Skip to main content

Grupos Entablan Demanda Contra la EPA de Trump Por Negar Prohibición de Un Pesticida Nocivo para El Cerebro

El clorpirifós está vinculado con discapacidades intelectuales y de aprendizaje en niños y niñas

El clorpirifós es un organofosfato que fue desarrollado principalmente por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial para un ataque químico y que proviene de la misma familia de químicos como el gas sarín.

D-KIENE / GETTY IMAGES
August 6, 2019
Seattle, WA —

El día de hoy, organizaciones de salud y del trabajo demandaron a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en ingles), por rehusarse en prohibir un pesticida que se usa ampliamente para fines agrícolas y que está relacionado con danos cerebrales en niños y niñas, al igual que trabajadores del campo.

“En repetidas ocasiones, la EPA ha encontrado que el clorpirifós es peligroso, particularmente para los niños y niñas, pero una vez más se rehúsa a protegerlos”, subrayo Patti Goldman, abogada gerente de Earthjustice que maneja este caso. “No obstante, Earthjustice y nuestros clientes no se quedarán de brazos cruzados. La ciencia y la ley hacen un llamado a la prohibición del clorpirifós. Estamos a la expectativa de que las cortes harán lo mismo por el bien de nuestros trabajadores rurales y menores”.

Siete estados y otros defensores han batallado contra la administración Trump en el tribunal con el fin de obtener una prohibición del clorpirifós. Más aun, algunos estados ya no esperan a la EPA para tomar acción y han presentado proyectos de ley para restringir este pesticida perjudicial. Legisladores en Nueva York recientemente aprobaron una ley de prohibición cuya firma del gobernador Andrew Cuomo sigue pendiente, llevando a que más de 80 miembros de una coalición en ese estado instaran al gobernador a convertir la prohibición en ley. Hawái aprobó un proyecto de ley para prohibir el clorpirifós en 2018 y California, el estado agrícola más grande de la nación, inicio un proceso para prohibir el pesticida. La Unión Europea está considerando una prohibición para el próximo año.

En respuesta a una fecha límite impuesta por un tribunal., el mes pasado la EPA dijo que el clorpirifós puede seguir siendo utilizado en frutas y vegetales, aunque los estudios demuestran que la exposición a este pesticida en bebes, niños y niñas está vinculado con un coeficiente intelectual reducido, trastornos por déficit de atención y el autismo. En su decisión, la EPA aduce que puede evitar tomar acción respecto al clorpirifós hasta 2022, cuando supuestamente culmine su gran revisión de este pesticida. Entre tanto, una cantidad innumerable de niños y niñas están expuestos a un pesticida agente nervioso que los científicos de la EPA consideraron peligroso en 2014 y 2016.

El clorpirifós es un organofosfato que fue desarrollado principalmente por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial para un ataque químico y que proviene de la misma familia de químicos como el gas sarín. Los organofosfatos fueron reutilizados más adelante como pesticidas para fines agrícolas, particularmente en cultivos de fresas, manzanas, cítricos, brócoli y maíz, entre otros productos. Sus residuos no solo se encuentran en los alimentos pero también en el agua potable. Trabajadores del campo y familias rurales son los que más expuestos se encuentran, pero los consumidores alrededor del país también corren el riesgo, debido al amplio uso de este producto.

Hace casi dos décadas, se prohibió el uso casero del clorpirifós y otros organofosfatos pesticidas casi por completo. La EPA propuso prohibir el clorpirifós en la cosecha de alimentos en 2015, pero poco después de que Trump asumiera la presidencia, la EPA en 2017 se rehusó en finalizar la prohibición propuesta, argumentando falsamente que la ciencia “no estaba resuelta” a pesar de años de investigación. Asimismo, se sugirió que la agencia estudiaría este caso hasta 2022. Esta decisión se tomó cuando Dow Chemical donara $1 millón de dólares al comité inaugural de Trump y después de que uno de los ejecutivos principales de esa compañía hablara en un mitin organizada por el republicano. La compañía, conocida actualmente como Corteva Agriscience, vende clorpirifós bajo la marca Lorsban.

Citas de Nuestros Socios:

“La evidencia científica ha sido clara durante años. El clorpirifós es tóxico para los trabajadores agrícolas y está relacionado con daños irreversibles en desarrollo neurológico en los niños y niñas”, dijo la Dra. Elena Ríos, presidenta de la Asociación Nacional de Médicos Hispanos. “La EPA de Trump podría desestimar la ciencia y la ley para proteger las ganancias corporativas, pero estamos seguros de que los tribunales no tolerarán esto”.

“Tener clorpirifós en nuestros campos significa que las mujeres y los hombres que cosechan nuestros alimentos están expuestos al peligro todos los días”, dijo Erik Nicholson, vicepresidente nacional de United Farm Workers of America. “Lucharemos para corregir este error en el tribunal de justicia y en el tribunal de la opinión pública hasta que se establezca una prohibición”.

“Los estudios demuestran que el clorpirifós es una amenaza terrible para la salud de los niños, particularmente los hijos e hijas de trabajadores agrícolas y aquellos que viven en áreas rurales”, dijo Jeannie Economos de la Asociación de Trabajadores Agrícolas de la Florida. “Si la administración Trump se niega a defender la salud de los niños, entonces el único recurso es obligarlos a pasar por los tribunales”.

“La EPA de Trump nuevamente le ha fallado a los trabajadores agrícolas y a los menores cuando se negó a prohibir el clorpirifós, a pesar de toda la ciencia que exigía lo contrario”, dijo Iris Figueroa, abogada de Farmworker Justice. “Nos amparamos en que los tribunales tomen la iniciativa y corrijan este grave error. Los trabajadores agrícolas, las familias y los niños en desarrollo deben estar a salvo del clorpirifós y, lo más importante, de enfermedades prevenibles”.

“Desde hace mucho tiempo se necesita de la prohibición del clorpirifós, debido a la evidencia abrumadora que dice que este pesticida daña el desarrollo del cerebro en los niños y niñas", dijo Tracy Gregoire con la Asociación de Discapacidades del Aprendizaje de América. “Esperamos que los tribunales se pongan del lado de los niños y niñas que ahora están expuestos a daños irreparables, pero que se pueden prevenir".

“Un pesticida agente nervioso que envenena a los trabajadores y daña el cerebro en desarrollo de los niños y niñas no tiene lugar cerca de nuestras frutas y verduras”, dijo Ramón Ramírez, presidente de PCUN. “Esperamos ver que los tribunales hagan lo que la EPA se niega a hacer, proteger a los trabajadores y los niños y niñas con la prohibición del clorpirifós”.

“Es absurdo que tengamos que pedirle a la corte que obligue a la EPA a hacer su trabajo”, dijo Kristin Schafer, directora ejecutiva de Pesticide Action Network, uno de los demandantes en el caso original de 2007. “Los científicos saben desde hace años que el clorpirifós pone en peligro la salud de los trabajadores agrícolas y los niños. En lugar de actuar sobre esta evidencia, la EPA ha optado por ignorarla, anteponiendo las ganancias de Dow Chemical a la salud pública”.

“El retroceso de la EPA ha puesto en riesgo la salud de los niños y los trabajadores agrícolas al pasar por alto deliberadamente los daños de un pesticida terrible”, dijo Anne Katten, directora del Proyecto de Pesticida y Seguridad en el Trabajo de la Fundación CRLA. “Tenemos la esperanza de que los tribunales intervendrán pronto y harán realidad la prohibición del clorpirifós. Nuestros campos deben ser seguros para los trabajadores agrícolas, y nuestras frutas y verduras deben ser seguras para nuestros hijos e hijas”.

“No vamos a esperar mientras la administración Trump lucha por mantener este veneno en los alimentos que alimentamos a nuestros hijos e hijas”, dijo Miriam Rotkin-Ellman, científica principal de NRDC. “La EPA sabe que estas cosas son tóxicas, sus propios científicos han sonado la alarma durante años, pero esta administración es descarada en su esfuerzo por mantenerla en el mercado. Instamos a la corte a ponerse del lado de los niños y niñas sobre una poderosa industria química con amigos en cargos poderosos. El clorpirifós no pertenece a nuestra comida ni a nuestros campos”.

Para hablar con nuestros líderes y defensores involucrados en este caso, por favor contáctese con:

Ahna Kruzic, Pesticide Action Network, (510) 927-5379

Anne Katten, California Rural Legal Assistance Foundation, (916) 446-7904, ext. 110

Kate Kiely, Natural Resources Defense Council, (212) 727-4592

Ben Melano, National Hispanic Medical Association, (202) 628-5895

Eik Nicholson, United Farm Workers, (206) 255-5774

Jeannie Economos, Farmworker Association of Florida, (407) 694-8641

Andrea Arenas, Labor Council for Latin American Advancement, (202) 508-6989

Ramón Ramirez, Pineros y Campesinos Unidos del Noroeste, (503) 989-0073

Bruce Goldstein, Farmworker Justice, (202) 293-5420

Tracy Gregoire, Learning Disabilities Association of America, (207) 504-2556

Earthjustice presentó la demanda en nombre de las siguientes organizaciones: Pesticide Action Network North America, Natural Resources Defense Council, United Farm Workers, Farmworker Association of Florida, Farmworker Justice, Labor Council for Latin American Advancement, National Hispanic Medical Association, Pineros y Campesinos Unidos, Learning Disability Association of America, League of United Latin American Citizens y California Rural Legal Assistance Foundation.

Read in English

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos para Earthjustice, rvalencia@earthjustice

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.