Skip to main content

Lo que la industria no quiere que sepas de energías renovables y empleos

La verdad es que no tenemos que intercambiar aire puro por una economía saludable.

Uno de los cientos de trabajadores de tiempo completo empleados por la empresa de autobuses eléctricos BYD en su fábrica de California.

Uno de los cientos de trabajadores de tiempo completo empleados por la empresa de autobuses eléctricos BYD en su fábrica de California.

PHOTO COURTESY OF BYD

Existe un argumento que han levantado en contra de las comunidades que buscan justicia ambiental: "si ganan, ¿no acabarán con los empleos?" Poner al medio ambiente en contra de la economía ha sido una estrategia muy útil para la industria de combustibles fósiles y otras que no están interesadas en modernizarse para remediar su contaminación. Lo peligroso es que este enfrentamiento imaginado puede detener nuestra transición hacia una energía limpia, así como detener proyectos de limpieza a sitios industriales en zonas urbanas y demoler proyectos en defensa del aire antes de que puedan siquiera comenzar.

Sin embargo, no tenemos que dejar de respirar aire puro para seguir trabajando. De hecho, muchos problemas de salud generados por la contaminación ambiental —asma aguda en infantes, deudas médicas, días de trabajo perdidos, muertes prematuras— son costos económicos que pagamos todos.

Trabajadores en la fábrica BYD en California.
Trabajadores en la fábrica BYD en California.
Photo courtesy of BYD

California es el mejor ejemplo de lo que podemos hacer. Desde la crisis del smog en la década de los 70s, California ha dado grandes saltos a favor del medio ambiente, y lo hicimos acrecentando la economía y creando nuevos empleos. El programa California Clean Cars que promueve carros que producen menos contaminación, la reducción del uso de energía a base de carbón, y las ambiciosas propuestas del estado de usar energías renovables, no previnieron que California sea una potencia económica. De hecho, la innovación que estas propuestas impulsaron posiblemente benefició a la economía. Ahora, California es hogar para muchos fabricantes de camiones, autobuses y equipos cero emisiones de EE.UU., como BYD, New Flyer y Proterra, así como la próspera industria solar, con 100,050 empleos generados solo en el estado.

Trump podrá hablar de normativas que impiden generar empleos, pero la mayor parte de California no lo está escuchando. En 25 años, el producto interno bruto y la población de California han aumentado mientras las emisiones per cápita de dióxido de carbono se han mantenido estables.

He trabajado temas de contaminación portuaria durante casi 15 años y he visto una narrativa contante que pone a los trabajadores a omitir la contaminación que perjudica a sus familias y comunidades. Me parece necesario dejar las cosas claras.

Earthjustice apoya completamente a las tecnologías cero emisiones para la industria del transporte de mercancías. Es la única forma en que detendremos la diaria y letal contaminación que afecta a millones de personas en toda California, y los puertos de Los Ángeles y Long Beach son la mayor fuente fija de contaminación ambiental de todo el sur de California. Sin embargo, no es lo mismo automatización que cero emisiones y sabemos que la automatización también puede ocurrir con los viejos y sucios métodos diésel del pasado.

Una línea ferroviaria pasa frente a contenedores de envío en el puerto de Long Beach.
Una línea ferroviaria pasa frente a contenedores de envío en el puerto de Long Beach.
CHARLES CSAVOSSY / U.S. CUSTOMS AND BORDER PROTECTION

Aunque la terminal de contenedores de Long Beach optó por esa automatización, existen otras terminales que usan estrategias distintas e independientes de la automatización. Por ejemplo, el puerto de Los Ángeles quiere el Proyecto Green Omni Terminal, que no aumenta la automatización. Por el contrario, el proyecto busca cambiar los peligrosos equipos diésel a equipos cero emisiones, manteniendo sus requisitos laborales actuales para la terminal.

Earthjustice también presionó duro con East Yard Communities for Environmental Justice y el Center for Community Action and Environmental Justice, un proyecto en el puerto de Long Beach para proporcionar infraestructura de carga para grúas pórtico y tractores de patio en el Puerto de Long Beach. Escribí más sobre esta importante aprobación por la Comisión de Servicios Públicos de California aquí. Lo importante a notar es que, además de eliminar la contaminación por diésel de este equipo, se crearán puestos de trabajo instalando esta infraestructura de carga y fabricando vehículos.

Esto es algo que mucha gente confunde: resolver nuestra crisis de contaminación ambiental y climática requiere infraestructura y vehículos nuevos, por ende un trabajo arduo. Confío en que este es el futuro de California, y no empleos en la industria de los combustibles fósiles. Así como hemos visto el auge de autobuses cero emisiones en la última década, varias compañías pensaban que California era el lugar adecuado para hacer crecer su negocio de autobuses eléctricos. Estoy seguro que vamos a poder ver a los camiones eléctricos y otros equipos de carga como fenómeno de moda.

Un trabajador en la planta de BYD.
Un trabajador en la planta de BYD.
Photo courtesy of BYD

La transición de California hacia cero emisiones no es cuestión de lo haremos “siempre y cuando”. Al contrario, se trata de qué tan rápido lo haremos para ayudar a millones de personas que respiran la peor calidad de aire de la nación. Asimismo, esta es una oportunidad económica y laboral, si decidimos que así sea.

Esta podría ser la tormenta perfecta para abordar esta crisis de salud y ofrecerle a las personas a trabajar en la economía de la energía limpia. Invito a más hermanos y hermanas del movimiento laboral a unirse a esta discusión. Siempre somos más fuertes y nos beneficiamos más cuando trabajamos juntos y a favor de las comunidades que luchan por aire limpio.

ACERCA DE ESTA SERIE

No tenemos que imaginar un futuro cero emisiones. Podemos vivirlo. Nuestra nueva serie de blogs “Right to Zero” hará un seguimiento de la campaña Right to Zero para transformar nuestra red energética y el transporte para una California sin emisiones. Si bien la administración de Trump no lidera los problemas climáticos y de salud en Washington, DC, los californianos están presionando para lograr un estado de cero emisiones ahora. Siga Right to Zero para ver cómo Earthjustice lucha por tecnologías sin emisiones en nuestros puertos, plantas de energía, autopistas y rutas de autobuses.

Overruling Trump: 105 lawsuits filed against the Trump administration.