Skip to main content
Seleccionar idioma:
04/02/2021

Primeros 500 Menores No Acompañados Fueron Enviados A Peligrosa Base Militar en Texas

Según los informes, la administración de Biden considera múltiples sitios militares contaminados para que sirvan como centros de detención para menores bajo custodia de inmigración

Contacto de Prensa

Robert Valencia, estratega de medios hispanos, rvalencia@earthjustice.org

Washington, D.C.

En la noche del martes, 500 menores no acompañados bajo custodia de inmigración fueron llevados a Fort Bliss, una base militar altamente contaminada y potencialmente peligrosa en El Paso, Texas. Fort Bliss es uno de varios sitios militares que la Administración Biden considera para procesar y albergar a niños no acompañados que han migrado a los Estados Unidos, algunos de los cuales habían sido separados de sus familias a la fuerza durante la administración anterior. Fort Bliss tiene capacidad para albergar hasta 7.500 niños, con cerca de 4 mil camas disponibles para personas bajo custodia en un centro residencial familiar.

Se sabe que muchas bases militares en los Estados Unidos están plagadas de peligrosos tóxicos como resultado de operaciones militares pasadas, derrames, almacenamiento de productos químicos dañinos, artefactos explosivos sin detonar y campos de tiro. Actualmente, 130 bases e instalaciones militares son consideradas sitios superfondo prioritarios por la Agencia de Protección Ambiental. Actualmente hay 651 sitios del Departamento de Defensa y de la Guardia Nacional potencialmente contaminados por sustancias químicas tóxicas conocidas como PFAS, abreviatura de sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo. Los PFAS no se descomponen fácilmente y pueden persistir en su cuerpo y en el medio ambiente durante décadas.

“Estamos sumamente preocupados al enterarnos sobre planes para detener a niños inmigrantes en Ft. Bliss. Las bases militares repletas de sitios contaminados no son un lugar para el desarrollo saludable de ningún menor”, dijo Melissa Legge, abogada de Earthjustice. “La situación humanitaria en la frontera debe abordarse con humanidad, compasión y conveniencia. Parte de eso requiere mantener a los niños alejados de los sitios militares tóxicos. Si bien tenemos la esperanza de que la administración Biden mantendrá a los pequeños a salvo, permanecemos atentos y listos para continuar protegiendo a los detenidos menores en instalaciones tóxicas. Los menores inmigrantes bajo el cuidado del gobierno federal no deben estar en jaulas, y mucho menos en bases militares ubicadas en sitios tóxicos”.

Muchos de los sitios militares bajo consideración poseen contaminantes potencialmente peligrosos y algunos incluso están ubicados en sitios altamente tóxicos llamados “Superfondo” o cerca de ellos. Los superfondos que se están considerando para albergar a niños bajo custodia de inmigración incluyen el Centro de Detención de Homestead, Florida, Moffett Field en Mountain View, California, y Joint Base San Antonio en Texas. Muchos de los sitios permanecen inadecuadamente rehabilitados y aún contaminados. Sin las revisiones ambientales pertinentes, no hay forma de garantizar que estos sitios sean seguros para los menores, exponiéndolos potencialmente a sustancias químicas tóxicas que podrían tener impactos en la salud de por vida.

Fort Bliss no es la excepción. Earthjustice, junto con sus socios la Alianza Nacional de Campesinas y la Asociación Médica Nacional Hispana, publicó registros de búsqueda que incluyen siete conjuntos de producciones de la Ley de Libertad de Información (FOIA) y dos documentos clave relacionados con planes anteriores para la construcción de un centro de detención temporal para menores y familias. Nuestro reporte sobre la contaminación en Fort Bliss señala que hubo varios problemas con el proyecto, entre ellos la inadecuada labor del ejército para determinar si algún tipo de desecho se había eliminado en el sitio, además de que los métodos utilizados para analizar las muestras de suelo fueron inadecuados o nunca se completaron, y que las muestras tomadas después de la supuesta limpieza todavía tenían niveles preocupantes de contaminación. Además, nuestro reporte señala que los vertidos ilegales en el sitio pueden continuar hasta el día de hoy. Como resultado, ahora existe una incertidumbre aún mayor sobre los peligros ambientales en el sitio y una mayor necesidad de pruebas, análisis y limpieza exhaustivos.

“Estamos profundamente preocupados por la decisión de abrir temporalmente centros de detención para menores en Fort Bliss y los posibles riesgos para la salud de los menores detenidos allí”, dijo Elena Ríos, MD, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Médica Nacional Hispana, quien fue cliente en la demanda de FOIA de Earthjustice en 2018 con respecto a la base. “Según lo que encontramos en nuestra investigación de Fort Bliss hace tres años, todavía existen toxinas presentes de vertederos anteriores, lo que significa que los menores podrían estar expuestos a la toxicidad relacionada con el cáncer y defectos en su desarrollo”.

La administración Biden tiene la oportunidad de cambiar de rumbo después de décadas de políticas migratorias fallidas. El gobierno de los Estados Unidos ha mostrado un flagrante desprecio por la salud de los detenidos, incluyendo más recientemente la esterilización forzada, el uso de desinfectantes químicos industriales en otros centros de detención de migrantes y brotes incontrolados de COVID-19. Estas continuas fallas han creado condiciones que hacen que sea imposible mantener a salvo a los que están bajo custodia y, por lo tanto, pedimos que se detenga de inmediato cualquier plan para ubicar a los menores en instalaciones inseguras, que se garantice una vivienda segura y adecuada mientras estén bajo el cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos, y el desarrollo de soluciones que no impliquen ubicar a los menores en sitios tóxicos o sus alrededores, sitios militares o en entornos similares.

Sobre Earthjustice

Es la organización de derecho ambiental sin fines de lucro más importante del país. Desde nuestra fundación en 1971, nuestro litigio ha enfrentado a empresas con criminales niveles de contaminación y a instituciones gubernamentales, logrando un gran número de protecciones básicas para las personas y el planeta.