Skip to main content

La EPA de Trump Intenta Nuevamente Eliminar Reglas de Prevención de Desastres Químicos

Después de una previa victoria judicial, las comunidades en zonas de peligro se declaran indignadas por el último ataque de la EPA a la seguridad pública
Chrisangel Nieto, 3, monta su triciclo en Hartman Park, en el barrio de Manchester en Houston, Texas.

Chrisangel Nieto, 3, monta su triciclo en Hartman Park, en el barrio de Manchester en Houston, Texas. Al menos uno de cada tres niños va a una escuela cerca de una instalación de productos químicos peligrosos

Eric Kayne / Earthjustice
November 21, 2019
Washington, D.C. —

Hoy, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de la administración Trump emitió una norma final que anula las partes principales de la Regla de Desastres Químicos, un conjunto de medidas de prevención de desastres desarrolladas por la EPA a raíz de varias explosiones y grandes emisiones químicas durante las administraciones de George W. Bush y Barack Obama. Los defensores alrededor del país han estado luchando durante años para obtener estas protecciones, que ahora se están eliminando a pesar de la creciente evidencia del peligro para las comunidades más vulnerables.

La EPA estableció la Regla de Desastres Químicos para fortalecer los requisitos de prevención y preparación de las plantas químicas para explosiones y otras catástrofes, así como ordenar una mejor y frecuente coordinación con los socorristas y reforzar el acceso de información para la comunidad respecto a los peligros químicos ubicados cerca de sus hogares. Al desarrollar la regla, la EPA determinó que las protecciones previas no pudieron prevenir más de 2.200 incendios químicos, explosiones, fugas e incidentes similares durante un período de 10 años, incluyendo alrededor de 150 por año que causaron lesiones. La EPA también dijo que las protecciones de la Regla de Desastres Químicos son necesarias para salvar las vidas de los trabajadores, los socorristas y los residentes de la comunidad.

“Esta administración está eliminando las pocas protecciones que tenemos contra las explosiones químicas y otros desastres tóxicos, solo para acceder a los pedidos de las compañías químicas que solo se preocupan por su propio beneficio”, dijo el equipo de 13 grupos que anularon con éxito la demora de esa regla después del primer ataque de la EPA de Trump, cuando esta agencia intentó evitar que la regla entrara en vigencia. “Sin embargo, para los millones de familias y niños que viven en instalaciones químicas, no se trata de dinero, se trata de sobrevivir a desastres químicos. La vida depende de esta regla”.

Casi 180 millones de estadounidenses viven en zonas propensas a un desastre químico. Al menos uno de cada tres niños va a una escuela cerca de una instalación de productos químicos peligrosos. Alrededor de 12.300 instalaciones industriales en todo el país usan, almacenan o administran productos químicos altamente peligrosos que cubre la Regla de Desastres Químicos. Las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color experimentan una amenaza desproporcionada: las instalaciones en esos vecindarios eran dos veces más propensas a sufrir incidentes que las instalaciones que no eran.

“No hay excusa para exponer a las familias y los niños a desastres químicos prevenibles”, dijo Emma Cheuse, abogada de Earthjustice. “Continuaremos trabajando con personas de las comunidades más afectadas para defender la seguridad pública y oponernos al peligroso retroceso de Trump de la Regla de Desastres Químicos”.

El nuevo ataque de la EPA contra la Regla de Desastres Químicos se produce dos años después de que la esta agencia suspendiera ilegalmente la regla con el fin de evitar que entrase en vigencia. Luego de una demanda en la que Earthjustice representó a comunidades afectadas por desastres químicos alrededor del país, un tribunal federal restableció la regla y dijo que la suspensión de la EPA hizo “una burla del estatuto”. La EPA no apeló esa decisión. Durante la suspensión ilegal de protecciones, los informes públicos mostraron que al menos 73 emisiones químicas, incendios y explosiones ocurrieron en instalaciones que habrían sido protegidas por la norma.

Entre 2004 y 2013, se produjeron más de 2.291 incendios químicos, explosiones o emisiones tóxicas que causaron muertes y lesiones. Asimismo, obligaron a cerca de medio millón de comunidades de líneas de cerca (conocidas en inglés como “fenceline”) y a socorristas a sufrir exposición tóxica. A principios de 2016, las instalaciones habían reportado 458 emanaciones adicionales a la EPA, aunque la agencia esperaba que esos números aumentaran a medida que llegaban más informes.

Para obtener más información sobre lo que sucedió cuando la regla se suspendió ilegalmente, haga clic aquí (en inglés)

Citas de Nuestros Socios:

“Con demasiada frecuencia, las comunidades de líneas de cerca continúan sufriendo los riesgos provocados por las grandes instalaciones industriales y los accidentes químicos”, dijo el Dr. Andrew Rosenberg, director del Centro para la Ciencia y la Democracia del Union of Concerned Scientists. “Esta regla es una ofensa al no abordar la necesidad de reducir los riesgos de desastres y considerar las necesidades de la comunidad. Eso es completamente inaceptable”.

“La EPA acaba de dar un paso gigante hacia atrás en la protección contra accidentes y fugas químicas catastróficas”, dijo el Dr. Brian Moench, presidente del Utah Physicians for a Healthy Environment. “La vida y la salud de millones de estadounidenses ahora serán expuestas a un mayor riesgo debido a esta acción, la cual beneficia a la industria petroquímica”.

“Decenas de comunidades alrededor de Texas serán puestas en peligro con el desmantelamiento de la Regla de Desastres Químicos”, declaró Neil Carman, director del programa de aire limpio del Capítulo Lone Star del Sierra Club.

“Esta acción demuestra que esta administración se preocupa más por la industria del petróleo y el gas que por nuestra salud y seguridad en la línea de la cerca. Nuestra realidad es la expansión contínua en la infraestructura petroquímica, incendios químicos más frecuentes y niños con hemorragias nasales. Tener que encerrarnos en nuestros hogares sin aire acondicionado en áreas que pueden superar los 100 grados Fahrenheit”, subrayó Juan Parras, director ejecutivo de Texas Environmental Justice Advocacy Services, o t.e.j.a.s. “Esta reversión le está costando a las comunidades vulnerables un daño irreversible a nuestros niños. La Regla de Desastres Químicos está destinada a salvar las vidas de nuestros socorristas, trabajadores y comunidades. Lamentablemente, nuestras vidas no le importan a esta administración. Nosotros como pueblo necesitamos levantarnos y decir no más, además de ejercer presión”.

Read in English

 

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos, Earthjustice

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.