Skip to main content

Departamento de Salud de Nueva York se Distancia de las Normas de Agua Potable para PFOA, PFOS, 1,4-Dioxano

El sistema propuesto de “aplazamiento” reduce los requisitos de notificación pública de cada tres meses a una vez al año, por lo que los neoyorquinos beberían agua tóxica por más tiempo

La revisión propuesta por el Departamento de Salud de Nueva York no especifica el contenido de las notificaciones públicas, dejando abierta la posibilidad de que los resultados específicos de las pruebas, como el nivel de contaminantes, no sean revelados.

Getty Images
February 4, 2020
Albany, NY —

Justo antes de la reunión del Consejo de Calidad del Agua Potable hoy, legisladores estatales, defensores de la comunidad y grupos ambientalistas solicitaron al gobernador Andrew Cuomo ordenarle al Departamento de Salud (DOH, por sus siglas en inglés) la revocación de una revisión propuesta a sus Niveles Máximos de Contaminantes (conocidos en inglés como MCL) — que pronto se finalizarán — para sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFOA y PFOS, por sus siglas en inglés) y 1,4-dioxano en el agua potable pública. Dicha revisión crea un sistema de aplazamiento de MCL que reduce los requisitos de notificación pública y podría retrasar innecesariamente el tratamiento del agua potable.

El actual proceso de MCL requiere que los proveedores de agua analicen los químicos nocivos y tomen medidas si el DOH emite un Aviso de Violación cuando los niveles exceden un umbral determinado. Estas acciones incluyen avisos públicos y el desarrollo de un cronograma para que el proveedor de agua cumpla con los requisitos, lo que puede incluir la instalación de nueva tecnología de tratamiento.

El año pasado, el DOH propuso nuevos MCL para PFOA, PFOS y 1,4-dioxano, sustancias químicas que han contaminado el agua potable alrededor del estado. El 22 de enero, el DOH comenzó a recibir comentarios públicos sobre una propuesta de revisión de su regulación. La revisión crea un nuevo sistema de aplazamiento único para estos productos químicos.

Bajo el nuevo proceso, un proveedor de agua puede solicitar y recibir un aplazamiento para evitar violar formalmente un MCL por hasta tres años. Un sistema de aplazamiento corre el riesgo de retrasar la instalación de la tecnología de tratamiento, lo que podría dejar a los neoyorquinos bebiendo agua tóxica por más tiempo. A los proveedores de agua se les puede dar años para instalar filtración de carbón activado granulado (GAC, por sus siglas en inglés) para la contaminación por PFOA o PFOS, a pesar de que la filtración de GAC está disponible y se puede instalar rápidamente.

Según el sistema de aplazamiento, después de una notificación pública inicial, los suministradores de agua solo tendrán que notificar al público anualmente, en lugar de cada tres meses, como es el estándar para los productos químicos orgánicos. Además, dicha revisión no hace hincapié en el contenido de estas notificaciones públicas, dejando abierta la posibilidad de que el público quede al margen de los resultados específicos de las pruebas como el nivel de contaminantes. Según las regulaciones actuales del DOH, dichas informaciones, entre otras, deben incluirse en la notificación pública cuando hay una violación o "una situación que presenta un riesgo para la salud pública". Dado que el sistema de aplazamiento evita una violación formal de MCL, quedaría a discreción del proveedor de agua o DOH si la contaminación es un “riesgo para el público salud”.

Lea la revisión propuesta (en inglés). El comentario público cierra el 9 de marzo.

Lea a continuación las reacciones ante la decisión del estado

La asambleísta Ellen Jaffee dijo: “Como ex legisladora que presioné con éxito para que se realizaran pruebas de agua de pozo en el condado de Rockland, debemos garantizar que los niños y las familias de todo el estado no se enfermen debido al agua contaminada. Es por eso que no apoyo la propuesta de aplazamiento de MCL del Departamento de Salud. Las regulaciones propuestas no brindan adecuadamente seguridad del agua y dejan al público desinformado sobre cuán contaminada puede estar su agua. Pensemos también en el efecto perjudicial para la salud que esto tendrá en los niños y las familias alrededor del estado. Debemos asegurarnos de que los neoyorquinos tengan agua limpia y segura para beber y usar [en otras actividades]. Continuaré apoyando los esfuerzos para garantizar que nuestra agua sea limpia, en beneficio de todos los neoyorquinos”.

Mary Finneran, activista ambiental y residente de El Cairo, dijo: “La ciudad de El Cairo, Nueva York, ha sido impactada por el PFOS en nuestra agua durante varios años. Sin un estándar de agua potable para el PFOS, las personas continúan bebiendo agua contaminada. Nuestra ciudad no puede esperar a que el estado revise sus regulaciones y cree un programa de aplazamiento completamente nuevo. Necesitamos que el estado actúe ahora para proteger a los residentes de El Cairo, incluidos los bebés y niños en escuela primaria”.

Ophra Wolf, residente de Newburgh e integrante del Proyecto de Agua Limpia de Newburgh, dijo: “Nuestra comunidad en Newburgh bebió agua tóxica durante décadas, porque no se nos notificó que los niveles de productos químicos peligrosos en el agua podrían ser perjudiciales para nuestra salud. Nos oponemos firmemente a esta disposición de aplazamiento que debilitará los mandatos de notificación pública. Esto significa una posible sentencia de muerte para los residentes de comunidades de primera línea, como la nuestra, que dependen de la transparencia en la calidad del agua para proteger el bienestar de sus residentes, incluidos los niños”.

Jennifer Plouffe, residente de Hoosick Falls y miembro del Proyecto de Agua de Nueva York, dijo: “Los neoyorquinos necesitan protecciones más fuertes contra estos químicos que causan cáncer. Entonces, ¿por qué el DOH está tratando de retrasar el proceso para eliminar estos contaminantes de nuestra agua potable? Los neoyorquinos necesitan acción ahora, no años después. El DOH debería abandonar este intento descarado de darle vía libre a los proveedores de agua que no proporcionen agua limpia a todos los neoyorquinos”.

Maureen Cunningham, directora sénior de agua limpia de Environmental Advocates of New York, dijo: “Los neoyorquinos merecen tener agua potable limpia y merecen saber cuándo su agua está demasiado contaminada para beber. La disposición de aplazamiento propuesta para los niveles máximos de contaminantes (MCL) de PFOA, PFOS y 1,4-dioxano elude las notificaciones públicas que normalmente existen para las violaciones de MCL y, en última instancia, puede retrasar el tratamiento del agua tóxica. Cuatro años después de las crisis del agua en Hoosick Falls y Newburgh, el Departamento de Salud está debilitando sus propias reglas, poniendo en peligro la transparencia, la rendición de cuentas y la salud pública”.

Liz Moran, directora de política ambiental de NYPIRG, dijo: “La propuesta del Departamento para permitir violaciones diferidas del nivel máximo de contaminantes establece que las comunidades estén innecesariamente expuestas a productos químicos peligrosos. Cuando el público abre sus grifos, confían en que su gobierno garantice un agua limpia. Pero diferir la acción sobre estándares importantes de agua potable violaría esa confianza y pondría en peligro la salud pública”.

Alok Disa, analista senior de investigación y política de Earthjustice, dijo: “Cualquier revisión de la regla propuesta debería haberla fortalecido con niveles máximos de contaminantes (MCL) más bajos para estos químicos altamente tóxicos. En cambio, el Departamento de Salud ha propuesto mecanismos para debilitarlo, permitiendo excepciones al cumplimiento sin ningún estándar. La creación de estos vacíos aumenta gravemente los riesgos para la salud pública y claramente va en contra del compromiso del estado de Nueva York de garantizar agua potable para todas las comunidades”.

Kathleen A. Curtis, directora ejecutiva de Clean and Healthy New York, dijo: “Los neoyorquinos merecen saber qué hay en el agua que bebemos, los alimentos que comemos y los productos que compramos. Ya existe un proceso para mantenernos informados cuando los niveles de contaminantes superan los límites legales en nuestra agua. Ese proceso está funcionando y no debe debilitarse. Instamos al Departamento de Salud a mantener sus reglas de violaciones existentes, así como la frecuencia de los informes”.

Eric Weltman, un organizador senior de Food & Water Action con sede en Brooklyn, dijo: “El primer compromiso del gobernador Cuomo debe ser proteger la salud y la seguridad de los neoyorquinos. La administración de Cuomo debe actuar categóricamente y finalizar los estándares de salud con mayor protección para nuestra agua y hacerlos cumplir lo antes posible. Su gobierno también está obligado a procurar fondos estatales disponibles para que los sistemas municipales de agua cumplan con estos estándares. Cualquier acto menor pondría en peligro la vida”.

Adrienne Esposito, directora ejecutiva de la Campaña Ciudadana por el Medio Ambiente, dijo: “Una de las necesidades más vitales para el público es el agua potable limpia. Nos oponemos firmemente al proceso propuesto, ya que los PFAS pueden tratarse con éxito y fácilmente mediante filtración de carbono. Si hay un retroceso en el despliegue de tecnología para tratar el 1,4 dioxano, el proceso del DOH debe incluir una notificación pública respecto a ese contratiempo. Retrasar la filtración de productos químicos tóxicos del suministro público de agua potable no es una buena práctica de salud pública. El público merece agua potable limpia en el menor tiempo posible”.

Jeremy Cherson, gerente de defensa legislativa de Riverkeeper, dijo: “Riverkeeper respalda nuestro llamado a un estándar más protector para la salud de dos ppt combinados para PFOA y PFOS, y se opone a cualquier disposición de aplazamiento para esas sustancias. La tecnología de tratamiento está disponible, y no hay razón para que las protecciones deban retrasarse”.

Read in English 

Contacto de Prensa

Robert Valencia, Earthjustice, estratega de medios hispanos

We're the lawyers for the environment, and the law is on our side.