en algún nivel.
  • Los residuos de plaguicidas organofosforados proliferan en abundancia y se encuentran a niveles preocupantes en los productos frescos que comemos y con los que alimentamos a nuestras familias. Aunque no está permitido legalmente, se hallaron residuos en cilantro, albahaca, fresas congeladas, espinacas congeladas, mangos y pimientos morrones; mientras que los residuos encontrados en pasas, mangos, hojas de mostaza y guisantes excedieron los límites permitidos.
  • Las personas que viven cerca de los campos donde se usan pesticidas organofosforados pueden experimentar niveles peligrosos de exposición. Las exposiciones orales y cutáneas resultantes de la deriva de la pulverización se asociaron con niveles de riesgo preocupantes para más de la mitad de los organofosforados examinados. Las comunidades rurales ya son más vulnerables al daño que la población en general porque factores como la pobreza y la injusticia racial pueden hacer que estas comunidades sean mucho más vulnerables a los impactos negativos en la salud.

“La EPA prohibió el clorpirifós para proteger a los niños y trabajadores de cualquier daño”, dijo la abogada de Earthjustice Patti Goldman. “Pero los propios datos de la EPA muestran que todos los organofosforados están relacionados con la discapacidad intelectual, no solo con el clorpirifós. La EPA debe prohibir todos los organofosforados de los alimentos”.

Décadas de investigación científica muestran que la exposición a organofosforados, particularmente durante el embarazo, puede conducir a un coeficiente intelectual reducido, pérdida de la memoria funcional y trastornos por déficit de atención en los niños. Los daños al cerebro de los niños ocurren incluso a niveles bajos de exposición, según estudios que siguieron de cerca casos de madres y niños. El organofosforado puede causar una intoxicación aguda a los trabajadores agrícolas aun teniendo en cuenta niveles permitidos de exposición y/o cuando usan equipos de mayor protector. En algunas situaciones, la exposición puede ser letal.

Earthjustice es co-peticionario con las siguientes organizaciones: United Farm Workers, United Farm Workers Foundation, Asociación de Trabajadores Agrícolas de Florida, Farmworker Justice, California Legal Assistance Foundation, Labor Council for Latin American Advancement, League of United Latin American Citizens, Learning Disabilities Association of Illinois y Pesticide Action Network.

Declaraciones de Nuestros Clientes:

“Como hijo de trabajadores agrícolas que han laborado en los campos californianos durante más de 35 años, insto a la EPA a garantizar la protección de las familias de trabajadores agrícolas que están en la primera línea de exposición a insecticidas dañinos”, dijo Eriberto Fernández, coordinador de campañas estratégicas para United Farm Workers Foundation. “Los organofosforados no tienen lugar en nuestros alimentos. Para promover la justicia ambiental, la agencia debe asegurarse de que sus decisiones no dejen rezagados a ningún trabajador agrícola. Para protegerlos a todos la EPA debe prohibir todo uso de pesticidas nocivos, por lo que continuaremos luchando para alcanzar ese fin”.

“Las familias de trabajadores agrícolas alrededor del país están criando niños con discapacidades de aprendizaje, TDAH y otros problemas de desarrollo neurológico debido en gran parte a la exposición agrícola y dietética a pesticidas organofosforados. Con el menor acceso a los recursos, estas familias luchan todos los días para ganarse la vida y brindar la atención que necesitan”, dijo Jeannie Economos de la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Florida. “No solo es una gran injusticia para los hombres y mujeres cuyo trabajo suministra alimento a los Estados Unidos, sino que también es trágica para el futuro de los niños. Nuestras comunidades sufren, por lo que prohibir los pesticidas OP es una cuestión de salud pública y justicia”.

“Los plaguicidas organofosforados han perjudicado a generaciones de trabajadores agrícolas y sus familias. Como individuos que llevan la mayor parte de los efectos nocivos para su salud, ya es hora de proteger a los trabajadores agrícolas y sus hijos poniendo fin al uso de estos pesticidas y productos químicos”, dijo Bruce Goldstein, presidente de Farmworker Justice.

“Los trabajadores agrícolas y sus familias han enfrentado una fuerte exposición a plaguicidas organofosforados durante mucho tiempo. Por lo tanto, se debe poner fin al uso de estos peligrosos plaguicidas", dijo Anne Katten, especialista en plaguicidas y salud y seguridad laboral de la Fundación CRLA.

“La producción de alimentos que llegan a nuestras mesas no debe poner en riesgo el desarrollo neurológico de los niños ni envenenar a los trabajadores agrícolas. La EPA ahora debe ponerse del lado de la salud pública — no de las utilidades corporativas — y prohibir los organofosforados”, dijo Mark Magaña, presidente y director ejecutivo de GreenLatinos.

“Los trabajadores hispanos y sus familias han sufrido durante mucho tiempo y de manera desproporcionada el impacto de los pesticidas organofosforados debido a su línea de trabajo o su proximidad a los campos donde se utilizan estos agentes nerviosos tóxicos. Debemos asegurarnos de que esta injusticia estructural que está envenenando a nuestras comunidades sea erradicada”, dijo José Vargas, Presidente Nacional del Labor Council for Latin American Advancement.

“Los trabajadores agrícolas y sus hijos, los profesionales de la salud que los atienden y otros concuerdan en que no podemos eliminar estos peligros con regularidad. Los OP deben prohibirse”, dijo Margaret Reeves del Pesticide Action Network.

“Necesitamos evitar que los pesticidas neurotóxicos contaminen el aire que respiramos, el agua que bebemos, y las frutas y verduras que comemos”, dijo Penny Richards de la Learning Disabilities Association of Illinois, quien estuvo expuesta a pesticidas durante su embarazo y ahora su hijo en edad adulta tiene problemas de aprendizaje. “Si se tiene en cuenta la ciencia, los organofosforados no tienen cabida en los alimentos”.

Sobre Earthjustice

Es la organización de derecho ambiental sin fines de lucro más importante del país. Desde nuestra fundación en 1971, nuestro litigio ha enfrentado a empresas con criminales niveles de contaminación y a instituciones gubernamentales, logrando un gran número de protecciones básicas para las personas y el planeta.